Ambiente

Leo en The Guardian un post, la mar de catastrofista, en el que se plantean si las aplicaciones para conocer a otras personas homosexuales (las putiapps) están acabando con los bares de ambiente. Y no puedo más que sonreír ante semejante idea. De normal, los post que hablan del fin de algo debido a la tecnología, me repelen. Pues a ver, la ciencia y la tecnología avanzan (más o menos rápido) pero tenemos que adaptarnos.

En el post hablan de cómo ya no se liga en bares por culpa de apps como Grindr, Scruff o Wapo (bueno, esta es más en nuestras tierras). Y no puede parecerme más absurdo. Al menos aquí en España. La gente que conozco que tiene instalada y usa estas aplicaciones sigue saliendo. El uso que se le da a estos programas es para el momento calentón. Pero salir, se sigue saliendo. Porque todos sabemos que en foto parece muy alto o muy cachas y luego la vida real es otra cosa. Aunque oyes, hay gente que se asemeja a la realidad.

Por esa regla de tres, habría que temer por las zonas de cruising, que desaparecerían debido a estas tecnologías. Y no. Quien hace uso del cruising, lo hace por el morbo. Y ese morbo, no se lo puede dar un teléfono. Al igual que el feeling que te da al conocer a alguien en persona, no te lo da la idealización de la que abusamos en estas apps. Pero ojo, que no por eso tienen que desaparecer.

A través de las apps y páginas de contacto puedes conocer gente estupenda, follamigos para momentos de apuro y, porque no, al hombre de tu vida. No es incompatible. Incluso puedes estar de marcha, en un bar de ambiente, y ligar por una app y conocer al muchacho en cuestión. No creo que los bares de ambiente vayan a desaparecer, porque la gente sigue necesitando de airearse, salir, beber y echarse unas risas. Pero quizás se diluyan y pasen todos a ser más mixtos de lo que ya son.

Vía | The Guardian
En Ambiente G | Locales de ambiente que prohiben la entrada a mujeres, ¿derecho de admisión o discriminación?


Tags |