Fobias interiorizadas

Sigue a

Bandera Arcoiris

Hoy es el día de la LGTBfobia. Homofobia. Transfobia. Bifobia. Se podría llegar a decir que es el día en el que hacemos meditar a todos aquellos heteros y heteras que tienen miedo a los que no son como ellos. Pero no es así.

Dentro del mundo homosexual hay muchas fobias también. Jennifer Quiles lo llamaba homofobia interiorizada, desconozco si es un término acuñado por ella. Ahora se puede extender a bifobia interiorizada y transfobia interiorizada. Está muy bien concienciar a los heteros de que somos como ellos. Que no nos tengan mieda. Pero deberíamos empezar con nosotros mismos.

Y aquí va mi opinión personal e intransferible de la homofobia interiorizada que se palpa en demasiadas ocasiones en este blog.

Llevo desde que Lady Gaga sacó a la venta Fame el año 2008 teniendo el placer de poder escribir en este blog sin ningún tipo de censura. Siempre he podido escribir de lo que he querido, como he querido. Siempre he leído los comentarios que los lectores y lectoras dejais en el blog. Y puedo afirmar que hay mucha fobia dentro del propio colectivo a ciertos temas.

La pluma es uno de ellos. Siempre que hay un post con algo más de pluma, el típico que escribes en femenino y que caes de forma manida en ciertos tópicos, saltan los retracotores de la pluma ¿Porqué esta aversión a una forma más de expresarse? Cuando un hombre heterosexual cumple los tópicos del hombre heterosexual, el resto de heterosexuales no le repelen ni le aislan. Si es un hombretón, palillo en la boca, fanático del fútbol, de los toros y de las mujeres, que jura y perjura haberse follado más de mil tías buenas en su vida, el resto de heteros no tienen problema al respecto.

Cuando un homosexual no para de hablar de de chupar pollas, poner el culo, se maquilla, grita como una fan de Justin Bieber y lleva tacones mejor que algunos velociraptores algunas quinceañeras, se le repele. Poned el motivo que querais, pero lo veo miedo a la pluma. Lo bonito de nuestra bandera es la diversidad. Seis colores diferentes. Lo mismo pasa en el ambiente. Puedes tener muchos tipos de maricas. Con pluma cero o con toda la pluma del mundo y todos los niveles intermedios de pluma. Pero ¿porqué no queremos que la pluma sea parte de nuestra bandera? ¿Porqué queremos sólo ser como el resto de heterotipos que la sociedad hetero impone? ¿Porqué no dejamos que la pluma sea parte de nuestro ambiente? ¿Acaso no estamos orgullosos?

El Orgullo es otro tema que levanta cejas. Son muchos y muchas los gays, lesbianas y bisexuales que no quieren el Orgullo. Siempre que hay un post del Orgullo se sacan las uñas… ay, perdón, ¿lo de las uñas tiene mucha pluma? Se sacan los machetes y se ataca. No olvidemos que el día de Orgullo celebramos que ya no nos pueden tapar las bocas. Vestidos de cuero, vestidos de calle, con tacones y boha, vestidas sólo con cinta aislante en los pezones, vestidas de cuadros… todas son formas válidas de celebrar y recordar que tenemos los mismos derechos e igualdades que el resto. La bandera del arcoiris tiene seis colores diferentes. Diferentes formas de salir a la calle a gritar por la igualdad.

Hay una gran repulsión a los eventos claramente gays. Eurovisión, conciertos de grandes divas, ciertos festivales de música… entiendo que muchos homosexuales no quieran verse etiquetados, pero ¿quién nos etiqueta realmente? Eurovisión es un evento musical megamarica. Yo soy marica y me gusta la música, pero no me gusta Eurovisión. Y nadie me etiqueta en ese saco de los eurofans. Pero me la trae al pairo que alguien lo haga. Si alguien cree que por ser gay tengo que saber todas las canciones que van este año… pues que lo crea. ¿Porqué ofende tanto entonces que te etiqueten en un grupo al que no perteneces?

Así que, al igual que siempre que critico a las iglesias porque considero que deben mirar sus propios defectos antes de criticar los de los demás, creo que muchos deberían empezar por hacerse mirar esa homofobia interiorizada. No hace falta que te folles a una locaza con pluma si no te gustan. No hace falta que te conviertas en una camionera si no es tu estilo. Pero empieza por respetar la forma de cada uno y de cada una de ser como es, de expresar su sexualidad como quiera. Porque si nos tiramos piedras a nuestro propio tejado, si no nos protegemos entre nosotros, nunca conseguiremos ser fuertes para afrontar los golpes que nos llegarán desde fuera.

Tenemos la suerte de pertenecer a un colectivo amplio, sin límites. Puedes adaptarte a las normas estéticas y de comportamiento del colectivo al que perteneces o no hacerlo. Ya has vivido demasiado tiempo encorsetado, ¿porqué encorsetar a quienes se han liberado de los clichés sociales? Seis colores diferentes, diferentes formas de vivir tu vida, pero en armonía, con respeto.

En Ambiente G | Rupert Everett critica la adopción por parte de homosexuales… ¡Y no es la primera vez!

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios