Síguenos

Huesca

Las Cuatro Esquinas

A mi me encanta Huesca. O Huesqueta, como se quiera decir. Yo la recomiendo como destino turísitico porque es barata, accesible, acogedora y muy muuuuy tranquila.

Huesca no es Sitges ni más Palomas Maspalomas ni tiene un barrio como Chueca. Ambiente, lo que se dice ambiente homosexual, no es que haya en exceso. Cerraron el único bar de ambiente que tuvimos y hasta han tirado los baños del parque, así que ni cruising en condiciones. Ya no digo encender Grindr.

Pero Huesqueta es bastante gayfriendly. No te sentirás ofendida ni agredido. La homofobia no es algo palpable. Podrás disfrutar de la ciudad con tu pareja.

Plaza Alfonso el Batallador La Plaza del Bolinga

Para empezar yo me haría la ruta de la calle que va desde el Coso hasta la plaza Alfonso el Batallador, también conocida como la plaza del Bolinga. A lo largo de la calle con bastantes bares, se puede disfrutar de las bolas de patata del da Vinci. Para comer, ya en la plaza cuatro opciones variadas. El Tomate Jamón, ideal para unas tapas antes de comer o para comer carne a la brasa. Antes tenían la mejor tapa de foie de la ciudad (superando a la del Duquesa), pero ahora mi favorita es la champis con cecina y salsa de soja. Acompañar siempre con vino tinto de la tierra, a ser posible, un Laus.

Más informales son la Corralaza, con unas hamburguesas estupendas y unos aros de cebolla tremendos; y la Giara, pizzeria en la que sí o sí, hay que pedir los agnolotti con salsa casera de champiñón y trufa. Y para cenar, el Sunset Boulevar, dónde tienen una carta de gintonics tremenda. Yo siempre me pido el Brockmans con tónica 1724, porque además de bueno, coge un tono rosita.

De vida nocturna yo suelo ser de ruta más o menos fija. Empezar en los más alto de la ciudad, así luego, todo es cuesta abajo. El Diez es ahora de los locales con la música más divertida (para mi gusto) que tan pronto suena un clásico de Kylie que te ponen la última de Madonna. De ahí parada obligatoria al Cubitos CLub SOund, el local oscense donde más y mejores noches he pasado.

De ahí a el Veintiuno, uno de los locales más jovenes de la ciudad. Música pop e indie. En unas semanas, por ejemplo, actuarán Ellos. Así que muy recomendable. Y para acabar la noche, el Flow Micro Club, que como su propio nombre indica es muy recogido. Música house y electrónica con cantidad de detalles frikis de Star Wars.

La Campana de Huesca Huesca negra antes de Fago

Para acabar, como mi madre siempre me dice que no sólo puedo llevar a las visitas de bares, un poco de cultura. Visitar, sí o sí el Museo Provincial (la entrada es gratis) y visitar la sala de la Campana de Huesca, conociendo con antelación, si es posible, la leyenda de la Campana. Una historia absolutamente genial de la Huesca más negra.

Foto Cabecera del Post | Senderos de Asfalto
En Ambiente G | Zaragoza, mis lugares preferidos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios