Ambiente G cumple 10 años

Ambiente G cumple 10 años y a nosotros nos parece una barbaridad. Diez años son mucho tiempo y da para reflexionar. Así que este año, en el tradicional artículo conjunto que hacemos todos los editores cada año, hemos decidido por qué hay que seguir luchando otros diez años más. Pero la celebración no se acaba aquí. Estad atentos porque habrá más sorpresas durante el día.

Y no me quiero despedir sin deciros: gracias por estar ahí estos 10 años. Sin vosotros nada de lo que hemos hecho tendría sentido.

JaviM

20160923_elpequenoponi_03

En este viaje al futuro, elijo ser optimista. Aunque queda mucho por hacer, la evolución del colectivo LGTB en nuestro país en los últimos diez años ha sido brutal y confío en que siga siendo así en la próxima década. Apuesto por una sociedad en la que no haya agresiones homófobas y en la que lesbianas, bisexuales y transexuales hayan logrado una mayor visibilidad, normalización y respeto.

Pero sobre todo, mi esperanza está en las aulas. Unas aulas donde no haya bullying de ningún tipo, resultado de programas específicos y eficaces para fomentar la igualdad y el respeto. Ojalá en diez años podamos brindar por la ausencia de niños que se sientan delante de su escritorio para escribir una carta de despedida. Ojalá se empiecen a aplicar medidas hoy mismo para conseguirlo. Ojalá.

Peibols: Sigamos luchando

ambienteg10_02

10 años en Ambiente G han dado para muchos post. Muchas noticias. Mucha lucha por parte de los colectivos. Me gustaría poder ser tan alegre y positivo como siempre y poder afirmar, sin miedo, que dentro de 10 años los colectivos LGBT (al igual que el Orgullo más reivindicativo) no serán necesarios. Que todas las personas tengamos los mismo derechos e igualdades ante la ley y ante el resto de personas. Que no haya LGBTfobia, que no haya agresiones, que nos trate de igual a igual.

Lamentablemente, no creo que esta utopía se consiga en 10 años. Aunque vamos con buen ritmo aun falta mucho por recorrer. El colectivo LGBT, como idea de grupo de personas con un punto común, tiene que seguir luchando. Día a día. Porque no hay un sólo día que pase en el que no tengamos que enterarnos de una injusticia. Cerca o lejos. En nuestro mismo barrio o en un país allende los mares.

Espero que en los próximos 10 años no perdamos el norte de hacia donde tiene que guiarnos nuestra lucha. Que seamos conscientes de lo importante que es luchar juntos. Y que no olvidemos de donde viene esta lucha tan importante y tan necesaria, no ya para nosotros, si no para las futuras generaciones.

Jose: Que no seamos necesarios

14203731254_b79f27d974_b

Llevamos mucho tiempo luchando. Miras atrás y, desde luego, no se puede decir que no estemos mejor que hace años. Pero quedarnos en esa sensación sería un triste consuelo. Porque sí, estamos mejor, pero eso no significa que estemos bien. Vivimos un repunte de agresiones homofobas que asustan, y todavía hoy se escuchan, y leen, ciertos comentarios sobre nosotros que te hacen preguntarte ¿Qué más hace falta para que aprendan? ¿Cuántos años necesitamos de educación?

Y quizás sean 10… por eso quiero pensar que dentro de 10 años todo habrá cambiado. Que ya nadie nos mirará raro si cogemos de la mano a nuestro novio fuera de los límites de Chueca. Que ya nadie nos tratará de justificar que bueno que sí, que nos casemos pero que no lo llamemos matrimonio. Y por supuesto que ya nadie nos insultará, ni nos pegará. Ah, y que nadie nos pregunte que por qué no hay un día del orgullo hetero.

Será bonito pensar que dentro de 10 años no seamos necesarios como medio LGBT que denuncia la homofobia, o que tendremos que habernos transformado para hablar de cosas mas ligeras. Porque cumplir otros 10 años, queremos hacerlo 😉

Susana

gaypride

En estos 10 años hemos vivido muchos momentos importantes de nuestra historia. Yo me quedo con los momentos buenos, todos esos derechos y espacios públicos de igualdad y visibilidad que hemos ganado que han cambiado miles de vidas.

A los próximos 10 años les pido más igualdad, más leyes en todo el mundo y, sobre todo, menos ataques y acoso para las personas LGBT. Mi sueño sería que nosotros, gays, lesbianas, bisexuales, transexuales, intersexuales y todo aquel que se quiera sumar, entendamos el valor de la diversidad y dejáramos atrás los prejuicios de fobia a la pluma, de bifobia y todos esos comportamientos relacionados con menospreciar a alguien dentro del colectivo por ser diferente o porque se le note demasiado.

Son comportamientos que desde las páginas de Ambiente G vemos con demasiada frecuencia y que consiguen entristecerme. Pero también me animan a seguir luchando porque evidencían que todavía queda mucho por hacer, incluso dentro del propio colectivo LGBT.

Miss Takanawa: We can be Heroes

wonderwoman

Hace 10 años, cuando Ambiente G nació, yo era una tierna universitaria recién salida del pueblo y todo un mundo se abría ante mi. Ya no era la única lesbiana del municipio. Ya no me sentía más rara que un perro verde. Incluso podía albergar la esperanza de no morir sola devorada por mis mascotas. En todo este tiempo ha habido una gran evolución: hemos pasado de ser los objetos de mofa en las series de televisión a ser un personaje casi obligatorio. No bastaba con aprobar el matrimonio igualitario, había que llegar a todos los hogares y demostrar que éramos uno más.

Sí, se ha recorrido un largo camino. Pero hay que seguir dando explicaciones. Hay que seguir justificándose y soltarse las manos. Sigue habiendo miedo. Y no sólo en lugares remotos del planeta. Casi cada semana hablamos de agresiones y homofobia.

Ojalá dentro de 10 años Ambiente G siga aquí pero no tengamos que seguir contando esas horribles noticias. Ojalá se respeten los espacios y los medios de comunicación cuyo target no sea el varón blanco cishetero. Sí, ya salimos en las series, pero seguimos siendo los primeros que mueren. Ojalá nosotros también podamos ser superhéroes.

Nacho: Aún queda mucho por hacer

Ambiente G cumple 10 años

10 años dan para mucho. Y en estos diez años, en Ambiente G hemos publicado miles de noticias. Muchas de ellas, positivas. Otras, la verdad es que no tanto. Ciertamente, hemos mejorado mucho en los últimos diez años. Hemos dado pasos de gigante en muchos países del mundo. Muchos famososo han salido del armario reforzando la visibilidad y esa imagen de normalidad que tanto necesitamos, sobre todo de cara a los miembros del colectivo LGBT más jóvenes. Muchos tenemos la suerte de vivir nuestra orientación sexual sin problemas y de forma abierta con nuestras familias o en el entorno laboral.

Pero también queda mucho por hacer. En España, y también en el resto del mundo. Y espero que dentro de 10 años, Ambiente G siga existiendo, pero esté más centrado en el ocio, y menos en noticias que no son tan agradables. Espero que dejemos de hacernos ecos de agresiones homófobas en ciudades en teoría abiertas como Madrid. Que nunca más escribamos de adolescentes LGBT que se suicidan. De países en los que se persiguen a los gays, o de famosos que tienen que salir del armario.

El mejor símbolo de esa normalidad, será que los adolescentes LGBT no tengan que explicar a sus amigos o a su familia que salen con alguien de su mismo sexo. Simplemente, que puedan decir el nombre de su chico o chica, y todo quede claro. Sin dramas. Sin problemas. Sin presiones. Ese debe ser nuestro objetivo. Y espero que podamos contarlo en Ambiente G.

Formentera

Love is Love

La lucha para los próximos 10 años tiene que estar centrada en conseguir la tolerancia y el respeto para todos. Igual es ser demasiado optimista o demasiado naïve, pero no me basta tener igualdad de derechos. Sí, es necesario, es imprescindible que todas las personas tengamos los mismos derechos, pero eso es sólo el primer paso.

Tenemos que ser protagonistas de series, películas, libros y videojuegos con normalidad. Tenemos que ser políticos, directores de empresas, profesores, deportistas de élite y astronautas con normalidad. Tenemos que ser padres, abuelas, hijos, nietas y sobrinos con normalidad. Pero para eso necesitamos tolerancia y respeto. Tolerancia a las diferencias y mucho respeto ante todos los demás seres humanos con los que convivimos.

Quiero creer que la tolerancia y el respeto llegarán no sólo a las capitales, pero a todos los rincones y pueblos del mundo en los próximos 10 años. Llámame ilusa, pero si no sueñas en grande, ¿Para qué sueñas?


Tags |