Gay a los trece años

Gay a los 13

En la mayoría de los casos en que nos hemos preguntado en qué momento empezamos a sentirnos diferentes, somos incapaces de recordarlo.

Es lógico si consideramos que nacemos, no nos hacemos. Así lo creo yo, lo he creido toda mi vida y hoy por hoy estoy convencido de que nací con la virtud de poder enamorarme de personas de mi mismo sexo.

Y sin embargo, a menudo, hay un momento que aceptamos como primer recuerdo válido de nuestra condición homosexual. Mi momento fue a mis siete u ocho años. Pasaba mis vacaciones de verano con mis padres y mis hermanos en un hotel de la costa; y las dos únicas cosas que tengo grabadas de aquellas vacaciones y aquel hotel, son mi hermana mayor bailando en traje de época en no sé qué concurso, y Ricardo.

No recuerdo en lo más mínimo quién era el tal Ricardo, ni cómo acabó jugando conmigo en la piscina. Y aunque no ocurrió nada especial en realidad, recuerdo que disfruté aquel rato de juegos con aquel chico moreno y de bonita sonrisa, cinco o seis años mayor que yo, de una manera que nunca antes había experimentado. Imagino que fue la primera vez que, sin saberlo aún entonces, me sentí claramente atraído por un chico.

Wild Tigers I Have Known (Tigres salvajes que he conocido) es la penúltima película como director del jovencísimo Cam Archer, quien se atreve a entrar en un terreno cinematográficamente poco visitado, el de la homosexualidad en la pubertad.

Wild Tigers… es una película delicada y sensible, pero poderosa, en donde se representa la lucha interna de un chico de 13 años que se encuentra cara a cara con sus sentimientos. Unos sentimientos que crecen despacio, cuando Logan, el joven protagonista se hace consciente de que sus deseos son diferentes del resto, de la norma, de lo que debe ser, especialmente cuando se enamora de Rodeo Walker, curiosamente el único de los otros chicos que no le da la espalda.

En esta película no hay morbo fácil ni erotismo. Hay puro amor, delicadeza, sentimiento. Es una pequeña joya a mi juicio de imprescindible visionado para todos aquellos que seguro, en algún momento de nuestra preadolescencia tuvimos un Rodeo Walker o un Ricardo, que ya no pudimos borrar de nuestro recuerdo.

Para ver el trailer, aquí.



Sobre

Angel Dan Rebelde, apasionado, singular, rompehuevos... qué sé yo. Dicen que soy indefinible, a Dios gracias! Definir personas es aburrido y sintomático del que está enfermo de pánico. Llevo años bailando sobre brasas ardiendo y o una de dos, o las brasas se apagaron o ya me acostumbré al fuego lento, porque luchar sigo luchando y soy enormemente feliz por ello. Por el camino he pasado necesidades y he aprendido a hacerlas aliadas y he ganado en sabiduría, en coraje y en cantidad de amigos, algunos amantes y un par de amores o tres absolutamente inolvidables. Uno de ellos, el más grande, Dan, da a esta cuenta su nombre. Mi presencia aquí es un homenaje al amor que nunca se ha roto entre nosotros, como retrato siempre apasionado, a veces alegre, a veces melancólico, del mayor amor de mi vida. Y si además de eso estoy por algo más, es por CREER, así con mayúsculas, que nuestra lucha por brillar en lo más alto como miembros de esta minoría maravillosa de la que formamos parte vale la pena, y aquí ando, mejor o peor, poniendo un granito de arena por ello. Si queréis acceder a mi perfil de usuario para ver mis entradas favoritas, pues vosotros mismos. Para cualquier otra cosa, mi dirección de email es dan.ambienteg@hotmail.com y mi sitio en Facebook lo tenéis aquí.


Blog en Wordpress Theme Old Paper adaptado por Ambiente G