Gay Cinema: 'Plata quemada'

Sigue a Ambienteg

Beso Plata Quemada

Basándose en una historia real escondida durante años por la policía, sucedida entre Septiembre y Noviembre de 1965 en Buenos Aires y Montevideo, el esencial director de cine argentino Marcelo Piñeyro dirigió en el 2000 una historia de amor ‘bonnyandclydiana‘ entre dos ladrones, dos asesinos, dos jóvenes amantes.

Leonardo Sbaraglia y Eduardo Noriega dan vida a dos hermosos delincuentes al borde de un precipicio constante en esta película de preciosos encuadres, preciosa suciedad, precioso amor, precioso drama, preciosa narración, preciosos silencios. El Nene y Angel son dos cadáveres andantes sumergidos en sus propios infiernos, acompañados de un ángel custodio que padecerá idéntico desenlace en una historia donde el amor es lo único que al final es verdaderamente importante. El resto acabará teniendo el valor de la plata quemada.

Sbaraglia Echarri Noriega

Angel (Eduardo Noriega), y El Nene (Leonardo Sbaraglia), se conocen haciendo cruising en el Metro de Buenos Aires, y en los retretes del subterráneo se hacen amantes. Y desde entonces son tan inseparables que serán conocidos como ‘Los mellizos’

El amor y la lealtad entre ambos amantes y pequeñodelincuentes se pondrán a prueba cuando sean contratados, en compañía de Cuervo (Pablo Echarri), por Fontana (Ricardo Bartis) a instancias de un abogado, para atracar un camión blindado. Durante el atraco, una presunta traición y cuatro muertos, dos de ellos policías, conducirán a los dos protagonistas a una huida hacia el exilio y hacia la frustración de El Nene frente a la falta aparente de deseo sexual por parte de Angel, sumido en una espiral cada vez más extrema de esquizofrenia que le impide amar al hombre al que sigue venerando verdaderamente, porque el esperma es sagrado.

Refugiados en un apartamento en Montevideo, una verdadera tumba en vida en la que no pueden hablar en alta voz, ni pueden salir, so peligro de ser descubiertos y ajusticiados, mientras esperan que Losardo (Héctor Alterio) les facilite pasaportes que les ayuden a huir, quizás a Brasil, El Nene, Angel, Cuervo y Fontana tomarán diferentes decisiones según su cautiverio. Los tres primeros acabarán por ver la calle. Angel se encerrará más en sí mismo, mientras Cuervo huirá de cualquier clase de censura y El Nene, frente al aparente desdén de su amante, conocerá a una prostituta (Giselle) que se enamorará del argentino.

Cuando forzado a decidirse entre el amor de Angel y la chica, Giselle resulta perdedora, esta irá a la policía para denunciar el escondrijo de los dos amantes y Cuervo, desembocando en un previsible desenlace donde ambos hombres se declararán amor eterno a fuego.

‘Plata Quemada’ es, sin duda, una rara avis dentro del subgénero del cine gay. Un thriller perfecto de belleza extraordinariamente cautivadora, un exquisito retrato de personajes en suspenso con una troupe de actores ajustados a sus personajes en acertadísimas elecciones de casting (Eduardo Noriega nunca ha estado mejor). Escapando de tópicos y filmando con inteligente estilo y aparente desaliñada sensualidad cada uno de sus fotogramas, Marcelo Piñeyro nos cuenta que el amor verdadero no se rinde ante las peores dificultades y es capaz de sobrevivir, si dos amantes se lo proponen, más allá del umbral de la muerte.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios