'It Gets Better', una película tailandesa imprescindible sobre la transexualidad

Síguenos

Fotograma de 'It Gets Better'.

Todo va a mejor. Se supone. O al menos con esa idea luchamos día a día en nuestras vidas. Todo va a mejor. It gets better. A muchos os sonará esta expresión de la campaña contra la homofobia escolar. Pero ‘It Gets Better’ es también el título de una película tailandesa a la que no dudaría de calificar de imprescindible, que cuenta con la transexualidad como protagonista.

Dirigida por Tanwarin Sukkhapisit, se trata de una película de historias cruzadas, que ha tenido un gran éxito en Tailandia y que es, además, la primera del país en la que una actriz femenina interpreta a una mujer transexual. Se trata de Penpak Sirikul.

A lo largo del largometraje vamos descubriendo tres historias diferentes. Por un lado, tenemos a Saitarn (Penpak Sirikul), una extravagante mujer transexual que viaja al norte de Tailandia, donde se enamora de Fai, un chico guapísimo y mucho más joven que ella, que trabaja en un pequeño garaje.

Fotograma de 'It Gets Better'.

Por otra parte, está Tonmai, un chico que, tras la muerte de su padre al que jamás ha conocido, llega a Tailandia para recibir su herencia: un bar con espectáculos regentado únicamente por transexuales. Allí conoce a Tonlew, una chica transexual sin operar, por la que poco a poco irá teniendo sentimientos. Ante ello, se enfrenta a dudas sobre su propia sexualidad. Por cierto, Tonlew está interpretada por Bell Nuntrita, esta chica que el año pasado, tal y como podéis ver a continuación, dejó con la boca abierta al jurado del programa ‘Thailand’s Got Talent’.

¿La recordáis? Es muy grato saber que la chica, que también es transexual en la vida real, está teniendo éxito en Tailandia. Lo que es señal también de la progresiva apertura de mente del país y de aceptación de su propia realidad.

Fotograma de 'It Gets Better'.

Y para terminar, la tercera historia es sobre Din, un adolecente que es obligado por su padre a ingresar como novicio en un monasterio budista, tras pillarle maquillado y vestido con ropa de su madre, y bailando en el salón de su casa.

Tres historias, tres, cargadas por igual de drama y de risas que, al fin y al cabo, reflejan desde diferentes puntos de vista la lucha real para asumir la transexualidad y llevar una vida plena y feliz. Evidentemente, no voy a desvelar el final de la película, pero si os aviso que es muy sorprendente.

Es una auténtica lástima que esta película no haya llegado a España a través de los canales comerciales habituales, porque realmente es una joya que merece la pena ver varias veces. Afortunadamente, gracias a festivales como el LesGaiCineMad, tenemos ocasión de disfrutarla. Si estáis por Madrid, os recomiendo que vayáis a verla.

Vídeo 1 | Youtube
Vídeo 2 | Youtube
En Ambiente G | Vayan comprando las palomitas que la decimoséptima edición del LesGaiCineMad está a punto de empezar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario