Dos jóvenes británicos, Rusell (Tom Cullen ) y Glen (Chris New), se conocen en un club nocturno un viernes por la noche poco antes del cierre del local. Tras tomarse unas copas, ambos acaban de forma inevitable en la misma cama, comenzando un largo fin de semana en el que la pareja compartirá sexo, alcohol y charlas íntimas, y que conducirá a Rusell y a Glen a pensar que no son capaces de vivir el uno sin el otro.

Este es el argumento de Weekend, la segunda película del director británico Andrew Haigh, que llegará a las pantallas de los cines europeos en los próximos meses avalada por la excelente acogida que ha tenido en varios festivales, como el South by Southwest Festival de Austin, en el que ganó el pasado mes de julio el Premio del Público, o el Outfest, el festival de cine gay y lésbico de Los Ángeles.

Además, estos premios se han visto refrendados también por el apoyo de críticos de medios de comunicación tan influyentes como el New York Times por la autenticidad de una película que retrata una relación homosexual muy contemporánea, según expresó dicho periódico en sus páginas.

De hecho, muchos críticos consideran que Weekend es la representación cinematográfica más precisa de una relación gay que se haya visto en el cine, al igual que otros muchos consideran que Weekend es la versión masculina de la película Habitación en Roma, de Julio Medem.

Vía I Têtu
En Ambiente G I ‘Habitación en Roma’, investigando a los personajes


Tags |