Lesbianismo adolescente que madura en 'El azul es un color cálido'

Sigue a

ElAzulEsUnColorCalido

La compra de ‘El azul es un color cálido’ fue casual. Andaba yo mirando un cómic de Toriyama cuando Mamen me recomendó este tomo. Lo miré desconfiado juzgándolo por la portada. Pero como suelo fiarme del criterio ajeno, decidí hacerme con él.

De la mano y pluma de Julie Maroh sale ‘El azul es un color cálido’, una preciosa historia de amor y del descubrir del lesbianismo. La historia plantea ya sólo en el título lo relativos que son los sentimientos. Una de las bases del color es que el azul es un color frío. Julie plantea el calor que podemos llegar a sentir con un color frío.

Al igual que Alison Bechdel jugaba con los azules en ‘Fun Homea lo largo de las casi 160 páginas Julie juega con el blanco y negro y el azul (sólo en algunos personajes y situaciones).

Clementine es una joven francesa que está obsesionada con una sexualidad que intenta formar parte de su vida. Pero ella, con esa mente inocente y ese pensar esto sólo me pasa a mi lo ve como algo antinatural. Hasta que, como en las mejores historias de amor en la vida real, se cruza con Emma. Y no se la puede quitar de la cabeza.

Emma es una lesbiana convencida, con pareja estable y con el pelo teñido de azul. Con bastante vida a sus espaldas, Emma no quiere perder lo que ya tiene por Clementine. Emma cree que Clem sólo está pasando por una fase de experimentación, que no es lesbiana.

Julie ha plasmado con una sensibilidad extraordinaria las bases de toda relación humana, pero especialmente las homosexuales. El no estar seguro de lo que se siente cuando aún no quieres ponerle nombre a lo que sientes. Ese miedo a la soledad. La homofobia de quién creías tu amiga. Y la verdadera amistad de quién no te va a fallar.

Topicazos lésbicos, ruptura de barreras mentales y dramas familiares. Todo enlaza y encaja perfectamente en una historia que se desarrolla sola y con un ritmo constante. Planos muy cinematográficos y un sabio uso de los tonos de color cuando son necesarios. Además el cómic tiene ciertas guindas políticas que marcan el paso del tiempo de la historia.

Un cómic muy recomendable para esas lesbianas que quieren recordar su tímido despertar en el lesbianismo y para aquellos que aún crean en el amor a primera vista. Pero sobre todo una bonita historia que habla de lo eterno que puede llegar a ser el amor aunque se acabe. Lo más criticable es que en algunos punto la traducción ha masculinizado algunos plurales, cuando imagino, hubieran quedado mejor en femenino. Pero eso ya depende de la versión original, claro.

Web | Julie Maroh | Dib buks
En Ambiente G | Batwoman también vuelve este septiembre
En ZonaFandom | Dibbuks

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios