Sigue a Ambienteg

Siempre es un buen momento para recordar temas de Kylie. Como este más vale malo conocido, interpretado en un magistral playback noventero frente a Aznar, Rato o Rajoy. Un panda de señores que pasan de ti y de lo que tienes que decir, apoyados por un público mohíno, pero tú bien digna, con tu mejor sonrisa. Como debe ser.

Así es un poco como estamos ahora. Con nuestra mejor sonrisa interpretando una cantinela que sabemos de memoria frente a un sector político que no hace nada por nosotros ni nosotras: ni nos anima ni nos representa, sólo nos mira. Con aire de superioridad y sin saber muy bien de qué va lo que les estamos contando o cantando.

Lo del IVA ha sido el principio del fin. A veces me da la neura catastrofista, ya se sabe.

No tengo mucha idea de economía, más allá de la economía doméstica que me permita pagar la hipoteca y los pedidos de Amazon. Así que no puedo valorar, económica y políticamente, si una subida del IVA es la mejor solución. O la única, vaya usted a saber. El caso es que lo del IVA es una especie de no te dolerá y luego te la mete sin Ky.

El miedo… que digo miedo, el pánico que me entra a mi es que si cuando Rajoy, Aguirre y el resto de la pandilla estaba de promoción criticaban a ZP y decían que ellos jamás tocarían los impuestos y ahora pues ala, hasta la glotis, ¿qué no serán capaces de hacer?

¿Qué será de los avances que ha conseguido la comunidad contenta? ¿Acabarán con lo que se ha logrado de un plumazo? Es muy importante aprender de los errores. Al igual que Kylie, que jamás ha hecho un playback así de malo delante de políticos peperos españoles, nosotros hemos de aprender lecciones del pasado. Recordemos la libertad sexual y los estudios acerca de la sexualidad que había en Alemania pocos años antes de que Hitler subiera al poder.

¿Va a ser lo mismo de nosotros? ¿Pasaremos a ser ciudadanos de tercera? (porque os recuerdo que aún somos ciudadanos y ciudadanas de segunda) ¿Volveremos a ser vagos y maleantes? ¿Perderán los padres gays y madres lesbianas derechos sobre sus hijos? A quién me diga que no podrán hacerlo, le miraré fijamente a la cara y le preguntaré si está 100% seguro o segura.

Este año nos han dejado celebrar el Orgullo. Todavía dejan que nos casemos. Y los matrimonios que ya tenemos son legales aún. Pero ¿durará esto los próximos cuatro años? Si han hecho ciertos cambios y han tomado ciertas decisiones sin pensar en el pueblo, ¿qué les impedirá acabar con las libertades de la parte del pueblo que repudian, detestan y no está, en su mayoría, de su parte? No bajemos la guardia, pero sobre todo, como le digo siempre a mi amigo Karraka que no nos quiten nuestra mejor sonrisa. Ni nuestro mejor playback.

En Ambiente G | Me cortaría la mano antes que votar al Partido Popular

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios