Cuanto tiempo perdido

Síguenos

playa.JPG

Estaba el otro día leyendo en la playa con mi novio, y me fijé en una parejita de chavalines que se sentaron al lado nuestro.

Debían tener no más de 20 años, y en principio, y a los ojos de todo el mundo, eran dos jóvenes amigos que iban a la playa sin más. Pero a los ojos de cualquiera que quisiera o supiera ver, eran dos chavales que se mostraban su amor en cada uno de sus gestos y movimientos, de una forma cariñosa y discreta, como si el resto del mundo no existiera para ellos.

Como ya he dicho, a los ojos de cualquiera, podrían pasar por dos amigos. Pero a nada observador que seas, se veía algo más, a la hora de darse crema por la espalda con un cuidado especial, con sus miradas furtivas e inocentes que sólo la recién abandonada adolescencia y los primeres amores pueden dar, las tímidas sonrisas que iluminaban sus caras cuando se miraban, o los leves y furtivos roces en las rodillas o en los hombros. Sin duda, entre ellos había eso que llaman química.

Y al verlos así, tan felices, pensé en lo maravilloso que era que dos chavales tan jóvenes pudieran amarse de esa manera, sin prejuicios, siendo simplemente ellos, Y la suerte que tenían de poder ser felices tan jovencitos, pensando en la cantidad de tiempo que había perdido yo, al igual que miles de gays y lesbianas, entre mis dudas, mis divagaciones, y los largos años que he pasado encerrado en el armario.

Años de gay armarizado en los que aunque he sido feliz por mi vida familiar, por mis amigos, y por la gente que siempre me ha rodeado y las cosas que he hecho, no llegaba a alcanzar la completa felicidad. Por muy feliz que fuera, siempre quedaba una parte que me impedía disfrutar de eso que llaman felicidad al completo.

Pero al ver a esos dos chavales, y sus sonrisas y sus miradas inocentes producidas por el primer amor, experimenté un sentimiento de alegría al ver que el sufrimiento y el trabajo de tantos gays en las últimas décadas daba sus frutos, más allá de las leyes.

Y que chavalines como esos, podían tener su trocito de cielo en la tierra en un lugar tan paradisiaco como es la playa de Zarautz.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios