La Reina se muestra en contra de que las uniones homosexuales se llamen matrimonio

La Reina Doña Sofía

La Reina se ha mojado. Y más de la cuenta, diría yo. ¿No se supone que los reyes deben de estar al margen de ciertos temas y no dar su opinión, al menos de cara a la galería?

Pues su Majestad Doña Sofía, a punto de cumplir 70 años y caracterizada por su discrección, opina todo lo que quiere y más sobre temas candentes de la sociedad actual en el libro ‘La Reina muy de cerca’ (Planeta), de la periodista Pilar Urbano.

En concreto, opina lo siguiente de los homosexuales y del matrimonio gay: “Puedo comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual, pero ¿que se sientan orgullosos por ser gays? ¿Qué se suban a una carroza y salgan en manifestaciones? Si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación… colapsaríamos el tráfico. Si esas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país: pero que a eso no lo llamen matrimonio, porque no lo es. Hay muchos nombres posibles: contrato social, contrato de unión“.

Hoy me he vuelto un poquito más republicano. Con lo bien que me caía esta mujer…

Vía | El País



Sobre

Antes llevaba antifaz y castigaba. Ahora solo llevo barba. Periodista y escritor. Autor de 'La muerte no huele a nada', Premio Shangay 2011 a Mejor Libro LGTB del Año. Blogueando desde 2005, que se dice pronto. Gay. Sí, con todas las letras.


'La Reina se muestra en contra de que las uniones homosexuales se llamen matrimonio' tiene 19 comentarios

  1. 30/10/2008 @ 09:59 Peibols

    Yo por eso soy proLeonor.

    Responder

  2. 30/10/2008 @ 11:53 Sero

    Alguien le ha explicado a esta señora que existe la biología para explicar esto??? Nos ha salido creacionista la paya

    Responder

  3. 30/10/2008 @ 13:50 tokio

    Yo soy proque se vayan, que la broma de los reyecitos, princesitas y lo que les ronda nos sale por un pico. En lo referente a lo que opina a nadie que le coja de susto, estos son más antiguos que el hilo negro, aunque a saber lo que hacen en la intimidad. De todas formas parece mentira con lo viajada y con la mundoligía que se supone que debe de tener, que aún ande criticando el orgullo. Por favor un poquito de open mind, que nosotros la tenemos para aguantar toda vuestra parafernalia!

    Responder

  4. 30/10/2008 @ 14:20 ABS

    me encanta el “puedo comprender”… como diciendo no lo comprendo pero a la fuerza podría hacerlo…

    esta es nuestra representacion a nivel mundial?
    menuda pena

    ahora entiendo k nunca hable la señora

    Responder

  5. 30/10/2008 @ 14:28 eg0mania

    “Si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación… colapsaríamos el tráfico”

    Mira cariño si todas las REINAS salieramos a la calle, tu irías a la cola, justo después de Jorge Javier Vazquez o alguna mamarracha de la conferencia episcopal, que para Reinas nosotras!

    pero tranquila que tu marido es el Gay, tu la geyna y yo sólo un puto marikong!

    viva la gaypublica!

    Responder

  6. 30/10/2008 @ 14:33 Sili[k]

    Jua jua jua, me has alegrado el día, eg0mania xDDDD

    Responder

  7. 30/10/2008 @ 15:00 Bea

    la corona en este país debe ver, oír y callar.
    no tiene derecho a opinar sobre política o sobre cualquier cuestión referente al estado que los mantiene.
    primero que deje de ser reina, luego que diga lo que quiera, pero mientras tanto que se esté callada.

    Responder

  8. 30/10/2008 @ 16:06 tokio

    Divina Egomania!!!!!

    Responder

  9. 30/10/2008 @ 16:12 miguel

    pues me acabo de llevar un chasco terrible, si solo le ha faltado decir que sus mejores amigos son maricones. Hoy mas que nunca, viva la república

    Responder

  10. 30/10/2008 @ 16:29 M.D.G.

    Ole sus huevazos. Esta viviendo del cuento desde el dia en que nacio a costa de todos los que quedan por debajo de ella, y en estas epocas tan evolucionadas supuestamente se dedica a decirle a los que la mantenemos como se tienen que llamar nuestros matrimonios y si podemos manifestarnos o no! Que falta de respeto.

    Responder

  11. 30/10/2008 @ 16:40 zD

    Horrible.

    Tendría que haber mantenido el pico cerrado

    =D

    Responder

  12. 30/10/2008 @ 17:43 Albaricoque

    ¿Quién necesita el visto bueno de esta señora? Qué gran decepción… La tenía por una persona culta e inteligente y se ha demostrado ser una simple supersticiosa que cree que la mejor manera de explicar un origen del mundo y de la vida es una religión occidental… Se me ha quedado cara de bobo después de leer los comentarios de la representante femenina más importante de la diplomacia española… Siempre pensé que la reina merecía un puesto más relevante (la tenía por inteligente), ahora me alegro mil veces de que sólo sea un simple consorte, un cero a la izquierda.

    Responder

  13. 30/10/2008 @ 17:44 Albaricoque

    Además Sofía, no tienes ni idea de lo que significa la palabra Orgullo! qué básica y simple es la señora…

    Responder

  14. 30/10/2008 @ 19:22 ochom

    Pues yo puedo comprender que hace siglos existieran los reyes. Pero que en pleno siglo XXI aún sigamos pagando a una pandilla de bagos por ser hijos que quienes son y encima nos vayan restregando su realeza, haciendo sus fiestecitas que les pagamos, vistiéndose con los carísimos trages que les pagamos y encima tiene la vergüenza de ir insultando a los que le mantenemos. Y si cada vez que la gente fuera a un sitio lleváramos un cortigo de x personas con nosotros y cerraran calles por nuestra seguridad, tambien se colapsaría el tráfico.

    Responder

  15. 31/10/2008 @ 09:37 sam-urai

    Hola a todos… francamente, si bien me han decepcionado estos comentarios tan desafortunados porque siempre me he considerado muy monárquico (pero solo de la corona española…) en cuento ayer escuché eso.. pensé… pobrecita, menuda lavada de cerebro lleva ella y muchos otros como ella que son ultrareligiosos.

    A ver, si la iglesia dice que “mariquitas malos” y tu cerebro está ya abducido desde pequeñita con que lo que digan cuatro curas va a misa… pues no me extraña que piense como piensa.

    Que conste que no la estoy excusando, sino que puedo entender el origen de tales comentarios.

    Y otra megaparida que yo me apso por el forro es la mierda esa de algunos “neo-puristas” de la etimología… que muchos no saben ni deletrear una palabra de más de tres sílabas.. pero que luego nos vienen con que no se puede llamar “matrimonio” porque viene del latin..bal,bla,bla… a mi que se llame como quiera mientras que los derechos y el reconocimiento en todos los aspectos sea el mismo.. pero también debo decir que aquellos que se empecinan en que “matrimonio” solo es para heteros… es porque se empecinan también en marcar que es algo diferente y por lo tanto debe llamarse diferente.

    Y aquellas personas que realmente ven y consideran la homosexualidad como algo tan válido como la heterosexualidad os aseguro que la etimología les da igual. Son los que van de progres y de “politicamente correctos, los de, no, si yo tengo muchos amigos gays, no, si a mi los gays mientras no sean locas… no me importan… son esos los que tienen el problema con la dichosa palabra…

    Y sabeis qué? que quizás nosotros deberíamos empezar a decir una frase que lei hace no mucho “A mino me importa tener amigos heterosexuales mientras que se comporten como gays en público”…

    Responder

  16. 31/10/2008 @ 09:43 Sugus

    Aquí todos los palos se los está llevando la Sofi, pero no olvidemos que Pilar Urbano, la escritora del libro, es militante del Opus…así que un poco de allí, un poco de allá y tenemos a la monarquía respaldando públicamente posiciones ultra-conservadoras (que ya intuíamos, eso sí) pero que con esta historia se convierten casi en declaración institucional, por mucha rectificación que haga la Casa Real.
    En mi opinión, han tenido la cagada del siglo de cara a la opinión pública.

    P.D.: Eg0mania te has “coronao”!!!! Genial tu comentario!!

    Responder

  17. 31/10/2008 @ 16:50 Shani

    Yo lo que no entiendo es, si el problema en muchos casos es llamarle “matrimonio”, pues bien, se le cambia el nombre! ¿tanto cuesta? ¿o es que decir que no se le debe llamar matrimonio implica que esa unión civil no pueda existir entre personas del mismo sexo?

    Si son homófobos que lo digan a la cara.

    Responder

  18. 31/10/2008 @ 23:28 sirgawain

    Es la primera vez que voy a dejar mi opinión en un portal de internet, pero creo que el tema tratado merece la pena. Es algo extenso, pero voy a descargar aquí mi atormentada mente. Demasiado relevante es el circo que se ha montado porque la reina Sofía (a la que le encanta las etimologías descuidando hacer honor, por tanto, a su nombre) haya decidido hacer públicas sus opiniones. Todos y cada uno de los españoles de este país sabemos a conciencia que la monarquía carece de representación política en este país, cosa que debemos agradecer teniendo en cuenta la última intervención del rey en susodicha materia (el “¿por qué no te callas?” pasará como anécdota a los libros de historia). Ahora bien, si todos sabemos que los reyes no tienen ningún tipo de representación ni peso legislativo, judicial o ejecutivo, esta señora puede ser todo lo subjetiva que quiera, puesto que de su opinión no dependerá ningún asunto de estado. Por otro lado, el tema de si los gays nacen o se hacen tiene muy confundida a la gente (yo soy de los del primer bando. Me di cuenta de que me gustaban los chicos cuando tenía cinco o seis añitos tan sólo, pero qué edad tan inocente que no le das importancia a las cosas…). Siendo como sea, si nosotros exigimos que se nos respeten nuestras opiniones, creo que deberíamos hacer lo mismo con los demás. No podemos enfurecernos porque alguien crea que nuestros ¿matrimonios? deban llamarse de otra manera porque no deja de ser una opinión. Bastante que no tenemos la culpa de nacer así (por mucho que le pese al señor Rouco Varela), como para encima estar soportando los desprecios de los ignorantes que creen que por ser gay ya eres una enfermo de SIDA. Pero claro, siempre nos toca a nosotros respetar las opiniones de los demás, mientras los demás se exaltan, protestan y nos atacan con cualquier mínima excusa, haciendo un mundo de cualquier nimiedad. Ahora resulta que ellos van a ser mas irascibles que nosotros. Pocas son las victorias que los homosexuales nos hemos llevado por delante, pero siempre han estado ellos ahí para manifestarse en contra. Pero ellos llevan siglos atacándonos, torturándonos, quemándonos vivos y cometiendo las más repugnantes atrocidades que nisiguiera deberían hacérselas a un animal. Siglos de silencio y sumisión, tragándonos las lágrimas y siendo condenados por aquéllos que nos llaman enfermos. Somos víctimas de una serie de señores que creen que somos unos desviados cuando en las entrañas de su iglesia se llevan a cabo atrocidades tales como la pederastia. Y sólo se justifican diciendo que “es que hay niños que provocan”. Nadie los acusa de enfermos y la Iglesia, en lugar de sanear y desvincular de su congregación a esas hienas sedientas de carroña, la emprenden con aquéllos que hace tiempo dejaron de sentirse vinculados a su parafernalia. Éso es lo vegonzoso. Si la reina quiere dar su opinión, bien por ella. Yo doy mi opinión, y ya está. Pero lo que no podemos hacer es caer en el error de tratar de imponernos el uno sobre el otro, porque mi libertad termina donde empieza la libertad del que tengo sentado al lado. Estoy seguro de que se pueden compartir ideas e ideales sin tratar de convencer o arrastrar al otro a nuestro bando. Partimos de la base de que si tenemos las mismas obligaciones, también debemos tener los mismos derechos; porque si los gays son unos desviados mentales, y padecemos una severa patología psicológica, que yo sepa ningún gay está recibiendo una subvención o paga del estado a causa de su minusvalía psíquica, ¿o sí?. Dejemos de ser tan hipócritas porque si somos normales para nuestras obligaciones, también somos normales para nuestros derechos. Todos iguales ante la ley… ¿o no es acaso eso la democracia? La iglesia debe aceptar que ya no tiene el poder que tenía antes… pero la última carta que les queda es el tema de la homosexualidad, y la va a jugar mientras le quede aliento. En mi opinión, debería desvincularse claramente la religión del estado. Es decir, impedir que la iglesia siga pretendiendo meter sus manos en política porque, si yo no soy cristiano católico, no creo en Dios, o no me siento identificado o no estoy vinculado a la RCCAIR S.L. (Religión Cristiana Católica Apostólica de la Iglesia de Roma S.L.), veo totalmente injusto que mediante vía política, este grupo espiritual me obligue a mí a cumplir sus doctrinas. Si yo no obligo al cura de mi pueblo a que case a los gays, ¿por qué el cura de mi pueblo pretende obligar a que un juez no me case a mí? Es ese tipo de intromisión lo que no se debe tolerar, y que la reina piense lo que quiera, pues no deja de ser una persona como tú y como yo. Si cree en Dios, que crea; si cree que el matrimonio debe distinguir a homosexuales y a heterosexuales, pues me parece bien. Lo que no vería bien es que esta señora pensara de esta forma si tuviera alguna importancia política. Sea como sea, todos tenemos derecho a opinar, pero no a imponernos sobre los demás. Como última reflexión, diré: todos sabemos que la lengua no es algo estático, sino dinámico. Se mueve y se transforma dejando palabras en deshuso, cogiendo voces prestadas de otras lenguas o modificando los significados de los conceptos que ya existen. Pues bien, partiendo de esa base ¿qué pasaría si el RAE (Real Academia Española de la lengua) decidiera en su nueva edición actualizar el significado de la palabra matrimonio? Todos sabemos que la comunidad hablante no debe moverse en torno a las reglas que dicta el RAE, sino que es el RAE quien debe moverse, investigar y actualizarse de acuerdo a los conceptos y significados que usa la comunidad hablante. Que yo sepa… ninguno de los que estamos aquí (y del pueblo español) nos referimos al matrimonio gay como “contrato social”, “contrato de unión” o “contrato de convivencia entre personas del mismo sexo pero con efectos legales igual que un matrimonio ‘de verdad'”. Dejemos de ser hipócritas. Si la reina piensa eso ahora, también lo pensaba antes: pero mira, por su causa, hoy no se ha hablado de crisis…

    Responder

  19. 31/10/2008 @ 23:58 sirgawain

    ¡¡¡Ah, se me olvidaba!!! Respecto a la desvinculación entre Iglesia y política y a la oposición de la Iglesia y de los cristianos conservadores al matrimonio civil entre homosexuales. Leí por algún lado que el mismísimo Jesucristo dijo: “A Dios lo que es de Dios; y al César lo que es del César”.

    Responder


Comparte con nosotros tus comentarios.

Your email address will not be published.

Blog en Wordpress Theme Old Paper adaptado por Ambiente G