Buscando a SuSan desesperadamente

Sigue a Ambienteg

BuscandoASusanDesesperadamente

Por si acaso alguien vive en una burbuja de cristal con aislamiento a las noticias y a las redes sociales, comentar que esta semana nos visita Su Santidad. No sólo viene él. También le siguen sus fans. Allá donde va Susan, van sus fans.

A mi, que casi no me gusta criticar, los fans de Susan me parecen un poco chaqueteros. Quiero decirte, que si tú eres fans de Madonna, eres fans de ella hasta en el ‘Hard Candy’. Pero los fans de Susan lo eran hace bien poco de Juan Pablo Segundo (te quiere todo el mundo!). ¿Me quieres decir que te fías de unos fans que hace 4 días querían a un señor y ahora te adoran a ti? A mi no me parecen trigo limpio. Como fans, claro.

El caso es que todo el revuelo montado he pensado que esto de las Jornadas Mundiales del Jarl, perdón, las JMJ2011 me parecen un evento muy parecido al Orgullo 2011, salvando las distancias. Pero claro, el Orgullo gana. A las pruebas me remito.

Voluntariado

Para el Orgullo se trabaja todo el año. Desde los colectivos, son pocos los voluntarios que hacen el trabajo de muchos. Estamos en una sociedad vaga y nadie mueve el dedo gratis. Por eso los voluntarios y voluntarias que levanta el Orgullo año tras año se merecen un merecido reconocimiento.

Para ser voluntario en las JMJ hay que pagar. Si eres madrieño sólo tendrás que pagar 30€. Si eres de fuera de la Comunidad de Espe, tendrás que pagar 90€. Vaya, que ser voluntario de las JMJ es más caro que ir a un concierto de Gaga y encima con menos estilismos.

El Retiro

Durante las JMJ han montado unos confesionarios en el Retiro. Aquí podría hacer cienes de bromas, pero para eso está Facebook. Pero vamos, que me parece muy útil poner en un sitio que tanto puede incitar al pecado cienes de confesionarios para quitarnos ese sentimiento de culpa de encima. Porque… ¿qué harán luego con esos confesionarios? ¿Se reutilizan?

Durante el Orgullo, los gays no tienen porque ir a hacer cruising al Retiro. Hay fiestas en locales específicos o practicamente cualquier callejón sirve para conocer a un desconocido, trincartelo al siguiente portal y tres farolas más adelante, repetir proceso. ¿Hay alguna aplicación, que no sea Grindr, para localizar jóvenes de las JMJ?

Merchandising

Lo bueno del Orgullo es que sueles estar orgulloso todo el año de lo que eres. En cualquier momento te puedes comprar una bandera del arcoiris. En tu cumple te pueden regalar un cinturón o unos tirantes del Gay Pride. Así ya vas preparado para la mani, no tienes que comprarlo todo a última hora.

En las JMJ, el merchan sólo se puede comprar en el momento. Los rosarios de colores están que se los quitan de las manos. Claro, no se los quitan, porque son cristianos. Bueno, siempre puedes comprarte online la colonia que usa SuSan, las pulseritas romanas (dignas sucesoras de los chinitos de la suerte) o la mítica mochila que el propio Susan ha hecho con su manitas. Comentan que en objetos perdidos del Strong ya no caben más de estas mochilas.

Apoyo político

Durante las JMJ, pocos serán los dirigentes políticos que no querrán una foto con Susan. No importa si de derecha o de izquierda, quién más quién menos, tendrá que mantener el tipo ante Susan.

Durante el Orgullo pocos son los políticos de derecha que se dejan ver en actos de apoyo a la comunidad contenta. ¿Será que los maricas no votan? ¿Acaso las lesbianas aún no tienen derecho? ¿Acaso todas las personas humanas de derechas son heterosexuales? Grandes dudas. El caso es que siempre ves más de izquierdas que de derechas en la mani.

Música

Hay muchos gays y muchas lesbianas que no soportan que durante el Orgullo se oiga tanto himno marica o tanta música asociada al mundo homo. Que si ‘I will survive’ que si ‘A quién le importa’, todo temas muy maricas. Pero bueno, al menos son bailables.

Para las JMJ los jóvenes y jóvenas de todo el mundo se vienen con una guitarra y en la T4 te hacen un acústico con cánticos a Susan, que ni las fans de Take That. Sin ánimo a sonar marica mala decir que prefiero mil veces el ‘Express Yourself’ de Madonna que cualquier cántico de los JMJ, que no aportan nada al pop ni al panorama musical en general.

Transporte

Como ya contaba Nacho el otro día, durante las JMJ el metro de Madrid es más barato para los cristianitos y cristianitas que acudan a ver a su ídolo. Lo cual, para ellos y ellas que están sometidos al voto de la pobreza, pues será todo un alivio. Imagino que para el resto de curritos, mileuristas y parados también será una alegría saber que hay gente que está viajando más barato que ellos. La gracia de Dios.

Durante el Orgullo los transmaribolleras que acuden a reclamar sus derechos básicos pagan como cualquier otro ciudadano. Es más, van en metro, en bus y hasta en taxi. Ciudadanos de primera para pagar, ciudadanos de tercera para lo demás.

Alojamiento

Durante el Orgullo muchos tiramos de casas de algún conocido. Pero el resto van de hotelazo, de hostalito o de pensioncilla. El caso es que después del Orgullo, los negocios hosteleros agradecen el paso de tanto homosexual y de transmaribolligay-friendly por la capital. Restaurantes, cafeterías, alojamientos y ocio nocturno agradecen la caja que han hecho tras la festividad del Orgullo.

Durante las JMJ la gente se queda en albergues barateros, en tiendas de campaña en zonas verdes de universidades y demás alojamientos cristianos que abaraten la estancia de los pizpiretos jóvenes que viene a ver a Susan. Nada que ver con la ocupación hostelera de la fiesta pagana.Por supuesto, estos jóvenes y jóvenas no salen de marcha, ni beben ni toman Cocacola, porque eso les vacía de fé.

Patrocinio

Las JMJ las pagan algunas marcas privadas que quieren que venga Susan a Madrid. No sólo ellos. También lo pagas tú y lo paga ella y yo. La visita de Susan la pagamos todos. Te guste o no, lo tienes que pagar. No sólo a él. También todo el despliegue de seguridad que se monta. También todo lo que conlleva a nivel urbano, limpieza y demás. Desde días antes de su inicio, hasta un par de días después.

El Orgullo se paga con el dinero de algunas empresas privadas y de los colectivos. Ningún votante de Madrid ni de ninguna otra comunidad autónoma tiene que ceder parte de sus impuestos al Orgullo. Sólo hay un poco de policía y están más pendientes de que no haya venta ilegal de alcohol que de otra cosa. El único extra que requiere el Orgullo es el servicio de limpieza de la Comunidad madrileña.

Calles cortadas

Durante el Orgullo sólo se corta la Gran Vía madrileña. Y durante escasas horas. Hasta el mediodía, más o menos, está abierta. Y en cuanto acaba la manifestación, todo comienza a volver a la normalidad. Sí que los vecinos de Chueca se pueden quejar un poco más del ruido, pero sólo es un par de noches en todo el año.

Susan y sus hordas de jóvenes van a tomar la ciudad. Completa. Se van a cortar calles, desviar líneas de autobus, crear atascos en el tráfico rodado y demás quisicosas y detallitos que harán que más de un peatón y de un conductor se cague en el jefe de Susan y en la madre que lo parió.

Gran Diva

Durante el Orgullo, los voluntarios que trabajan por un Orgullo completo y divertido para todos, buscan y rebuscan artistas que quieran actuar en diferentes escenarios del mítico barrio de Chueca. Estos cantantes y estas artistas actúan por una igualdad. Por un no juzgar a nadie por lo que hagas en la cama. Por, hagas lo hagas en el sexo, ponte condón. Ser feliz.

Durante las JMJ sólo se puede ver a Susan en riguroso italiano, hablando de lo importante que es no abortar, hacerlo a pelo, de sentirte culpable por disfrutar de tu cuerpo y del de los demás, por no ser hetero… Vaya, un mensaje lleno de amor a aquellos que tenemos una sexualidad diferente a la suya.

En Ambiente G | Billetes de metro baratos para la JMJ, billetes de metro baratos para el Orgullo Gay

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios