Boris Izaguirre

Estoy cansado. Cansado de que los propios gays califiquen a otros semejantes de no aptos para dar la cara públicamente porque dan mala imagen del colectivo. Cansado. Y mucho.

Cansado porque con esto de que cada vez estamos más normalizados, hay muchos homosexuales que sólo dan por bueno el tipo de gay mimetizado con los heteros. Esto es, que no llama la atención por tener pluma o hacer pública de manera ostentosa su condición sexual. Porque claro, los heteros pueden pensar que todo el monte es orégano y eso da mucho miedito.

Estas actitudes son herencia de la obligada etapa en el armario. De cuando nos daba pavor que se supiera que éramos gays y mirábamos con recelo a la mariquita del pueblo, que llevaba camisa de flores y movía el culo por la plaza, no fuera a ser que abriera la puerta del ropero y nos sacara de una patada.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 0

Actividad de la comunidad