Arnold33

El pasado miércoles Susana se hizo inmediato eco de la noticia del día. La Proposición 8 quedaba anulada, luego la prohibición a las bodas gays en California quedaba, justamente, prohibida. No obstante, cabe lugar a la apelación, y mientras a los apeladores les queden cuartos y poca vergüenza para apelar, lo harán, aunque cada vez quedan menos resquicios para sus raquíticos argumentos.

Las parejas gay se encuentran ahora en California entre dos tierras. La de la satisfacción y enorme alegría de haber visto esta importante parte de la batalla ganada, pero por otro lado frente a la realidad de que antes de que estas apelaciones se produzcan, que se producirán, no pueden casarse de momento. Sin embargo, el aún gobernador de California, Arnold Schwarzenegger quiere que las parejas gays puedan contraer matrimonio inmediatamente, sin tener que esperar a posteriores batallas legales.

La posición de Arnold es más que razonable. Si los matrimonios eran legales hasta que la aprobación en las urnas de la Proposición 8 exigió al Estado de California ilegalizarlos a partir de entonces, la anulación de dicha propuesta electoral ahora debería permitir, lógicamente el retorno a la legalidad de dichos matrimonios, suceda lo que suceda posteriormente.

Esta posición del Gobernador se hizo evidente cuando este, junto al Procurador General de California y actual candidato al Gobierno del Estado por el Partido Demócrata, el veterano Jerry Brown, se sumaron a abogados defensores de los derechos de la comunidad LGBT californiana el viernes.

La voz de los abogados dice que las parejas gays y lesbianas

‘continúan sufriendo por la irracional privación de sus derechos constitucionales’,

mientras que los abogados de Schwarzenegger proclaman que permitir que las parejas del mismo sexo contraigan matrimonio civil

‘es consistente con la larga historia de California de tratar a toda la gente y sus relaciones con igual dignidad y respeto.’

El proceso de apelación, que ya ha comenzado podría retrasar las bodas (de fracasar dicha apelación), al menos un año más.

En resumidas cuentas. los ‘apeladores‘ dicen algo así como que sería una falta de responsabilidad permitir casar parejas gays cuyo estatus quedaría sujeto a lo que sucediese más tarde.

A título personal, y habiendo mamado aquí mismo la larga lucha desde los primeros pasos de este proceso, recordarles a los sacrofascistas y seguidores porteadores de la antorcha de la supremacía hetera, que el Matrimonio Gay enriquece social y ojo, ya puestos, financiaremente y mucho, al Estado de California, y su propia estupidez nos favorece aún más a nosotros.

Seguimos ganando. Os seguiremos contando.

Vía I SFGate


Tags |