NorbertoRiveraCarrera

…maricón o peluquero. O así dice un dicho popular, vaya. Pues bien, basándome en el refranero popular, hoy vamos a analizar una noticia, que para eso no tengo ni idea de peluquería.

Resumida muy brevemente. El cardenal mexicano Norberto Rivera Carrera ha declarado, así, a pelo, que no se puede dejar de mencionar la grave posibilidad de que una pareja de homosexuales desee adoptar niños con el perverso propósito de usarlos para pornografía infantil, abuso sexual, prostitución, etcétera. Precioso, oiga. Y se ha quedado tan ancho el tío.

No puedes estar en misa y repicando. Primer refrán que me viene como anillo al dedo. Todos aquellos miembros de una congregación religiosa (sea la religión que sea) tendrían que dejar de hacer declaraciones y dedicarse a lo que tienen que dedicarse. A atender a sus feligreses. No puede ni deben hacer como la clásica diva que para llamar la atención ataca a otras personas. El insulto no es la forma de atraer gente a la iglesias.

Taberna sin gente, poco vende. Y es que hoy día, como en cualquier negocio, si no atiendes bien a tus clientes, pues te cambian por otro. Las personas a cargo de las religiones y de las iglesias, deberían plantearse muy seriamente la imagen que están dando. ¿En serio atacar a los homosexuales es dar amor y predicar perdón? Yo diría que no. Hay muchos homosexuales creyentes que se enfrentan a una iglesia que les repudia. Hay familias creyentes que ven como su iglesia insulta a sus hijos, hermanas, padres, tías, abuelos, madres… domingo a domingo ¿Es esa la mejor forma de atraer público, de mantenerlo?

A palabras necias, oidos sordos. Los y las homosexuales deberíamos hacer como que no nos afecta lo que digan. Sabemos de sobra el amor que podemos dar como padres. Y con eso debería bastar. Pero no puedes quedarte callado ante semejante sarta de memeces que un señor así vestido dice en cuanto le pones un objeto alargado cerca de su boca. Al micrófono me refiero.

No hay peor sordo que el que no quiere oír. Deberíamos predicar con el ejemplo. Alzar nuestra voz y decirle a este señor que mida sus palabras, que no sabe lo que dice. Pero ¿serviría de algo? ¿Se molestaría en escuchar y entender lo que le decimos? ¿Se dignarían sus fieles feligreses en perder 5 minutos de su tiempo en oir nuestra explicación? Lo dudo.

Piensa el ladrón que todos son de su condición. Y es que aquí viene la mejor parte. El propio Norberto Rivera Carrera ha basado sus declaraciones acerca de lo que los homosexuales podrían hacer sus hijos en la experiencia de la Iglesia. Y dice

porque la Iglesia ha tenido esa vergonzosa y dolorosa experiencia –que ha reconocido, por la que ha pedido perdón y tomado medidas para corregirla y evitarla–, por lo que tiene autoridad para alertar del peligro que corren los niños que se desarrollan en un ambiente de homosexualidad

Que mira, está bien que empiecen a darse cuenta que los primeros que tienen pederastas y pedófilos entre sus filas son ellos mismos. Pero de ahí a intentar tacharnos a nosotros, pues perdona, pero por ahí si que no paso. Los problemas internos de la Iglesia que se los solucionen ellos, pero que a mi, ni al colectivo al que pertenezco, me metan en su mismo saco.

Y que por favor, ni se les ocurra poner en duda la capacidad de tantos y tantas homosexuales que pueden ser muy buenos padres. Ni mejores ni peores, simplemente buenos, que ya es bastante.

Vía | Diario Digital Transexual
En Ambiente G | El abandono de la Iglesia Católica


Tags |