Manolete, si no sabes torear, pa’qué te metes

San Sergio y San Baco

Si hay algo que no acabo de entender de algunas personas es el ponerse a hablar de cosas de las que no tienen ni pu…ñetera idea. Porqué para hablar de las cosas hay que, como poco, conocerlas. O al menos haberlas vivido, para hablar con un poco de conocimiento de causa. Vamos, digo yo.

Yo, por ejemplo, que no he conocido hembra, en el sentido bíblico, claro, no me pondría a dar consejos acerca de como comer co…nejos. Al igual que no daría discuros de sujetadores. Ni mucho menos me ofrecería para hablar en una mesa redonda acerca de la menopausa. Porque, aunque he tenido gente cercana que me ha contado sus experiencias, eso no me hace conocedor de tales temáticas.

Por eso me sorprende siempre tanto cuando papas, obispos, curas y seminaristas se dedican a hablar de la homosexualidad. Porque sólo deberían hablar de temas que conocen de primera man…oh wait! Vale, mal planteado. Los religiosos que han hecho voto de castidad no deberían hablar de lo que no practican… vale, esto va a ser más difícil de lo que parece.

Desde mi punto de vista, las religiones son muy útiles. Lo digo totalmente en serio. Hay muchas personas que encuentras un vacío en su vida. Y la religión (la que sea) llena ese vacío. Creer en un más allá después de la muerte, en un ser superior que nos controla y nos vigila, pero a nuestro libre albedrío, puede dar cierto sentido espiritual a tu vida.

La base de muchas religiones es el amor. El respeto. Unas leyes básicas que, en su momento, tuvieron mucha utilidad para crear una moral social que, de otra forma, hubiera sido más difícil de crear. Aunque también es verdad que muchas de estas leyes o normas se han quedado más que obsoletas y no se han actualizado a los tiempos que hemos ido viviendo. Por no hablar de la implantación de dicha religión, sí o sí. Te guste o no. Y así no, que cada una y uno ha de creer, o no, en lo que quiera o deje de querer.

Yo creo que los hermanos y hermanas religiosos tienen que estar ahí para orientar y aconsejar, que no obligar, a las personas que lo necesiten. Personas que por hache o por be, se sienten perdidos espiritualmente. Estoy superafavor de esa orientación. Pero para quién la quiera y la necesite. No hace falta dar hostias a los que no las queremos.

Que un obispo hable de homosexualidad roza lo irónico, partiendo de la presunción de que quién habla desde el púlpito es heterosexual y ha hecho voto de castidad. Fue el mismo Jesucristo el que dijo aquello de la paja ajena. Vale, más concretamente era

¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo?

Es decir que antes de empezar a criticar nada, debemos hacer examen de conciencia y ver qué podemos criticar de los demás.

Por eso tengo tantos discos de Madonna. Porque creo que para poder criticar a una artista, has de conocer su carrera. Porque criticar sin conocer es hablar por hablar. Lo mismo les pasa a todos los que hablan de la homosexualidad sin haberla probado. O a lo mejor sí, que como dice el Titi el que lo prueba repite, yo no sé porqué será.

Así que, mientras que la Iglesia y las religiones en genérico, que tanto se les llena la boca al hablar mal de los homosexuales, no hagan un examen de conciencia profundo, mientras que no nos demuestren que no están obsoletas y pasadas de rosca, no me apetece tener que oirles ni leerles decir nada acerca de los homosexuales ni bisexuales ni transexuales. A menos que demuestren claramente de dónde sacan el conocimiento que tienen del mundo LGTB. O al menos que nos inviten a un 2×1 en algún club de hombres nocturnos, no?

Imagen | San Sergio y San Baco
En Ambiente G | La homofobia de la Iglesia Católica, retransmitida por la televisión pública de España



Sobre

El oscense Peibols. Fan de Kylie Minogue, de Alan Moore, defensor del final de Lost y muy amigo de hacer RTs de penes en Twitter.


'Manolete, si no sabes torear, pa’qué te metes' tiene 11 comentarios

  1. 11/04/2012 @ 17:30 sonia

    No solo dibujas bien ;)
    Los extremos son malos y la gente con afán de creerse superior peor todavía.

    Responder

  2. 11/04/2012 @ 18:01 implosivo

    Genial artículo. El problema que tienen las religiones es su excesivo poder secular y su no saber perder. Si ahora fuese algo minoritario serían mucho más tolerantes, aunque solo fuese por interés.

    Responder

  3. 11/04/2012 @ 19:09 Dilo Otra Vez...

    Yo, al contrario, no me alcanzo a convencer de que las religiones son necesarias; es como decir que la “fiesta taurina” es necesaria, aunque no nos guste, porque allí la gente va experimentar su superioridad humana sobre un animal sin poder para decidir. Asimismo, las religiones hablan del amor pero recalcan el rechazo por todo lo que no se ajusta a sus amorosos preceptos. Luego, en ese marco sigo sin estar seguro cuál es la verdadera utilidad de las religiones además de evitarle a las personas hacer uso de su propio entendimiento.

    Responder

    • 11/04/2012 @ 19:57 Peibols

      Piensa que hay más religiones, además de la cristiana o de la musulmana, que son las que más atacan al colectivo. Hay otras muchas que viven y dejan vivir.

      Responder

  4. 11/04/2012 @ 20:04 gaara87

    Mi familia es muy religiosa y yo siempre lo he respetado. Es mas, gracias a la religión, mis padres han superado un suceso muy duro en su vida y estoy seguro que sin ella, no tendrían la energía que tienen ahora.
    En pocas palabras, la religión y su fe les salvó (y no estoy hablando de nada onírico, estoy hablando de pura psicología) Es por eso por lo que estaré eternamente agradecido a la religión.
    Sin embargo, a mí siempre me han dicho que Dios es amor, amaros los unos a los otros, quiere a tu prójimo y un mensaje muy bonito. Un mensaje que la iglesia no cumple y el mejor ejemplo es lo que pasó con el obispo de Alcalá de Henares. ¿ese hombre transmitía amor en su mensaje? Mi pregunta es si las abuelas que van a misa y escuchan a ese hombre ¿que pensarán de su nieto cuando les diga que es gay? ¿quien habrá hecho daño a quien? ¿quien tendrá la culpa de la reacción de la mujer? Como tu bien dices, criticar sin conocer es algo que la iglesia sabe hacer muy bien. La religión no es mala, el mensaje de la biblia no es malo, lo que es malo y dañino son los hipócritas que dicen tener fe y seguir la palabra de Jesús cuando son ellos mismos lo que se contradicen al difundir odio. Aunque no me considero creyente, me gustaría decir a muchos curas, obispos y demás “hombres de Dios” que si Jesús existiera ahora mismo, se avergonzaría de ellos. La religión y la homosexualidad podrían ir de la mano, pero mientras haya inútiles que no entiendan lo que de verdad significa lo que leen en la biblia todos los días,es una batalla perdida.

    Responder

    • 11/04/2012 @ 21:11 Arako

      Yo no soy religiosa para nada,es más estoy en contra de todas las religiones.Pero me han gustado mucho tus palabras.

      Responder

  5. 11/04/2012 @ 21:15 hrakkar

    Yo opino que las religiones son malas. Y son malas porque no respetan todo lo que no está a favor de ellas y de las “doctrinas” que predican. Era algo que tenía uso y razón hace siglos que, tras llegar la ciencia, estaban tan arraigadas que aún no ha sido posible “arrancarlas”. El hecho de que fueran creadas era para explicar todo, porque el primer cromañón no sabía nada y dotó a la naturaleza, a la vida y a la muerte de un caracter divino que continuó durante milenios. Por eso, hoy en día no tiene sentido, salvo para amparar el miedo al después de la muerte.

    La homosexualidad es compatible con la religión? Sí. Pero la gente no quiere entenderlo. La Biblia, habla de un pueblo, nómada y más tarde sedentario, que estuvo por el desierto y durante una era que no es como la de ahora, donde era muy facilmente morirse en nada; y por ello “discriminaron” la homosexualidad con el fin de que el pueblo perpetuase y continuase, que como digo, hoy en día es una estupidez porque el mundo está sobresaturado. Además de que las supuestas citas en contra de la homosexualidad están tan mal fundamentadas y mal comprendidas que la gente es muy borrega y no quiere pensar ni aceptar ni comprender el por qué dijo, o realmente, qué quería decir y qué no. Jesús, por ejemplo, curó al amante de un soldado romano. La típica de “Sodoma fue destruida por culpa de los homosexuales” es completamente errónea, y fue hecho por el pecado de negar la hospitalidad ( ¿por qué? supongo que siendo un “desierto” es lógico que si llegaran deberían darla )

    En el imperio romano, el matrimonio homosexual estaba permitido, de hecho algún emperador se casó así, dejando a la esposa el título de emperatriz, y era un hecho que al principio extrañó pero que finalmente estuvo bien visto, además de tener los mismos derechos y el mismo rito que el matrimonio heterosexual.

    Y finalmente, en la Edad Media, estaban las Adelphopoiesis.

    Dios, qué parrafón, lo siento.

    Responder

  6. 11/04/2012 @ 22:22 4591

    El mensaje de Cristo es muy claro: amor. Otra cosa es el control social y político que ejercen (o pretenden ejercer) ciertas macroestructuras religiosas. La religión cristiana no es sólo el homófobo catolicismo ni ciertas homófobas iglesias evangélicas. Pensemos en la Iglesia de Dinamarca (Luterana y por tanto cristiana) o en los episcopalianos estadounidenses. Estas confesiones demuestran que cristianismo y homosexualidad son perfectamente compatibles; porque respetan el amor entre dos personas sin importar si son del mismo sexo o no, puesto que es amor humano. Respecto a los musulmanes, al parecer el Islam abarca muchas corrientes, aparte de la más tristemente famosa, que son las sectas e ideologías radicales y fanáticas. Esto es precisamente lo que tienen de malo ciertas ideologías-confesiones-ramas de las religiones: el fanatismo y la radicalización. Y ahí es donde reside la homofobia.

    Responder

  7. 11/04/2012 @ 23:12 Connor

    El problema no es la religión, sino el uso que le damos a esta. Me explico: Un arma por si sola no puede herir a nadie, pero si yo la empleo para fines benevolos, entonces es un instrumento empleado para quitar vidas, por ejemplo.

    El Hombre no podrá ascender espiritualmente hasta que no deje a un lado la religión.

    Responder

  8. 12/04/2012 @ 03:03 Ewaneko

    Siempre he dicho que lo peor de las religiones (todas) son las interpretaciones que se hacen de éstas.

    Entiendo que la religión pueda llegar a ayudar a alguien en situaciones difíciles y sirve de apoyo cuando no se tiene nada más a lo que acudir para superar dicha situación, pero precisamente por eso creo que son un PLACEBO. Sí, placebo.
    Todos de un modo u otro necesitamos creer que no estamos solos ante los problemas y situaciones difíciles con las que tropezamos en la vida y las religiones ayudan a mucha gente pero se aprovechan de esa “necesidad” y del desconocimiento o ignorancia de ciertos temas, para “educar” a sus fieles según unos ideales ya preestablecidos (ya sea en la Bíblia, en el Corán, etc).
    De hecho, las épocas de mayor expansión de éstas fueron tiempos en los que el analfabetismo campaba a sus anachas por doquier y tan sólo unos pocos tenían acceso a la educación (entendida como conocimiento, no como modales) y religiones como la católica, se aprovecharon de ello para, en cierto modo, adoctrinar a “las ovejas del pastor” según los ideales de ésta, ofreciéndoles una respuesta fácil de comprender a aquello que no alcanzaban a comprender, con frases como “el señor lo ha llamado consigo y ahora está en un sitio mejor” para ayudar a superar la muerte de algún familiar o conocido (por poner un ejemplo). Tanto es así, que las cosas malas que no tenían explicación lógica conocida siempre eran fruto de una figura contraria a la alabada (Satanás, brujería, etc…). Me explico: se creía que determinadas enfermedades eran fruto del diablo o incluso un castigo por haber incumplido las normas establecidas y que sin embargo, con el paso del tiempo y la evolución de la ciencia, encontraron una explicación lógica, razonble e incluso demostrable, como por ejemplo, el contagio de la “peste negra”; o por poner otro ejemplo, se creía que las especies animales eran tal cual “Dios” las había creado, pero sin embargo, hay evidencias científicas que demuestran muy claramente que ha habido una evolución de las especies que encontramos actualmente frente a las que hubieron en otras épocas.

    La sociedad ha ido avanzando y ha cambiado en muchos aspectos en esa evolución, pero sin embargo, los fanáticos de las religiones siguen creyéndose poseedores de una única verdad absoluta y siguen predicando los mismos discursos y ejerciendo las mismas prácticas que usaron en el pasado. Simplemente no han evolucionado, porque no les interesa, pues eso sería modificar esas creencias que tienen tan interiorizadas y a las que se aferran porque no entienden el mundo que les rodea. Por ello, creo muy sinceramente (y no quiero ofender a nadie), que el fanatismo religioso es como la ignorancia, ambos se curan leyendo (no precisamente los “libros sagrados”).
    Respeto que haya gente que aún crea en “Dios”, “Alá” o quien sea, pero esa creencia no debería quitarme libertades ni ser motivo de discriminación, mofa o insulto hacia mi, porque yo no tengo la culpa que tú creas en “X”.

    Como dijeron los sabios Timón&Pumba: “Hakuna Matata vive y sé feliz. Ningún problema debe hacerte sufrir; Lo más fácil es… saber decir… HAKUNA MATATA!!!”

    Responder


Comparte con nosotros tus comentarios.

Your email address will not be published.

Blog en Wordpress Theme Old Paper adaptado por Ambiente G