¿Nos censura Amazon.com?

Sigue a

bb-160.jpg

Quemar libros es una práctica tan común de regímenes totalitarios porque el exclusivismo del pensamiento único, se impone mejor a través de gestos físicos que provocan temor. Hoy, algo así en un sistema democrático sería imposible. Prender fuego a libros prohibidos en una plaza pública estaría incluso castigado por la ley.

Hoy, sin embargo, frente al deseo y la exigencia pacífica de esta minoría de la que formamos parte de que nuestros derechos continúen siendo reconocidos, tal y como ha venido sucediendo en los últimos años, primero tímidamente y luego en pequeñas cascadas, se intenta, sin embargo, desde vídeos degradantes, manifestaciones levíticas con pantallas gigantes o foros universitarios, humillarnos de tal manera, que si en lugar de ser gays, fuéramos negros, obtendrían la respuesta legal correspondiente, vistas en tribunales y condenas entre rejas. Quién sabe, quizás en un tiempo la ley sea menos permisiva, y por imposición legal, el homófobo deba pagar por ello.

Lo que resulta del todo increíble es que desde comunidades, o foros, o sitios web que fomentan la cultura, aunque sea por razones comerciales pasen cosas que nos invitan a creer, que también desde allí, se nos dan de patadas en el culo. ¿O a lo mejor no es eso lo que ha hecho en estos días Amazon.com?

Amazon.com es el primer sitio de ventas por internet. Cualquier cosa que pueda ser enviada en paquete cerrado a domicilio, es posible encontrarla en este sitio, desde su creación en 1994. Una página donde todo o casi todo puede ser comprado, no ha estado siempre limpia de polémica. El año pasado, se descubrió que entre sus productos de venta, se podían adquirir camisetas que hacían apología del nazismo, con frases como ‘Amo a Heinrich Himmler‘, ‘Amo a Hitler‘, u otra con la estampación del cuchillo de juventud de Führer con el lema ‘Sangre y Honor

Hace un par de días se ha sabido además que en su lista de rankings, han desaparecido multitud de libros de literatura homosexual, incluyendo el clásico ‘Maurice’ de E. M. Foster u otros libros sin o con contenido erótico explícito, además de ensayos sobre la homosexualidad y otras muchas publicaciones de contenido o temática LGBT. La primera explicación de la gente de Amazon.com tras dispararse el escándalo, ha sido que estos libros han sido eliminados por su contenido ‘adulto’. Sin embargo, otras publicaciones enmarcadas dentro de esa clase de ‘contenido adulto’ como el libro que reúne los posters centrales de ‘Playboy’, con 600 páginas de tetas al aire, ha superado el filtro…

Más tarde, otro portavoz de Amazon ha desmentido la primera razón, afirmando esta vez, que fue ‘un error en el sistema que está siendo subsanado‘.

El error, dicen, fue provocado por un hacker que entró en el sistema de Amazon, pero eso no pasa de ser una explicación difícilmente comprobable. El hecho es que hasta hoy (el escándalo saltó el pasado fin de semana a la luz), dicho error no ha sido subsanado completamente por la compañía, ni se da, en la página de presentación del sitio, ninguna explicación ni se ofrece disculpa pública al respecto. Otro ex miembro de la compañía ha asegurado que alguien dentro de la misma en su delegación francesa, pudo cometer un error, retirando títulos de la lista que conteniesen los términos ‘adulto‘, ‘erótica‘, y ‘sexualidad‘ provocando un efecto dominó que retiró automáticamente de las listas del ranking no sólo libros de temática gay, sino también libros de Salud y Medicina Sexual y Reproductiva.

Sea lo que sea lo que ha provocado este error más serio de lo que parece a simple vista, esto es una demostración más de que en un mundo presuntuosamente civilizado como el nuestro, el culto a la violencia no sea entendido como degeneración, pero el sexo, la más profunda vía de comunicación pacífica entre dos o más personas es censurable, y debe ser inaccesible en la medida de lo posible a un amplio sector de público, incluso si es en forma de información, o fomenta la realidad homosexual, que sigue siendo asunto tabú para tantísimos.

Gracias a Amazon.com, por haber respondido a la polémica ‘de tapadillo’. ¿A qué viene tanto miedo?

Vía | Seattlepi.com

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios