Un periodista gay portugués es asesinado por su amante en Nueva York

Sigue a Ambienteg

carlos-castro-renato-seabra.jpg

La comunidad LGBT portuguesa en particular, y el país en general, están todavía conmocionados por la noticia. El periodista del corazón y activista gay portugués Carlos Castro fue asesinado por su propio amante en un céntrico hotel neoyorkino el pasado 7 de enero.

Y además, el caso tiene todos los ingredientes de una escabrosa película de terror de serie B que pone los pelos de punta a cualquiera. El cuerpo del periodista fue encontrado desnudo y en un charco de sangre, con varias heridas en la cabeza y castrado de forma brutal con un sacacorchos.

Según la policía neoyorkina, el macabro crímen se produjo en el hotel InterContinental, en Times Square. Parece ser que el periodista, de 65 años, y el modelo Renato Seabra, de 20, compartían habitación en este hotel, en el que se habían alojado para ver varios espectáculos de Broadway y disfrutar de las fiestas de fin de año en Times Square.

No hay demasiadas pistas sobre lo que pasó, aunque varios clientes del hotel sí que escucharon como la pareja discutía a gritos. Lo que sí que está claro es que tras cometer el asesinato, el modelo salió corriendo del hotel, encontrándose antes de salir con una amiga del periodista, que fue quien avisó a la policía de que algo había sucedido. Y poco después, el modelo fue detenido por la policía en el hospital Bellevue.

Tras ser detenido en este centro hospitalario, el modelo confesó su crimen. Aunque eso sí, como mandan los cánones en estos casos, negó en todo momento que fuera gay. Algo que choca contra toda evidencia, y contra los testimonios de varios amigos de Carlos Castro, que han confirmado que los dos hombres eran pareja.

De lo que no hay duda es de la autoría del asesinato. El propio modelo ha confesado que él mismo torturó, asesinó y castró al periodista con un sacacorchos con el fin de librarse de los demonios y de un virus. Según informa la revista Advocate, la policía desconoce de que virus habla Seabra, ya que no se trata del virus del sida.

Vía I Advocate

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios