A nuestra manera

Ryan_Myway
En estos días en que reinas pretenden destronar a otras reinas, sugiriendo llamar su amor… de otra manera, y se desdicen sobre no sé qué, y vienen opusdeinas a apuntalar sus desdichos y Proposiciones provoconas de náuseas nos recuerdan que los iluminados por apariciones marianas tienen más derecho a que su opinión sea la buena, porque así les sale de sus rancias partes, hay que aprovechar una vez más para llamar la atención y elevar otra queja.

Ya sé, ya sé, y en ocasiones me he hecho eco de ello, que nos quejamos, y nos quejamos, y al día siguiente nos levantamos y nos quejamos de nuevo. Pero es que nos sobran motivos, y nos podemos ir de picos pardos y bolsos cruzados y Dolce y Gabanna y Abercrombie & Fitch y tocándonos desafiando el orden natural del flirteo jurándonos a nosotros mismos que como sea, mañana follamos. Y podemos parecer entonces un combinado frívolo de caricaturas urbanas con el histerismo criticón subido. Y es que nunca hemos sido una minoría de las que reciben miradas compasivas. Jamás fuímos cabeza de hucha del Domund para bolsillos de bien, ni criaturas con un brazo menos o cualquier otra característica física que pintara lastimera. Hemos sido de siempre, simplemente, maricones, sarasas de barrio, Paco Españas de la Transición, por citar clichés del pasado. Quizás por eso hemos necesitado labrarnos inconscientemente una identidad, en el arcén de las mayorías y minorías más consentidas.

Pero hoy, esos bujarras que tenían un rol definido en la sociedad, como bufoncillos de la cadera dislocada y la muñeca rota, del grito agudo y la boca torcida, somos señores y señoras que a base de peleitas diarias y conflictos personales, nos hemos quitado la falda de lunares y la boquita pintada y hemos salido a la luz como deportistas de élite, abogados estrella, cantantes, actores, analistas financieros, gestores económicos, ingenieros de un futuro común más cordial para todos. Le hemos crecido demasiado aprisa a los dioses de lo establecido. Hemos pasado, en todos los ámbitos, de ser animales de granja o fauna de museo de historia de la ciencia, a tipos y señoras que han dejado de ser actores para tomar protagonismo compartido, naturalmente, con otros. Naturalmente para nosotros, porque para muchos de ellos hemos crecido demasiado aprisa, que no es cierto, porque la lucha ha sido larga y extremadamente dura y ahora, para ellos somos como un tsunami imparable, que no es cierto, porque somos una corriente más para acompasar las olas y ante la imposibilidad de pararnos, nos ofrecen pan de ayer en lugar del recién horneado y vino de mesa en lugar de Gran Reserva. Pues bien, dejad que os diga una cosa, bocazas: Estamos hasta la Corona de vosotros.

Tiene gracia como tantos por el hecho de llevar una maza, o una diadema sólo apropiada para aquellos de sangre azul o alzacuellos, se creen con derecho a abrir la boca, decir paridas sobre nosotros, sobre lo que podemos o no, sobre a qué tenemos derecho, a qué ‘migas’ tenemos derecho. Digo tiene gracia, porque el del alzacuellos, el del mazo y la corona, no nacieron con ello. Fueron hábitos que adquirieron con el tiempo. Se enviciaron, vaya, y ahí quedaron. Justo algo de lo que nos acusan desde la ignorancia o las ganas de tocar los huevos sin pedir permiso. Si no piden permiso para la agresión, ¿qué leches van a pedir permiso para agredirnos? A vosotros la corona de vuestra parcela de poder os la encasquetaron de un modo u otro. Nosotros nacimos maricas, o sea que un respeto, que es algo que aún no habéis entendido.

No es que vuestras opiniones en contra de nuestros derechos o nuestra forma de vida no nos importen, es que no tenéis derecho a abrir la boca al respecto y no debéis hacerlo. Punto. Eso es lo que hay que cambiar. De eso es lo que hay que concienciarse, porque sois los que 60 años atrás, o quizás no tanto, o quizás algunos más, no habríais visto con buenos ojos en absoluto, aunque siempre hubieron afortunadas excepciones, bodas interraciales, o las habríais llamado de otra forma porque, qué va a ser eso hombre, una mujer blanca y un ¡negro! ¡¡casándose!!, ¡¡¡A dónde iremos a llegar!!! Al final de vuestra ignorancia con un pelín de suerte, ¿no creéis?… Ah, no, que vuestras creencias van paralelas a las nuestras. Qué van a convergir las vuestras con los del ‘contrato social’, ‘contrato de unión.’ En fin, y que aún os hagan protagonistas de portadas de libro o cabeceras de prensa… qué bueno, sin embargo, que estas empiezan a ser carne de polémica, cuando hasta la vuelta de aquella esquina, la polémica la provocábamos nosotros.

En fin, lo dicho, que vuestras pajas mentales, no de vuestra casa para adentro, de la puerta del retrete para dentro, directamente. Dejad que nuestros asuntos los resolvamos nosotros, los verdaderos tolerantes de esta historia, a nuestra manera. Dejadnos en paz.

.



Sobre

Rebelde, apasionado, singular, rompehuevos... qué sé yo. Dicen que soy indefinible, a Dios gracias! Definir personas es aburrido y sintomático del que está enfermo de pánico. Llevo años bailando sobre brasas ardiendo y o una de dos, o las brasas se apagaron o ya me acostumbré al fuego lento, porque luchar sigo luchando y soy enormemente feliz por ello. Por el camino he pasado necesidades y he aprendido a hacerlas aliadas y he ganado en sabiduría, en coraje y en cantidad de amigos, algunos amantes y un par de amores o tres absolutamente inolvidables. Uno de ellos, el más grande, Dan, da a esta cuenta su nombre. Mi presencia aquí es un homenaje al amor que nunca se ha roto entre nosotros, como retrato siempre apasionado, a veces alegre, a veces melancólico, del mayor amor de mi vida. Y si además de eso estoy por algo más, es por CREER, así con mayúsculas, que nuestra lucha por brillar en lo más alto como miembros de esta minoría maravillosa de la que formamos parte vale la pena, y aquí ando, mejor o peor, poniendo un granito de arena por ello. Para cualquier otra cosa, mi dirección de email es dan.ambienteg@hotmail.com y mi sitio en Facebook lo tenéis aquí.


'A nuestra manera' tiene 13 comentarios

  1. 02/11/2008 @ 22:42 solrac

    ¿Sabes que es lo único que no me gusta de tus posts?
    Que nunca tengo apenas nada que añadir, no se que comentar.
    Supongo que eso es bueno no¿? En fin Dan, que se te kiere y se te echará de menos :)

    Por cierto, cada día soy más fan tuyo. Me encanta Robbie Williams y su My way :P

    Responder

  2. 02/11/2008 @ 23:13 ritmika

    Dan la verdad es que nunca leyera ningún comentario tuyo..basicamente porq hace dos días como quien dice que visito esta pag tan perfecta…solo quería decirte que me pareces perfecto y….darte las GRACIAS por ser así y decir tantas verdades…

    un beso y un placer leerte…
    a quien no le encanta Robbie Williams?¿?¿ es el hombre perfecto…jajjaa

    Responder

  3. 03/11/2008 @ 01:07 urtzi

    Ha habido siempre pensamientos reaccionarios y de verdad, no me extraña que los reyes piensen así, y poco me importa que lo digan. Se ha dicho que la riena nos representa a todos. Yo desde luego no me he sentido representado nunca por ellos, por lo que pueden decir lo que quieran o callarse hasta la muerte. ¡Viva la república! :)

    Algún día llegará y seremos igual e felices…

    p.d.: me encanta cómo escribes Dan, felicidades.

    Responder

  4. 03/11/2008 @ 03:55 petetetito

    Quien me lo iba a decir, pero no entiendo o no quiero entender este post. Por suerte o por desgracia la gente a parte de su vida publica tiene su vida privada. En la que no pueden pensar lo mismo por lo políticamente correcto o incorrecto.
    En alusiones a la reina, siempre me ha gustado por que siempre ha tenido mucha mano para, con “su poder” hacer muchas cosas muy buenas. Como se dijo en un post hace poco, aunq un humorista haga una broma con los gays, seria justo negarle lo que ha conseguido en otros frentes?
    Seamos justos, y dejando a un lado lo monarquico y republicano, yo por mi parte le reconozco mucho bien desde varias fundaciones que preside.
    Comentar q no me gusta lo q ha dicho, pero sin saber ha ciencia cierta que y como lo ha dicho no dudo en que un comunicado OFICIAL explicandolo estaria muy bien.

    Responder

  5. 03/11/2008 @ 09:53 Set

    Contestando a petetetito.

    Por supuesto que todos tenemos una vida privada y una pública, y para ello no hace falta ser personaje público. Tú la tienes yo la tengo creo que todos/as la tenemos en mayor o menor medida.

    No entraré a discutir sobre la utilidad de la casa real, pero se supone que su unico papel es de representar a tooooodo el estado, y por ello no pueden posicionarse sobre ciertos temas.

    Su unica función es decir poco y muy medido.

    Lo sorprendente (según leo en los medios de comunicación) es que el manuscrito del libro pasó por las manos de los encargados de protocolo…

    Considero que ha sido un desliz muy poco afortunado por parte de la casa real.

    Y que no me fastidien, el comunicado es penoso y demagogo.

    No me vale como disculpa.

    Responder

  6. 03/11/2008 @ 09:54 Sugus

    Como decía “solrac”, creo que hay poco que añadir a tu comentario Dan. Es un placer leerte.

    P.D: Me ha encantado que incluyeras esta versión del “My way” por Robbie Williams, no la conocía!

    Responder

  7. 03/11/2008 @ 20:40 dan

    Robbie Williams está fantástico en ese vídeo. Está siempre fantástico de hecho!! Y ahí en directo, demuestra que tiene una voz tan buena como intuíamos. Me ha gustado especialmente hacia al final. Su emoción antes de subir las escaleras y luego, muy al final, las palabras a tu madre: ‘Mami, este es tu hijo cantando’ Es sencillamente emocionante.

    @ Petetetito. Yo soy monárquico y hago bandera de ello, aunque sea más cool no serlo. Como casi siempre que estoy a favor de algo, lo estoy por argumentos que no voy a exponer aquí o pasa de ser un post gay a uno político. Admiro al Rey y a su mujer, que es reina por ser consorte, no por reinar, y que si en su casa puede tener la opinión que sea sobre lo que sea, ella y cualquiera, en su posición NO PUEDE hacer ese tipo de declaraciones, o ‘dejarlas escapar’ si es que eso lo que ha sucedido. En esta entrada no sólo hablo por ella, hablo por todos los que lo hacen, en todo caso. Nadie tiene derecho a recortarnos libertades y derechos, nadie tiene derecho a decirnos ‘estos se casan, estos no’, como tampoco nosotros tenemos derecho. O nos podemos casar todos o no se casa ni Dios. Es lo que creo.

    Solrac, te adoro, pequeño. Vente a Madrid en Diciembre que estaré por allí, Anda, que quiero matarte de un abrazo o dos.

    Besos

    Responder

  8. 03/11/2008 @ 21:20 Harajuku23

    Bien dicho Dan, aunque se me plantea un dilema ya mentado varias veces: No tiene derecho la señora a pensar lo que le plazca? Vamos a ser precisamente nosotros los que pondremos censuras a partir de ahora?

    Estoy seguro que va a haber más de un despido en Casa Real, porque todo esto, aunque La Reina lo piense, es imposible que admitiera que se publicara…

    Responder

  9. 03/11/2008 @ 21:58 dan

    Harajuku, por supuesto que tiene derecho a pensar lo que quiera y a no poder rectificar por la educación que recibió, como le dije a otro de los editores de este blog, la Reina tiene sangre alemana y griega, luego educación estricta por un lado (y sé lo que me digo, que he trabajado con unos cuantos alemanes y convivido con otros dos, que son gente cojonuda pero los sacas del guión y se quedan gagá), y ortodoxa por la parte griega. Tócate los huevos. Luego es lo que hay.

    Pero cuando tu opinión tiene una relevancia pública especial y esa opinión influye en otros del modo que lo hace un juez, un obispo o una reina consorte, y esa opinión RECORTA derechos de otros o critica derechos de otros, como sucede en este caso, a mi juicio, se les debe llamar la atención severamente, si son incapaces de dejar de hacerlo público.

    Nosotros estamos luchando por nuestros derechos, no por negarles derechos a los demás. Esa es nuestra diferencia, y esa es una clave fundamental de la convivencia, que aún más si cabe, en una democracia, no tienen absolutamente ningún tipo de cabida.

    Y repito, una vez más, soy monárquico, y en la balanza de cosas positivas y negativas que ha traido esta etapa de Monarquía, no me cabe la menor duda que ha sido positiva con mucho, pese a que ninguna institución ni ningún sistema es perfecto.

    Un abrazo, canarión.

    Responder

  10. 04/11/2008 @ 04:10 petetetito

    Por un lado quiero dejar claro que, no me parece bien lo que ha dicho la reina, si realmente lo ha dicho (aunq como bien dicen debería de haber pasado un filtro, q si lo ha pasado se les ha escapado algo garrafal).
    Lo que queria decir esq no me gustaria q se cruzificase a la reina por esto cuando hace muuuuchas cosa buenas.
    Yo soy monarquico pero no por eso ciego y esta claro q muchas cosas q veo no me gustan, pero si hago balance, creo q su saber estar ha sido su tonica general.
    Y dejando a la reina de lado… Siempre estare a favor de luchar por lo que me pertenece, de manera egoista (que para algo me lo he ganado), y de manera colectiva, porque gracias a la gente q ha luchado hasta ahora, la visibilidad conseguida me permite andar libremente por la calle cogido de quien me de la gana!!!

    Un saludo.

    Responder

  11. 04/11/2008 @ 04:13 dan

    Pues ya estamos de acuerdo :)
    Un besazo, texano!!!

    Responder

  12. 04/11/2008 @ 22:05 keldara

    Al habla (o al teclado, más bien) una hetero, con un mejor amigo gay y que siempre, siempre, incluso cuando no era cool, ha defendido que cada uno es lo que es, hace lo que quiere, y nadie puede decirle a otro lo que tiene que ser, hacer, o pensar. Quería dejarlo claro desde un principio.

    Puedo estar de acuerdo, o no, con la Reina en lo que ha dicho. Puedo pensar que se ha equivocado al decirlo, o no, o incluso que no lo ha dicho y como dijo Pilar Rahola en La Noria el sábado pasado, todo es un montaje del Opus (gracias Youtube). Con lo que nunca, NUNCA, puedo estar de acuerdo es con frases como “no tenéis derecho a abrir la boca al respecto”. ¿Perdón? Si nadie, repito, nadie, puede decirte a tí lo que tienes que ser, cómo tienes que pensar, cómo tienes que vestir, cualquier cosa que afecte a tu libertad y a tus derechos individuales y/o colectivos, no cabe que tú digas que alguien, sea quien sea, no tiene derecho a abrir la boca para decir lo que sea.

    No recuerdo quien lo dijo ni la frase exacta, pero era algo así como “no estoy de acuerdo con tus ideas, pero moriré luchando para defender tu derecho a expresarlas”.

    Con un poco de respeto, nos iría mejor a todos. Un saludo cariñoso y ánimo, aún os queda mucho por lo que luchar.

    Responder

  13. 04/11/2008 @ 22:14 dan

    Estimada Keldara, precisamente de respeto estoy hablando. Y sigo creyendo que la frase “no tenéis derecho a abrir la boca al respecto” no es incorrecta, porque sigo pensando que nadie tiene derecho a recortar libertades de otro. Nosotros estamos pidiendo igualdad, otros piden que ‘sólo para ellos’. Repito, nos ponen a la altura de las parejas interraciales hace 50 años.

    Naturalmente que puedo estar equivocado y tú en lo cierto en cualquier caso.

    Un abrazo, gracias por escribirnos y gracias por esos ánimos ;)

    Responder


Comparte con nosotros tus comentarios.

Your email address will not be published.

Blog en Wordpress Theme Old Paper adaptado por Ambiente G