aquiles

Hoy en Gays ilustres en la historia, hablaremos de un personaje mitológico, es decir, que no existió realmente pero a pesar de eso, no deja de ser un ilustre porque muchos dichos populares, escritos, novelas, poemas, obras de teatro o películas han hablado y lo seguirán a haciendo. Me refiero a Aquiles, el del talón. Seguimos pues, en la Grecia clásica, una época con muchos gays ilustres que os iremos contando poco a poco.

Si lo traemos a esta sección es por relación especial con Patroclo, una relación en la que muchos quieren ver, sólo, dos compañeros de guerra y en la que, los más, ven una verdadera realación homosexual, que hubo una relación esta claro por eso, aquí tenemos a Aquiles.

Su vida

Aquiles, un semidiós, hijo de la diosa Tetis y el rey de los mirmidones, Peleo. Con el nombre del padre, normal que el muchacho nos saliese guerrero. Su madre, intentó hacer de el un hombre inmortal y para ello lo sumergió en la laguna Estigia pero cometió un pequeño error, sujetó a su bebe por el talón y aquella parte no se mojó, convirtiendo el famoso talón, en su punto débil.

Ya hemos dicho que era guerrero y participó en la guerra de Troya, tan bien narrada por Homero en La Ilíada. La guerra de Troya se provocó, en parte, porque Paris raptó a Helena, esposa de Meneslao, rey de Esparta. Aunque la guerra ya llevaba nueve años en marcha, Homero comienza su narración sobre Aquiles, con el disgusto monumental que supuso para el que le quitaran a su esclava más querida, Briseida. La chica fue entregada a Agamenón general del ejército griego, ya que a él, los troyanos le habían ‘quitado’ a Criseida.

En conclusión, Aquiles era un guerrero griego que luchaba al lado de Agamenón. El mejor guerrero que tenían y por lo tanto elemento fundamental del ejercito griego.

vaso-griego-aquiles-y-patroclo

El mito gay

Aquiles, a día de hoy, sería considerado un chulazo espectacular, fuertote, guapo, melenón rubio, morenito en fin… un bombón de mucho cuidado. Parece ser que otro de los talones de Aquiles del héroe más guapo de Grecia era su fiel amigo Patroclo.

Patroclo (otro que no debía estar nada mal, ya que conquistó al hombretón del momento) viendo que la balanza se inclinaba a favor del bando troyano debido a la ausencia de Aquiles, decidió salir a luchar vistiendo las armas de éste. Aunque logra aniquilar a numerosos troyanos, al final es alcanzado por Héctor.

Aquiles, destrozado por la muerte de su ‘amigo’ sólo piensa en vengarle. Antes de su muerte, vemos escenas de ternura entre ambos, cuando Aquiles cura a su amigo herido representadas en el arte clásico.

Era tal su fortaleza, que los troyanos huyeron asustados por su bramido tras la muerte de su amado Patroclo. El podía sobrepasar corriendo a cualquier caballo, de ahí le viene su epíteto, el de los pies ligeros, sobrenombre utilizado en numerosas ocasiones por el autor de su epopeya, Homero.

En parte, el mito, ha sido alimentado en estos últimos años ya que, la imagen más reciente de Aquiles, no es otra que la de Brad Pitt en la película de Wolfgang Petersen, Troya.

escultura-aquiles

La muerte de Aquiles

Aquiles consiguió vengar a su Patroclo querido y dio muerte a Héctor. Pero la guerra no había acabado y Paris era el objetivo último. Aquiles lo habría eliminado si no fuera porque Ulises le previno y le contó lo del talón y solo así, Aquiles, el semidiós, chulazo entre chulazos, el guerrero invencible, paso a mejor vida.

La leyenda cuenta que sus cenizas fueron mezcladas con las de Patroclo, así que, si estos dos no eran novios, que venga Zeus mismo, y que me diga que Aquiles no fue un Gay ilustre en la historia, venga, que se atreva a decir lo contrario.

Foto | mfvazquez
En Ambiente G | Safo: gays ilustres en la historia


Tags |