California: Nada está perdido

Sigue a Ambienteg

lesbian_wedding


Las elecciones norteamericanas del 4 de Noviembre dejaron tras de sí unos cuantos bofetones que dejaron bien marcadas las caras del movimiento GLBT no sólo en Estados Unidos, sino por añadidura solidaria, las del resto de nosotros en cualquier lugar del Mundo.

Proposiciones homófobas en los estados de Arizona, Arkansas, Florida y California, acabaron siendo aprobadas. Quizás, de entre todas ellas, la que más eco ha tenido y sigue teniendo es la perversa ‘Proposición 8’, que proponía cambiar el artículo de la Constitución Californiana en la que se habla del término matrimonio, para que este fuera explícita y exclusivamente definido como la unión entre un hombre y una mujer, con lo que el matrimonio entre personas del mismo sexo pasaría a ser ilegal y los celebrados tras el fallo a nuestro favor de la Corte californiana, pasarían a quedar en un extraño limbo en el mejor de los casos, o directamente ser anulados.

Hoy sin embargo, tras la resaca amarga de la victoria del SI sobre tal Proposición, se ha sabido que el Ayuntamiento de San Francisco, comandado por nuestro mejor aliado político, el alcalde Gavin Newsom, todo un icono ya de la lucha por los derechos civiles de los homosexuales en Norteamérica, junto a parejas gays y lesbianas han acudido nuevamente a la Corte Suprema de California, buscando anular la ‘Proposición 8’

Jerry Brown, ex Gobernador de California y actual Letrado General del Estado, dijo que defenderá la legalidad del matrimonio entre parejas del mismo sexo, no sólo en el Tribunal californiano, ya que no descarta acudir en caso necesario, al Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

Tres pleitos fueron enviados a la Corte Suprema, con el fin de bloquear de modo inmediato la ‘Proposición 8’ con el argumento de que dicha proposición viola claramente derechos fundamentales de la propia Constitución de California. Los demandantes son seis parejas solteras, otra casada y las ciudades de San Francisco y Los Angeles, junto al Condado de Santa Clara.

Según Elizabeth Gill, abogada de la Unión Civil de Libertades Americanas y representante legal de las seis parejas solteras: “Uno de los principales propósitos de la Constitución es proteger a las minorías de las mayorías. Porque cambiar dicho principio es un cambio fundamental de los principios organizativos de la misma Constitución, sólo la Legislatura puede tomar la iniciativa sobre dichas revisiones.”

Por otro lado, la demanda interpuesta por los ayuntamientos de Los Angeles, San Francisco y Santa Clara dice que cualquier iniciativa que reste derechos a cualquier minoría, viola los principios de igualdad del corazón del Estado de California.

Como véis, no sólo no hay nada perdido, sino que el empeño de los ultraconservadores por, hablando claro, jodernos vivos, puede acabar siendo, justamente, el principio del fin de nuestras pesadillas.

Seguiremos informando.

Vía | San Francisco Chronicle

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios