Síguenos

ana-botella.jpeg

La nueva alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se está convirtiendo en toda una profesional del escaqueo. Siempre que surge alguna pregunta relativa a los gays, la heredera de Gallardón se sale por la tangente y evita cualquier declaración que le pueda suponer problemas. Preguntada por el matrimonio igualitario, la esposa de José María Aznar respondió que hay que esperar a lo que decida el Constitucional, respetando así fielmente las directrices marcadas por su partido.

Y ahora, preguntaba sobre la posibilidad de que pueda llegar a casar a una pareja gay, Ana Botella ha respondido que no casará a peras, ni a manzanas. Bueno, realmente, no lo ha dicho así. Lo de las peras y las manzanas es una licencia mía recordando sus famosas” palabras. Lo que ha venido a decir la flamante alcaldesa de la capital española es que no casará ni a parejas heteros, ni a parejas gays.

Durante una entrevista en la COPE, una periodista le ha preguntada a Ana Botella si estaría dispuesta a oficiar una boda entre personas del mismo sexo. Y ella, siempre muy lista, y dispuesta a no provocar polémica, ha dicho que “en principio”, no piensa casar “a nadie”, porque esa competencia está delegada en los concejales de distrito, aunque ha señalado que “en el Ayuntamiento de Madrid siempre se cumplirá la ley”.

Aún así, como Ana Botella es muy lista y no quiere pillarse los dedos con nada, la alcaldesa de la capital ha señalado que deja la puerta abierta a un “caso particular”, sin dar más datos sobre la excepción que confirma la regla. Vamos, nada que se parezca a su antecesor. Gallardón no tenía problema alguno en casar a nadie, ya que en el verano del 2006, el entonces alcalde de Madrid celebró su primera boda gay.

Vía I El Economista
En Ambiente G I Ana Botella, con sus peras y sus manzanas, alcaldesa de Madrid

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios