¿Crees que el Orgullo Gay no te representa? ¿Estas seguro?

Sigue a

Orgullo gay

Si crees que el Orgullo no te representa, seguramente eres un gay o lesbiana que pasa desapercibido, que no tiene pluma y que puede hacer su vida sin demasiados inconvenientes. Es probable que estés fuera del armario, pero al no salirte de los estereotipos sociales consigues un nivel alto de aceptación. No es que tu vida sea fácil, pero ser gay tampoco te la complica en exceso.

Es probable que también pienses que los gays que acuden al Orgullo poco tienen que ver contigo, que la fiesta es poco seria y que todo debería tener un toque más solemne o reivindicativo y no tan festivo. Pero el Orgullo es así por una razón, los que primero dieron la cara en los años 60, los que recibieron los palos y los que fueron a la cárcel, fueron los gays que más pluma tenían y muchos transexuales. Seguramente fue así porque para ellos era más complicado esconderse y, en vez de hacerlo, decidieron salir a luchar, y es gracias al esfuerzo que hicieron ellos que hoy en día disfrutamos del Orgullo y de la libertad de ser homosexuales. Ellos crearon el Orgullo y gracias a ellos es un carnaval con personalidad y no una manifestación más.

Ser homosexual en los años 60, cuando sucedió todo lo de Stonewall y aquí teníamos la ley de peligrosidad social, no debía ser nada fácil. Pero no hay que ir tan lejos para entender que todavía necesitamos luchar y que debemos agradecerles el esfuerzo los que vinieron antes que nosotros. Siempre recordaré la primera manifestación del Orgullo Gay a la que fuí en Barcelona, no hace tantos años, en la que éramos alrededor de 200 personas. Nada que ver con la fiesta que se monta hoy en día. Llegué allí con unas amigas con mucho miedo, pero un grupo de transexuales vestidas de vedette no tardaron en hacernos entender que estaban dispuestas a hacer uso de la fuerza para defender a cualquiera que quisiera unirse a la marcha. Por suerte no fue necesario pero si que tuvieron que hacer callar a más de un matón de instituto que creía que podía meterse con todos nosotros sólo por ser homosexuales.

Personalmente les estoy muy agradecida. Nos hicieron sentir seguras en una situación claramente violenta, y también entendí muchas cosas de nuestra historia y de por qué ellos se merecen que, como mínimo, les honremos durante el Orgullo, una fiesta que montaron ellos porque fueron ellos los primeros que defendieron sus derechos, pero también los nuestros.

Ellos ya hicieron su trabajo. Lucharon y crearon una fiesta reivindicativa a su imagen, y gracias a ellos hemos conseguido muchos derechos. Ahora te toca a ti, el del gay que pasa desapercibido, es tu turno de salir a la calle, ir al Orgullo y ayudar a conseguir lo que todavía nos falta. Tu presencia es importante. Hoy en día al Orgullo asisten familias con niños para disfrutar de la fiesta —para muchos padres es una buena forma de mostrarles la diversidad desde pequeños—, alguno de esos niños de mayor será gay y seguro que agradecerá saber que se puede ser gay sin dar la nota —igual que agradecerá ver que la pluma es algo normal—.

Si tú y todos los que son como tu —que pasáis desapercibidos— asistís al Orgullo, lo haréis vuestro mostrando vuestro punto de vista. Y entonces, el Orgullo os representará. Si no lo hace es porque no vais, o simplemente porque no queréis.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios