De piquetes y armarios

Sigue a Ambienteg

Piqué y el piquetón

Por si alguien no se ha enterado, hoy es el 29M, el día de la huelga general. Básicamente hoy tenemos el derecho y la libertad de manifestarnos en contra de las reformas laborales que éste, nuestro gobierno, tiene en mente llevar a cabo. Reformas que, como no gustan mucho, son criticadas en la calle por el pueblo.

Esta es una de las desventajas de la democracia: el partido al que la mayoría del pueblo votó es el partido que toma las decisiones. Imagino que si todos los que se quejan hoy hubieran ejercido su derecho a voto, no tendríamos que ejercer hoy nuestro derecho a huelga. Pero al tema. Uno de los iconos clásicos de las huelgas generales son los piquetes. Y como las fotos de los piquetes son tremendamente aburridas, he preferido ir a la broma fácil y encabezar este post con una fotaca de Piqué y su piquete grande, o sea, su piquetón. Festival del humor.

Los piquetes, teóricamente informativos, son agrupaciones de personas humanas (casi siempre) que amablemente impiden a otras personas humanas acceder a su puesto de trabajo. Es decir, intentan convencerte de manera física que hagas huelga. Es decir, del derecho a la huelga pasamos a la obligación a la huelga.

Es entonces cuando se crea una paradoja muy grande, porque siempre tachamos a la derecha de autoritaria y dictatorial. En estos piquetes, suelen ser personas con ideología no derechista, los que tratan de obligar a otras personas a pensar como ellos. Me parece una forma muy lógica de predicar con el ejemplo.

Y yo, que soy muy superficial para estas cosas y siempre lo llevo todo al terreno gayer me he puesto a pensar. ¿Qué pasaría si hiciesemos piquetes el día del Orgullo? O sea, si hiciesemos outing, que dicen los anglosajones, y sacasemos del armario a aquellas y aquellos que permanecen confortablemente en él.

Siempre he sido muy partidario y defensor de salir del armario en todos los ámbitos posibles de tu vida. Salir del armario en casa, en el bar, en el trabajo… la visibilidad nos hará más fuertes y normalizará nuestra situación. Pero también creo que cada uno y cada una sale del armario cuando quiere, cuando lo cree necesario o cuando puede. No todas las situaciones son iguales. No todas las familias piensan antes en el amor a un hijo/hermano, hija/hermana que en el qué dirán. No en todos los trabajos es fácil ser homo o bi o trans. No todos tus amigos o amigas son tan buenos amigos como crees.

Tengo un amiguete sindicalista que seguramente hoy habrá estado en algún piquete. Este amigo está totalmente armarizado en casa. Él, con su piquete informativo, habrá retrasado, habrá frenado e incluso habrá impedido a algún currito acceder a su puesto de trabajo. Si le damos la vuelta a la tortilla (inserte su broma lésbica aquí) y esos trabajadores le plantean el aparecer en su casa y sacarle del armario a empujones contra su voluntad, seguramente se hubiera planteado lo del piquete.

Porque la verdadera ventaja de la democracia es la libertad que todos y todas deberíamos tener para opinar, políticamente, de una forma u otra. Al igual que no juzgamos a nadie por el brazo con el que se masturba, no debemos juzgar a nadie por el bando político que más le convence. Ni por la decisión, personal e intransferible, de ejercer el derecho a huelga o no. De igual forma deberíamos tener libertad y derecho, al igual que no hay obligación, para salir del armario sin temer posibles repercusiones.

Armario Bella y BestiaAnímate a salir del armario, mari

Foto de Piqué | Medecrece

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios