madrid2.jpg

El tema de la prostitución es siempre un tema polémico. Pero no por ocultarlo el problema desaparece. De ahí que creo que son especialmente importantes iniciativas como la de la Fundación Triángulo, que ha realizado un estudio sobre el estado de la prostitución masculina en Madrid.

Y entre las conclusiones que podrían extraerse de dicho estudio, una de las más llamativas es que la prostitución masculina madrileña ha abandonado las calles del barrio de Chueca para concentrarse en pisos y sobre todo, en internet.

Además,y según se recoge en el estudio, en la capital española, y especialmente en Chueca, tienen abiertas sus puertas bares de copas, pisos y saunas en los que es frecuente que se practique la prostitución, aunque no en todos ellos se permite esta práctica.

En este sentido, desde Triángulo han detectado sólamente tres pisos una una sauna se dedican en exclusiva a la prostitución, mientras que en un par de locales también se permite. Una cifra que es cuando menos, llamativa.

Esta escasez de locales detectados por la Fundación Triángulo puede deberse a la implantación de las nuevas tecnologías y a los cambios que internet ha introducido en el negocio del sexo de pago para hombres, como los chats, tanto los genéricos como los específicos de chaperos, o los perfiles de los trabajadores del sexo en la red.

Según el estudio, la prostitución masculina en la calle tuvo su momento álgido en los años 80, y se ubicaba en determinados puntos situados entre la Puerta del Sol y Recoletos, teniendo Chueca como su zona central. En esta zona trabajaban sobre todo ciudadanos españoles que recurrían a prostituirse para conseguir dinero con la que poder comprar drogas.

Pero con la liberación sexual y con la normalidad, llegaron los locales de copas y los cuartos oscuros que hicieron que una buena parte de estos trabajadores del sexo dejaran la calle, reduciéndose su presencia a zonas como la calle Almirante o el entorno de la Puerta del Sol, una zona en la que se concentraban los trabajadores del sexo con un nivel socio económico más bajo.

En la actualidad, el estudio revela que la zona de prostitución que había en el entorno de la calle Almirante ha desaparecido, mientras que en la zona de la Puerta del Sol apenas queda un pequeño grupo que se dedica a la prostitución. Un grupo que en su mayoría son inmigrantes que están en situación irregular en nuestro país y que son mayoritariamente de origen latinoamericano, magrebí y de Europa del Este.

Los técnicos que han redactado el informe destacan que muchos de ellos apenas conocen el idioma español y que su difícil situación económica les hace cobrar mucho menos dinero por sus servicios de lo que suelen cobrar el resto de sus compañeros en mejor situación socioeconómica.

Vía I Qué
En Ambiente G I La Fundación Triángulo lanza una web para mujeres transexuales y hombres que practican la prostitución


Tags |