¿Madre e hija o amantes lesbianas?

Sigue a Ambienteg

millionaire

Olive Watson, de 43 años, decidió en 1991 que la única forma que tenía de proteger legalmente a su pareja, Patricia Spado, de 44 años, era adoptarla. Y así lo hizo al no poder casarse con ella.

Este caso refleja las dificultades que tienen todavía hoy en día muchos homosexuales para ‘formalizar’ sus relaciones y proteger sus intereses legales y financieros, y, sobre todo, las drásticas medidas que algunos son capaces de llevar a cabo.

Pero aquí, justamente, el problema ha sido el dinero, ya que Olive es hija de Thomas Watson Jr, presidente de IBM desde 1952 hasta 1971.

Pasados 16 años, la pareja se ha separado. Pero cuando la viuda de Thomas Watson Jr murió en 2004 dejó muchísimos millones en herencia a sus nietos.

Pues bien, ahora, Patricia Spado, como nieta adoptiva, pide la parte que le toca. La familia Watson por otro lado está intentando anular la adopción.

Un caso como este no se puede dar en todas partes, ya que, por ejemplo, en España el adoptado tiene que ser como mínimo 16 años menor que el adoptante. Tampoco es frecuente que se pueda adoptar si los implicados mantienen una relación sexual.

Pero en Maine –donde tuvo lugar la adopción- por aquel entonces sólo se exigía que las dos partes vivieran en ese estado –la ley ya ha sido modificada-.

Todavía no se ha resuelto el caso, pero la situación es complicada para la familia Watson, ya que para conseguir la anulación deben probar que hubo fraude o que el juzgado erró en sus procedimientos según la ley vigente en 1991.

Vía | Reuters

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios