Miss Croacia y la expansión del mariquitismo

Sigue a Ambienteg

miss_croacia_gay


Antes de que os llevéis las manos a la corona, reinas, al ver el término “mariquitismo” en el título, dejadme contaros lo que ha sucedido, que luego aclararé convenientemente el síndrome “lost in traslation” que padecí en la elaboración del post.

El caso es que Josipa Kusic, Miss Croacia y semifinalista a Miss World 2008, asistió el otro día a uno de los acontecimientos sociales más importantes del cruasán balcánico, Croacia, cuna de Davor Suker, ex novio de Ana Obregón y responsable último de que la medusa de Versace y las camisetas con logo XXL camparan a sus anchas por los polígonos españoles.

Y mientras se pateaba la tupida alfombra roja, embutida, supongo, en un finísimo modelo del H&M, fue interrogada por los medios Croatas acerca de los rumores que la relacionaban con Dino Bubicic, Mister Croacia, el níveo chavalote que la acompaña en la foto. Y ella, bocachancla acostumbrada a dar más información de la que le solicitan, declaró:

“El mariquitismo esta colonizando este país, ya que cada vez que a un hombre le gusta una mujer es noticia”.

Lo que desconocemos es si lo decía dolida porque su romance con el Míster hubiera trascendido o por que el Mister, del que se rumorea pierde aceite y disloca la cadera con desmedida soltura, la hubiera rechazado por una infección de mariquitismo. Fuera lo que fuese, la tía metió la pata hasta el zancarrón.

Y ahora vamos al tema de la traducción, para acallar voces discrepantes o atraerlas al redil de la polémica. La señorita dijo “Zar je pederluk u nas toliko uzeo maha da se pise o tome kad se muskarac napali na zenu?” y en Croata Peder/pedercina significa literalmente “Maricón”, “Fag” en inglés, que es la lengua de la que he traducido sus sabías palabras.

“Pederluk”, que es el término que ella utiliza, vendría a traducirse como “faggotry” en inglés, que en castellano llano sería algo así como “Mariconería” o “Mariconismo”, que yo que soy fina como un ferrero roche he convertido en “mariquitismo”. Llamadme Lazara, Lazara Carreter, tías.

La cosa es que la lumbrera coronada ésta, lo único que ha conseguido con su perlita homófoba, ha sido que la conozcan hasta los mariquitas de la remota Wisconsin, porque Miss Croacia y Suss tonterias se quedarán en lo más profundo del cruasán balcánico gracias a Dior. Eso si, al chulo me lo mandan por correo urgente por favor.

Vía | Oh No They Didn’t

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios