Nick Clegg revoluciona el Reino Unido y apoya el matrimonio homosexual

Sigue a

nick-clegg.jpg

Si yo fuera británico, tendría muy claro a quién votar en las próximas elecciones. Y el elegido sería Nick Clegg. Líder del Partido Liberal Demócrata, ha irrumpido con fuerza en la campaña electoral británica, haciéndose un hueco entre el laborista Gordon Brown y el conservador David Cameron, logrando tambalear el sistema bipartidista imperante en el Reino Unido.

A sus 43 años, tiene una imagen joven y moderna, es europeísta, tiene una cartera llena de propuestas y ha dejado fuera de juego a sus dos rivales, colándose en muchas encuestas en segundo lugar en intención de voto, aunque luego la ley electoral británica le deje con bastantes menos escaños que al Labour y a los tories.

Y además de sus propuestas en diversas materias, apoya claramente el matrimonio homosexual, además de promover políticas educativas a favor de la diversidad afectivo-sexual en todos los centros escolares, incluyendo a los colegios religiosos.

Y al menos para mí, es el político más sincero en el campo de los derechos LGBT. Los laboristas de Gordon Brown llevan años gobernando, y en el Reino Unido los gays todavía no se pueden casar. Y de la reconversión de los conservadores de Cameron hacia la igualdad de todos los ciudadanos, me permitiréis que dude todavía, a pesar de que hace no mucho sacaron un listado con los candidatos conservadores que tenían fuera del armario. Pero en sus filas, todavía hay importantes figuras que no tolerarían que dos hombres o dos mujeres pudieran contraer matrimonio. Y algunos de esos ejemplos han salido a la luz durante la campaña electoral, tal y como habéis podido leer en este mismo blog.

Pero como no sólo de política de derechos LGBT debe vivir el gay, también me gustan el resto de sus propuestas, que lo han puesto en el centro de la diana para la derecha más recalcitrante del Reino Unido. Casado con una abogada natural de Valladolid, el líder de los libdems es un europeísta que quiere marcar distancias con Estados Unidos, consciente de que Obama ya no mira al Reino Unido como lo hacía antes, sino que ahora prefiere desplazar las relaciones diplomáticas hacia países emergentes como India, China o la propia Rusia.

Entre las medidas que podría destacar de este líder nato, podría destacar la subida de impuestos para los más ricos, que las viviendas de más de 2 millones de libras paguen un impuesto especial, que nadie pague impuestos por las primeras 10.000 libras de ingresos, además de medidas de otro tipo, como querer convertir el Reino Unido en un estado federal, o cambiar el sistema electoral británico por otro más representativo.

No se si llegará a ocupar Downing Street al convertirse en Primer Ministro, o si formará parte del próximo Gobierno Británico, al convertirse su formación en el partido bisagra que permita formar Gobierno. De momento, está recibiendo importantes apoyos desde diversos sectores sociales, y de artistas de la talla del líder de Codplay, Chris Martin, o del actor que interpretó a Harry Potter, Daniel Radcliffe .

Muchos lo comparan con un moderno Robin Hood, o incluso con el presidente norteamericano Barack Obama. Pero yo lo veo mucho más real, más pegado a la calle, con políticas detalladas, frente a las ambiguas propuestas de sus dos rivales.

Políticas capaces de aumentar la igualdad de los británicos (gays incluidos, por supuesto, gracias al avance en los derechos LGBT), y sacudir la caspa a un país que por mucho que tiren con bala contra España, no está en una situación económica mucho mejor que nuestro país, con una deuda galopante que alcanza ya el 60% del su PIB.

Vía I El Plural

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios