Soy homosexual. La importancia de decirlo

Salir del armario

Últimamente escucho con demasiada asiduidad una frase que ya me empieza a sonar manida. Viene a ser algo tal que así: “no tengo que contarle a nadie que soy homosexual; los heteros no van por ahí diciendo que lo son”. Y yo que soy arduo defensor de salir del armario, tanto por liberación personal como por contribución a la normalización colectiva, no puedo estar más en contra de esa afirmación.

Hay quien cree que ya está todo hecho simplemente por estar en el siglo XXI y que hayan sido muchos en la historia los que han recibido palos hasta llegar a la situación de “libertad” de la que ahora disfrutamos. Quien quiera engañarse, libre es de hacerlo. Pero que no nos venda milongas a los demás. Afortunadamente, somos bastantes los que podemos vivir de forma plena nuestra orientación sexual. Y sin que nadie nos tosa. Ni nos escupa. Al menos, hasta el día de hoy y toquemos madera. Que nunca se sabe.

Pero intentar hacer ver que no es positivo o incluso necesario salir del armario no es más que una excusa barata para permanecer allí donde los miedos propios te tienen arrinconado. Estos días es noticia Zachary Quinto y su oficilización de lo que era un secreto a voces. Bienvenido, querido, a este lado de la realidad. Un lado en el que seguramente él ya vivía, aunque no lo hiciese de cara a la opinión pública.

¿Y para qué sale del armario? ¿Qué conlleva eso de bueno? Pues en un mundo perfecto, en el que todas las personas fuesen iguales de verdad al 100%, no supondría absolutamente nada. Pero resulta que por mucho siglo XXI que esté transcurriendo, ni este mundo es perfecto, ni la igualdad real es un hecho. Cuantísimos actores de Hollywood hay que se ven obligados (sí, obligados) a ocultar su orientación sexual por riesgo a que su carrera se vaya al garete. No os cuento nada nuevo.

Pero que ahí no queda la cosa… Cuantísimos militares ha habido en Estados Unidos hasta hace bien poco que se tenían que quedar callados. Y cuantísimos futbolistas hay que tienen que seguir oliendo a alcanfor. Y cuantísimas persona en el mundo no pueden casarse o tan siquiera besarse por miedo a ser castigadas con la pena de muerte. Y cuantísimos adolescentes hay aterrados por la situación que viven que llegan a plantearse el suicidio e incluso cumplirlo. Todo esto pasa en el siglo XXI. Todo. Y no son más que unos pocos ejemplos.

En cambio, ¿alguien podría decirme cuántos adolescentes heterosexuales se suicidan por problemas derivados con su orientación sexual? ¿Ninguno tal vez?

Hay algo que está claro: en este mundo imperfecto se presupone que cuando una persona nace es heterosexual. Puede ser más o menos justo. Pero es lo que hay. Y esa concepción nos obliga a aquellos que no estamos dentro de la norma dominante a tener que levantar la mano para decir que a la personas que amamos son del mismo sexo que nosotros. Quizás algún día no sea necesario sentarse delante de familiares y amigos y decir eso de “soy homosexual”, pero para que ese momento llegue, hoy toca echarle cojones y hablar claro. Es la única forma de que el mundo sea un poco más perfecto.

En Ambiente G | En el armario fuera del trabajo ¿y dentro?



Sobre

Antes llevaba antifaz y castigaba. Ahora solo llevo barba. Periodista y escritor. Autor de 'La muerte no huele a nada', Premio Shangay 2011 a Mejor Libro LGTB del Año. Blogueando desde 2005, que se dice pronto. Gay. Sí, con todas las letras.


'Soy homosexual. La importancia de decirlo' tiene 24 comentarios

  1. 17/10/2011 @ 22:38 5924

    Es muy interesante el tema que planteas, y estoy de acuerdo en parte. Contaré un poco de mi experiencia personal: yo crecí y me crie en colegios religiosos (principalmente del Opus), y a los 17 años me di cuenta de que me empezaba a sentir atraído por hombres (hasta entonces me molaban las tías 100%).

    Durante años me castigue a mí mismo por esos sentimientos que consideraba que eran horribles y no solo eso, engañe a muchas personas por el camino, negándoles ser quien era en realidad (muchas tías incluidas) y viviendo una doble vida (gay discreto por chats y páginas de contactos), heterosexual de día y en fiestas de guardar.

    Ahora por fin, y después de mucho tiempo y pasarlo de puta pena he hecho las paces conmigo mismo y me he aceptado tal como soy. Y lo que es más importante, la gente que me quiere me respeta y me acepta también.

    Entonces, yo creo que uno no puede estar en un armario, ni engañarse a sí mismo ni a los demás, pero tampoco veo bien ir con una bandera del arcoíris pegada en la frente. Gente que hace de su condición sexual un estilo de vida, y que antes que personas son Gays o Lesbianas.

    Al final eso más que cohesionarnos con el resto de la sociedad, nos separa y divide. Yo no veo la necesidad de ir gritándolo a los cuatro vientos, pero YA NO ME ESCONDO. En definitiva yo creo que esa es la clave, la naturalidad y el ser uno mismo. Un saludo castigador y perdón a todo el mundo por el tocho!

    Responder

    • 17/10/2011 @ 22:48 8308

      Exactamente lo que quise decir en mi comentario principal (#3).

      Responder

  2. 17/10/2011 @ 22:46 marcog

    Muy buen artículo. Es la mentira de estar diciendo no tienes que decírselo a nadie. Muy bien, pero y ¿cuándo me preguntan por qué no tengo novia? ¿cuándo me dicen “¿qué chica te gusta”? evadir la pregunta es negarse a sí mismo. No es salir y gritarlo a los cuatro vientos, es simplemente poder decir con naturalidad: no tengo novia, porque no me gustan las mujeres, me gustan los hombres.

    Responder

  3. 17/10/2011 @ 22:47 8308

    Pues me parece no del todo acertado tu punto de vista. Yo aplaudo la lucha por la libertad, pero no aplaudo la lucha por la libertad si encima me exigen que hay que salir o no del armario o cuajar en cual o tal sector, porque deja entonces de ser libertad para ser libertad condicional.

    Lo ideal sería que un adolescente (por poner un ejemplo) no tenga que decir si es no homosexual, pero que cuando se eche novio nadie lo vea como algo raro. Ahora si siente que quieres decirlo y que anunciar tu orientación sexual definirá tu estilo de vida, bienvenido sea, pero que sea una elección, personal, ni mejor ni peor, pero sí una elección propia. Porque la moda ahora parece que si eres gay pero no lo andas anunciando a lo cuatro vientos entonces eres menos persona. O si no vas al desfile del Orgullo no estás reivindicando tus derechos. Después se quejan de los tópicos.

    ¿Acaso se han puesto a pensar que hay tantos tipos diferentes de ver y vivir la vida sin importar si eres homosexual como hetero, bi o transexual?

    Responder

    • 17/10/2011 @ 23:43 pilimili

      Nadie dice que tengas que salir obligatoriamente del armario. No es que sea cuestión de una “obligación social”. Simplemente que lo de que el comentario de “hoy en día no tiene ningún sentido hablar públicamente de la homosexualidad / hacer numeritos públicos de salida del armario” es una idea muy errónea.

      Responder

  4. 17/10/2011 @ 23:07 caballerow

    Creo que aqui la gente confunde las cosas. O mas biem ,estan diciendo lo mismo que quiere decir El castigador. No creo que su intencion sea decir que lo primero que tengamos que decirle a una persona nada mas conocerla es ‘soy homo/bi!! sino que, si en algun momento de la conversacion, surge el tema, lo digas. A mis amigos cuando me di cuenta se lo dije directamente, porque si que veia que lo normal era decirlo directamente. Pero por ejemplo cuando empece a la uni fui diciendole a la gente si venia a cuento de la conversacion, y hablo con mucha naturalidad de lo que me gusta o no..y lo que es mas, mis compañeros heteros de clase no se sienten nada incomodos… Asi que no me parece justo que desees, que pidas que la gente trate con naturalidad tu sexualidad si tu mismo no la tratas asi. ¿Si no lo haces tu, como lo van hacer ellos? aunque tambien hay situaciones en las que lamentablemente lo mejor es estar dentro del armario, si el ambiente en el que vives es demasiado hostil

    Responder

    • 17/10/2011 @ 23:17 5924

      Si yo creo que estamos más de acuerdo de lo que pueda parecer. Yo a mis amigos despues de muchos años de mentiras se lo dije claramente, al igual que a mis padres y a mi hermano. Y si sale el tema lo digo sin ningun problema. Pero no estoy todo el día con lo mismo en la cabeza ni lo suelto antes que decirle mi nombre a la otra persona, a eso me refiero. Pero comparto mucho de lo que decis castigador y tu

      Responder

  5. 17/10/2011 @ 23:15 blacklynx

    Gran artículo. Una lástima que todavía la gente necesite gritar. Soy Homosexual ¿y qué? para apoyar a los que todavía se engañan a si mismos, por culpa de una sociedad, que aun siendo mas liberal, todavía no acepta la homosexualidad como algo normal, y tras ello, pruebas como que el matrimonio no sea legal en muchos países, la adopción por parte de gays es impensable y un largo etc. Como dices, muchas personalidades famosas se tienen que esconder porque según “alguien importante”, para ser un famoso respetado, hay que ser heterosexual, y tienen que llevar una doble vida. No me creo que con tanto futbolista profesional, no haya ninguno gay (por estadística, alguno tiene que haber), pero claro, si dice ser gay, pierde el respeto de la afición, aunque sea el pichichi de su liga. O actores/actrices que les prohíben decirlo porque los venden de galanes o femme fatalles, y no pueden decirlo públicamente, aunque en su vida privada lleven años viviendo con su pareja.

    Responder

  6. 17/10/2011 @ 23:17 6072

    vamos a ver, yo esta frase la considero verdadera a medias. la considero verdad porque es cierto que no tienes que contarle esto a todo el mundo ni nada, ni escamparlo, porque esto es algo de cada uno y a nadie le importa realmente si eres homosexual o heterosexual. pero tampoco hay que esconderlo. yo cuando sali del armario, lo empece a decir en plan “confesion”. era algo muy importante. queria que mis amigos mas cercanos lo supieran porque era importante para mi. pero poco a poco fui entendiendo que salir del armario no es que todos sepan que eres gay, sino que no tengas miedo a decirlo. es decir, yo ya no lo voy escampando por ahi ni nada, pero a diferencia de antes, ya no lo niego, ni evito preguntas del tipo: tienes novia? a que esta buena esa tia? para mi es eso salir del armario.

    aunque debo confesar una cosa. la segunda frase esa, la de que los heteros no lo van diciendo, me ha dado que pensar. esta bien salir del armario, porque te quitas una carga que llevas encima, pero por otro lado, preferiria no haber tenido que llevar esa carga durante esos años en que negaba lo que yo era. hubiese preferido no salir del armario, preferiria no haber estado nunca en un armario, y gozar de una normalidad desde un buen principio. y creo que trabajamos para eso no? para que eso de salir del armario ya no tenga porque pasar, para que no haya ningun armario del que salir, y que todos podamos gozar de una normalidad desde bien pequeños.

    algunos creen que salir del armario es escampar a los cuatro vientos que eres homosexual, y tampoco es esto. los heteros no van diciendo que son heteros ni nada. nosotros tampoco tenemos. pero los heteros no tienen que esconderse por serlo, y nosotros tampoco tendriamos que hacerlo. por eso estoy de acuerdo con tu articulo solo a medias. estoy a favor de salir del armario, de no esconderse. pero no de ir aireando tu vida privada a los cuatro vientos, porque al fin y al cabo, a nadie le importa eso, solo a ti. excepto en sectores como en el del futbol, donde hay un gran tabu instaurado, y salir del armario y decirle al mundo que eres gay es una gran ayuda para dar visibilidad al tema y romper con el tabu y empezar a discutir las cosas para que se puedan aceptar y normalizar.

    Responder

  7. 17/10/2011 @ 23:46 pilimili

    Me parece lógico que la gente “de por hecho” que una persona es heterosexual de base. A fin de cuentas, proporcionalmente es mayoría, y la mayoría cría prejuicio. Sin embargo, me parece más coherente y justo que lo que se de por hecho sea la bisexualidad. No es que se crea de base que todos somos bisexuales, no voy por ahí, sino que se deja abierta la puerta a todas las posibilidades, sin dudas y sin encontronazos.

    Ahora el chiste, si más chicos homosexuales llevasen una pegatina “sí, soy gay” pegada en la frente… me habría ahorrado muchos momentos vergonzosos en noches de ligue… jeje.

    Responder

  8. 17/10/2011 @ 23:47 xico_madrid

    Yo no estoy nada de acuerdo con lo que se dice en este post, cada uno tenemos una situación o entorno diferentes, y tratar de generalizar lo que es correcto o no es un error precisamente por eso, por tratar de generalizar algo tan complejo como cada situación personal. Por mucho que estemos en el siglo XXI, hay muchos entornos, la mayoría me atrevería a decir, que no aceptan la homosexualidad como algo “normal”, y los gays no somos más que gente rara, por decirlo de una forma fina… Y hablo sin ir más lejos por mi experiencia propia:
    Yo trabajo en una empresa de lo más normal, pero muy muy normal, no estoy en el ejercito, ni soy un obrero, ni nada por el estilo, simplemente es un ambiente tradicional, con la típica gente hetero de mediana edad (de 30/35 para arriba) que hay en cualquier sitio. Y no pasa día en el que no oiga comentarios de bujarras, truchas, maricones, etc etc… Así que, ¿qué se supone que tengo que hacer yo? ¿Ser el gay modelo que sale del armario para defender que su orientación sexual es tan normal como la heterosexual, sentirme el centro de atención de toda la oficina, aludido cada vez que se hiciese un comentario de maricas o similar?
    ¿O simplemente ignorar las gilipolleces que dicen, e inventarme cualquier tontería cada vez que me pregunten acerca de mi novia/ligue, y pasar del tema?
    A mi no me gusta ser el centro de atención para nada, me gusta pasar desapercibido, así que la respuesta está clara.
    Hay gays que solo queremos tener una vida lo más cómoda y feliz posible, no ser bandera de ninguna liberación, aunque ello suponga no decirle a todo el mundo que nos gustan los tíos.
    Por no confundir (o generalizar), no soy ningún reprimido, he tenido parejas, rollos, follamigos, salgo por chueca de cuando en cuando, y mis amigos saben que soy gay y lo aceptan naturalmente.
    Y admiro mucho a la gente que es tan valiente como para salir del armario para cualquiera, desde la portera hasta el panadero, pero por favor, un poco de respeto para los que no tenemos un entorno adecuado como para sentirnos cómodos haciendolo, y no nos tachéis de infelices o reprimidos por ello, porque no es así.

    Responder

    • 18/10/2011 @ 00:36 caballerow

      ¿Sabes que si todo el mundo hubiese actuado como tu aun seguiriamos como hace treinta años? Se que suena a contradiccion con mi anterior comentario, pero cuando me referia a situaciones en las que tienes que estar en el armario pensaba en adolescentes de regiones muy conservadoras(Cinturon de la biblia en USA,Italia..) cuyas familias serian capaces de abandonarles a su suerte o torturarles no por unos compañeros de trabajo ignorantes. De hecho, mucha gente que habla asi es porque tiene un estupido estereotipo en la cabeza y no conocen a ningun homosexual, y si conociesen a alguno la coa podria cambiar bastante. Te parecera una tonteria, pero sin saberlo podrias facilitar mucho las cosas a terceras personas, y a ti no complicartelas para nada. En fin , lo siento, pero es que todavia no entiendo como la gente a cierta edad todavia deja pisarse asi y aguanta oir ciurtas cosas que deberian considerarse intolerables. No soy nadie para decirle a la gente lo que debe de hacer, cada uno es dueño de su vida y hace lo que le da la gana, lo que uqiero decir es que respeto tu decision pero en ningun momento puedo compartirla.

      Responder

    • 18/10/2011 @ 01:38 mr-c

      No pretendo ofenderte, pero sí estás reprimiendote y coartando tu voluntad, y creo que ni siquiera eres consciente de ello.
      No te digo que salgas del armario, cada uno debe hacerlo cuando se sienta preparado, pero lo que no puedes negar, es que la decisión de no hacerlo está coaccionando tu forma de relacionarte en tu entorno de trabajo, donde pasas un tercio de tu vida, que no es moco de pavo.
      Insisto, no te estoy diciendo que estés obligado a salir del armario, ni que seas infeliz, pero lo de reprimido, ojo, como hemos sido todos cuando estábamos en el armario, no te lo quita nadie.

      Responder

    • 18/10/2011 @ 10:36 8551

      Tu ves, a esto mismo me refería. Basta que defiendas lo que haces como una opción para que la gente proyecte lo que haría o dice que haría en tu situación. Si lo haces es como si eligieras bando, o blanco o negro, o con nosotros o contra nosotros. xico_madrid…haz lo que quieras o puedas, gracias por tu sinceridad!

      Responder

    • 18/10/2011 @ 12:06 Ewaneko

      Yo pasé por una situación parecida, sólo que los comentarios de “bujarras, maricones, etc” y lo de “¿aún no tienes novia?” etc, lo viví en mi propia família. Te aseguro que una vez lo digas, esos comentarios irán a menos y si por el contrario no es así y no saben respetarte, esa gente no merece tenerte como amigo/compañero de trabajo.

      Yo pensaba que en mi família no se lo tomarían muy bien y una vez lo dije tampoco fue para tanto. Mi abuelo, con 87 años pensaba que no lo entendería, pues siempre ha sido como muy conservador, pues no sabes la alegría que me dió cuando me dijo “dale recuerdos a Héctor (mi pareja) de mi parte”. A veces es más el miedo a las reacciones que las propias reacciones en sí.

      Te animo a que des el paso y lo cuentes. Simplemente cuando te vuelvan a preguntar por tu novia, corrígeles, diles que es con “o”. Si te aprecian, no le darán más importancia de la que tiene y tú te sentirás mejor. De lo contrario, seguirás sin ser tu mismo.

      Ánimo ;)

      Responder

  9. 18/10/2011 @ 00:32 8544

    Solo puedo decir…. !INCREÍBLE¡
    Salí del armario a los 15 años (ahora voy a cumplir 17), y la sensación de libertad y de que no tengo que ocultar nada desde ese entonces es tremenda.
    Desde aquí animo a toda la gente que no ha salido del armario que salga de una vez y que lo reconozca, no es nada malo y no te vas a arrepentir, no hay color. :)

    Responder

  10. 18/10/2011 @ 10:27 8551

    Cuando tenía 15 años sufrí la homofobia en carne propia, antes siquiera de saber cuál era mi orientación sexual, e imagino que en parte por ello he tendido a observar y tolerar en mi entorno muchas más posibilidades de las que suelen ejercerse en el colectivo LGBT, que algunos siguen viendo como una gran familia feliz…espejismos para todos los gustos.
    Pertenezco a ese nutrido grupo de homosexuales invisibles, cuyo sentido de la libertad de opinión y autocrítica entra en conflicto constante con la ideología del colectivo. La gente importante en mi vida, sabe quién soy y por extensión a quién puedo traer a una comida de navidad; pero para mi es algo natural, no tengo un conflicto con el mundo por ser homosexual. Como dices: “Al menos, hasta el día de hoy y toquemos madera. Que nunca se sabe.”. Sí se sabe, esos tiempos volverán…porque desgraciadamente no estamos integrados sino que hemos construido un imperio paralelo, con su economía, su estado y su “religión”. Hoy día, tu inclinación sexual, tu represión o autorepresión, debe ser satisfecha con una “explosión” identitaria en todos los escenarios posibles y eso lejos de ser positivo es una soberana tontería. Para muchos no es tan fácil, en absoluto, pero dudo muchísimo que la forma en la que hoy día hay que hacerlo ayude en poco o nada a vivir tu vida sin el constante repiqueo de autojustificaciones en el que se convierte una vida llena de etiquetas.
    No es una guerra, no es una herida, es un irreconciliable desacuerdo puntual con el obsesivo universo queer que padece el síndrome del espejo.
    Hará unos años se trataba de hacerse un hueco en la sociedad represiva, visibilizar una identidad sexual tan real y practicada como la heterosexual, sí… ese slogan lo conozco. Sin embargo esa obsesión, tan humana por otra parte, de instrumentalizar la salida del armario, hoy día se ha convertido en un órgano sistémico, no sólo ha adquirido identidad sino poder, influencia en las instituciones; eso no me preocupa, sí lo hace la ausencia total de voces alternativas. De hecho, lejos de hacernos más independientes, leer más, convertirnos en individuos de libre pensamiento, nos invade el gregarismo y nos refugiamos en las opiniones de la mayoría. Hay como un miedo generalizado a aceptar que much@s lesb,homo,bi,trans, que no dan explicaciones sobre su vida, sienten el sencillo orgullo de ser quienes son sin participar de la industria farmacopornográfica queer.
    ¿Algun@ ha sentido la necesidad de desmarcarse del ideario costumbrista LGBT que ha venido a convertirse en sustitutivo secular del borregismo religioso?. ¿Es tan terrible lo que estoy planteando?
    Para mi desgracia he leido muchas voces críticas con esta “deriva emocional” en la que se ha convertido ser homosexual en el S.XXI. No debería haber leido a Guy Hocquenghem, a Beatriz Preciado, ni a tantos otros maricas y bollos de los años 70-90.
    Entiendo que a muchos les haga sentirse como en casa, que te llegue de fuera y en oleadas, quién tienes que ser, cómo tienes que vestir, lo que se lleva, lo que no se lleva, quién eres, cómo te sientes, qué piensas, qué hacen los demás…un chorreo constante de las construcciones hetero anarcocapitalistas para que compres. Puedo comprender que para muchos esto sea importante, pero a mi me hace sentir como un animal enjaulado…para mi esto es peor que un armario y no estoy dispuesto a permanecer callado al otro lado de la cadena productiva esperando a que piensen por mi.
    Uiuiui lo que ha dicho!

    Responder

  11. 18/10/2011 @ 11:44 Ewaneko

    Personalmente creo que la mejor forma de “normalizar” la homosexualidad en la sociedad es eso, tratarla con naturalidad. SIN ESCONDERSE pero SIN CLAMARLO AL VIENTO 24H.

    La forma de normalizarlo es que se den cuenta que en tu día a día eres igual que ellos aunque luego cada uno en su cama meta a quién quiera. Los que hacen de su sexualidad, su forma de vida, yendo sólo a “bares gay”, “panaderías gay”, “fruterías gay” etc, etc, etc, no hacen más que automarginarse y convertir su sexualidad en una especie de “guetto” en el que se encuentran a gusto y del que saliendo de él, todo son ataques a su sexualidad. Como decía otro comentario por aquí, después os quejaréis de los tópicos.

    La mejor forma de romper con los tópicos es demostrar que no son ciertos con tu día a día, sin hacer nada en especial, simplemente vivir tu vida.

    ¿Que hay derechos por reivindicar? SÍ eso es innegable, pero hay formas y formas. ¿En cuántos telediarios salen los manifiestos del Orgullo de Madrid? Ninguno. ¿En cuántos telediarios salen macizorros embadurnados en purpurina, locazas, drag-queens, etc.,? TODOS.
    Lo realmente importante del Orgullo (aunque muchos ni siquiera saben que existe) son los manifiestos para seguir reivindicando unos derechos que nos son negados, pero todo eso queda TAPADO por la FIESTA y LOS TOPICAZOS CRECEN hacia la comunidad LGBT.

    Poneros en youtube y buscad “orgullo madrid” a ver cuántos vídeos os aparecen de fiesta y cuántos de los pregones/manifiestos. Esa es la imagen que da de cara a la sociedad. Una imagen de fiesteros y promíscuos.

    Eso es a lo que me refiero. Algunos os creéis libertadores del mundo LGBT cuando lo único que hacéis es que crezcan los mismos tópicos contra los que decís luchar. Hay que ser abiertamente gay, decirlo y NUNCA esconderse, pero de ahí a estar 24h pregonando lo que uno es, pues no.

    Sé que ahora tendré lluvia de negativos…

    Responder

    • 18/10/2011 @ 14:26 8551

      Bah, qué sería del ser humano sin el poder de criticar indiscriminadamente…nos extinguiríamos en 1 semana! Ewaneko, tu lo has dicho…el orgullo es un ghetto, y yo añado: una tienda de diseño donde te puedes comprar lo que quieras. El problema es que hay muchas cosas fuera que siguen siendo válidas y que afortunadamente funcionan con independencia absoluta a la institucionalidad de los “behaviors” o “comportamientos” corporativos. Y esta constante lucha contra el igual que opina diferente, es de un profundo desconocimiento, proviene de una falta total de visión global, pero a la vez de individualismo y porqué no decirlo…de totalitarismo, que copia los esquemas de lo que propone abolir. Sé que os cuesta un montón, pero dejad que cada uno encuentre su camino, tome las decisiones que crea oportuna; no pretendais proyectar vuestros miedos y vuestros traumas a los demás. Ayudad a los que pidan vuestra ayuda, pero no los evangeliceis!!

      Responder

      • 18/10/2011 @ 20:38 Ewaneko

        ¿Qué traumas?¿Qué miedos?¿Qué dices? ¿Dónde ves alguna proyección de algún trauma en mi comentario? Creo que mezclas conceptos chico. No sé donde ves que “evangelice”. Yo expongo mi opinión, si a eso tu lo quieres llamar “evangelizar” pues perfecto.

        Responder

        • 19/10/2011 @ 00:44 8551

          Si te estoy dando la razón, chaval…te ciega la incomprensión lectora; tu haces alusión a un “algunos os creeis” como a un monstruo invisible y yo hago alusión al “evangeliceis” a esa misma figura metafórica. Como recomendación, antes de embalarte…relee que, a veces, ayuda!

          Responder

          • 19/10/2011 @ 01:17 Ewaneko

            Vale, perdona, lo entendí mal. Mea culpa.

      • 20/10/2011 @ 23:42 caotico_jq

        “Sé que os cuesta un montón, pero dejad que cada uno encuentre su camino, tome las decisiones que crea oportunas”

        El problema es cuando el camino que encuentran y las decisiones que toman no son otro que el suicidio, sin ir más lejos. Y hablo de adolescentes. Lo siento, pero para chicos así, que no ven la salida por ninguna parte, tu confusa ideología de revista Ajoblanco no sirve de nada. Les sirve más saber que no están solos y que hay otros como ellos que no necesariamente son una escoria y unos infelices. Creo que el post hablaba de esto, si no me he perdido… Jn saludo.

        Responder


Comparte con nosotros tus comentarios.

Your email address will not be published.

Blog en Wordpress Theme Old Paper adaptado por Ambiente G