Un supuesto gay iraní ve rechazada su petición de asilo en España

Sigue a

Mahmud Ahmadineyad

Cuando leo noticias así, las dudas me asaltan por todos sitios. Por un lado, y dado que no tengo más datos que los publicados en prensa, pienso que si realmente el demandante de asilo es gay y tiene que volver a su país por culpa de una justicia inhumana, las va a pasar canutas por culpa de la rigidez de los sistemas jurídicos occidentales. Por otro, con la picaresca que hay por el mundo, también se puede pensar que quizás el tribunal tenga razón al tomar la decisión de no conceder el asilo.

Pero sea de una forma o de otra, la duda siempre me queda, y la verdad es que casi prefiero pecar de inocente y ser más permiviso con el tema de la concesión de asilo en situaciones como ésta. El caso es que el Tribunal Supremo confirmó ayer lunes una decisión del Ministerio del Interior de denegar el asilo a gay iraní que alegaba que era perseguido en su país a causa de su orientación sexual.

Según la sala de lo contencioso-administrativo, no existen indicios fundados de persecución en este caso por las numerosas contradicciones en las declaraciones del ciudadano iraní, ya que además no se han aportado indicios del hostigamiento que el iraní dice padecer en su país, por lo que no cree que el peticionario sea gay.

El Tribunal también señala en su sentencia que el joven demandante de asilo hizo el servicio militar en Irán, y que pasó por este periodo sin dificultades. Un hecho que los magistrados consideran de importancia, ya que consideran que no es creíble que no tuviera problemas serios en el ejército a causa de su supuesta orientación sexual. Para los magistrados, dada la rigidez del ejército iraní, es precisamente allí donde más probabilidades tenía el joven de haber afrontado “situaciones si no imposibles sí difíciles de superar” a causa de su supuesta orientación sexual.

Anteriormente, también la Audiencia Nacional decidió denegar el asilo, ya que había importantes diferencias entre la solicitud del joven en la oficina de asilo y en las alegaciones complementarias con respecto a “una eventual agresión sexual por parte de un tío suyo”.

La Audiencia señaló que dado que la homosexualidad está castigada gravemente en Irán, es sorprendente que tras ser sorprendido el joven por un tío suyo manteniendo relaciones sexuales, y tras la correspondiente denuncia ante la policía iraní, la única respuesta fue la presencia de agentes de la policía en el domicilio del demandante de asilo.

Además, tampoco entienden los motivos por los que el ciudadano iraní no pidió asilo en otros países en los que estuvo antes de llegar a España, y en los que también podría haber conseguido el asilo.

Quiero pensar que los magistrados tienen claro que el demandante no es gay, y que han tenido en cuenta la persecución a la que son sometidos los gays en Irán por parte del régimen dictatorial de Mahmud Ahmadineyad. De no ser así, sería enviarle de forma fría y calculada a una muerte segura. Aún así, y después de haber pedido asilo en España a causa de su orientación sexual, el futuro que le espera a este joven en Irán no es demasiado halagüeño.

Vía l El País
En Ambiente G l Un gay iraní consigue asilo político en España

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios