La importancia de la visibilidad de las madres lesbianas

Kids Are Alright

Muchos heteros y heteras y demasiados homosexuales están siempre con la misma cantinela. ¿Que por qué tenemos que estar saliendo del armario y proclamando nuestra (homo, bi, trans)sexualidad a los cuatro vientos? ¿Qué necesidad hay? ¿Que a quién le importa lo que cada uno haga o deshaga en su cama?

Muchos no entienden que haya cine para lesbianas o que haya música por y para gays. ¿Acaso el cine no es universal? ¿Acaso la música no es un arte sin sexualidad? Lo mismo se podría decir de la literatura, de la pintura o de los cómics. Gente que cree que no tendría que haber clasificaciones sexuales en el arte. Discrepo.

Es necesario e importante por tonterías como regalar un libro. Si no salimos del armario a patadas y nos hacemos ver y oir, jamás obtendremos cosas tan tontas como la libertad de poder regalar un libro a unas lesbianas.

Hace poco me he visto en el “aprieto” de querer regalar un libro para el bebé de unas lesbianas. No parece nada descabellado. Hasta que te encuentras que todos los libros para bebés son de familias clásicas: papá y mamá. Las editoriales han aprendido a hacer libros en los que el bebé es asexual, así se aseguran ventas. Pero las editoriales aún no hacen libros para familias monoparentales o para dos mamás o dos papás.

La culpa no es sólo de las editoriales, también es nuestra, por no hacer el ruido suficiente para que se sepa que estamos aquí, que podemos tener bebés y que podemos comprar libros para esos bebés. Es como cuando entras en Imaginarium y ves que tienen al bebé más blanquito, al bebé más morenito, al bebé de ojos más rasgados… vaya, todo tipo de bebés. Porque su target se ha hecho notar como posibles compradores y se les ha tenido en cuenta.

Como no siempre se puede recurrir a una librería especializada en temática gay, lesbiana, transexual y/o bisexual,para este regalo tan especial recurres a la librería de toda la vida, donde tu librera y amiga se deja los cuernos hasta que encuentra un libro lo más neutro posible. ‘Libro del bebé’ de Angels Farré y Purificación Hernández, con unas leves modificaciones como añadir algún rabito a alguna ‘o’ de nosotros, fue finalmente un regalo perfecto.

No olvidemos que estamos en una sociedad consumista y que es el dinero el que mueve a las empresas, en la mayoría de los casos. Así que mientras las empresas no vean en nosotros un target como posibles madres y padres, o amigos que regalan libros a futuros padres y futuras madres, no se nos tendrá en cuenta. Y sólo nosotros conseguiremos que se nos vea.

Web | Libro del Bebé
En Ambiente G | Un estudio demuestra que las lesbianas nunca abusan de sus hijos



Sobre

El oscense Peibols. Fan de Kylie Minogue, de Alan Moore, defensor del final de Lost y muy amigo de hacer RTs de penes en Twitter.


'La importancia de la visibilidad de las madres lesbianas' tiene 11 comentarios

  1. 06/03/2012 @ 21:05 9794

    Tal vez tengas razón, pero el hecho es de que si cada quien es libre de vivir su vida como le de la gana también tiene el derecho de hacerlo o no hacerlo público, desde mi perspectiva cualquiera de las dos opciones son totalmente respetables y validas

    Responder

    • 06/03/2012 @ 22:08 pilimili

      Lo que se critica aquí no es tanto que tengamos que gritarlo como que cada vez que alguien sale del armario te sale el cantamañanas criticandolo y tildándolo de numerito.

      Responder

      • 06/03/2012 @ 22:56 caballerow

        Como me revientan esas cosas. Y ya cuando viene de alguien que entiende ni te cuento.

        Responder

  2. 06/03/2012 @ 23:25 caballerow

    Una muestra bien gorda de lo importante que es contar nuestras historias http://www.reuters.com/article/2012/03/06/us-usa-g

    Responder

  3. 06/03/2012 @ 23:28 Connor

    Pues yo no estoy de acuerdo. Clasificar la sociedad en base a categorias solo generará nuevas formas de discriminación. Las etiquetas estan ahi muy presentes, otra cosa es que sean necesarias. Me explico, y por partes. No veo la necesidad de ir proclamando a nadie mi condición sexual. Yo no senté a mis padres y les expliqué que era bisexual porque consideraba que no tenía porqué hacerlo, del mismo modo que mi hermana no les sentó para comunicarles que era heterosexual. Si queremos normalidad, debemos empezar por nosotros mismos, y si nos sacan del armario a patadas, es principalmente porque todavia no existe una aceptación por ambas partes, el que esta en el armario, y el que le saca a patadas. Tampoco estoy de acuerdo en que haya clasificaciones sexuales en diversas artes, vease cine, musica, poesia… Simplemente hay contextos, situaciones e historias contadas que conectaran con la gente, al margen de su condicion, en funcion de su propia experiencia personal y de lo que conecte con diversos aspectos. Yo hoy, por ejemplo, he visto El Color Purpura y me he visto reflejado en varios aspectos, y no soy mujer, no vivo a principios del siglo XX y no sufro maltrato fisico alguno.
    Nos hacemos ver, y nos hacemos oir, no para que la gente sepa que tambien existimos, sino para demostrarles que somos exactamente igual que ellos y tumbar falsos topicos construidos en base a la ignorancia y manipulación. Yo no lucho para decirle al mundo bien orgulloso “Soy Bisexual”, sino para que nadie pueda utilizar contra mi de forma despectiva el termino “bisexual” o se quede asombrado al saberlo si le agarro la mano a un chico.
    En cuanto al tema de los libros, concuerdo contigo en la estupidez que es emplear una familia clasica de papa y mama, mas que nada porque no hay aspectos o actividades restringidas al papa, o a la mama. La pareja debe realizar todas las actividades que recaigan en el, y compaginarlas de la manera mejor posible con su pareja para que las necesidades de la criatura queden cubiertas. Eso de que sea un padre quien le lleve al futbol o le hable de sexo, mientras que la madre se limite a los temas del hogar o los estudios, es demasiado arcaico. Pero lo mismo lo aplico a una pareja homoparental. Ambos o ambas deben compaginar todas las responsabilidades.

    Las empresas saben que estamos ahí, que existimos, y que tenemos hijos. Otra cosa muy distinta es que sacar un producto destinado a un colectivo concreto para un aspecto concreto salga rentable o no. Ahí no podemos criticarles nada, porque se basa en economia pura. Un ejemplo serian las grandes empresas farmaceuticas que prefieren invertir en la investigación de un nuevo anti-gripal en lugar de una vacuna para una enfermedad degenerativa que afecte a una infinesima parte de la población. Como empresa, siempre elegiran el producto del que puedan obtener mayor beneficio. Otra cosa, es que sea eticamente lo correcto.

    Y ya para terminar, Peibols, y espero que no te moleste, me recuerdas mucho a Erik, y yo siempre he tirado mas por Charles…XD

    Responder

    • 07/03/2012 @ 13:03 duwie

      Wow, qué tema tan complejo, y qué de vueltas le estamos dando siempre a lo mismo.

      Creo que, en parte, tenéis razón cada uno de los dos, pero en lo principal se la doy a Peibols. Dejadme que me explique:

      @Connors:
      Es cierto que normalización, de la de verdad, sólo será cuando unos padres (o madres) no se fijen en el sexo de la pareja de su hijo o hija, sino sólo en si les gusta o no (por las típicas cosas, es una pareja estudiosa, rebelde, etc…). Es cierto que es injusto que tú (o yo) tengas que sentar a tus padres para explicarles nada como no hicieron tantas y tantas personas heterosexuales. Sííí… si tienes razón en todo esto. Pero ahora volvamos al mundo real, al que existe, que dista mucho de ser como el que queremos.

      En un mundo real hay que señalar a nuestros políticos que queremos cooperar con otras naciones porque no podemos consentir que la gente muera de hambre en el mundo, a estas alturas de “civilización”. En el mundo real hay que explicarles que jugarse el presupuesto de educación o sanidad por un aeropuerto vacío, un premio de fórmula uno o una candidatura a unas olimpiadas es estúpido. EN el mundo real, hay gente que opina que somos unos guarros, y ya está.

      Y contemplando cómo está el tablero, en el juego este en el que nos movemos, hay que salir del armario. Porque aunque no vamos a convencer a los más rancios, hemos conseguido dejarles en ridículo. Lo que hace sólo quince años era una extravagancia pedida por unos pocos (la equiparación legal entre los matrimonios entre homosexuales y heterosexuales) hoy es una realidad apoyada mayoritariamente por la sociedad. Porque ESTAMOS GANANDO LA PARTIDA!! Pero aún no está del todo vencida.

      Ojo, salir del armario no significa subirse a una carroza el día del orgullo ciudadano. Eso echa para atrás a mucha gente, y a mí tampoco me verás ahí subido, porque no va conmigo. Pero no participar de eso no significa no estar fuera del armario. Estar fuera del armario es no esconderse. Es cogerle la mano a tu pareja si te apetece donde te apetezca, sin que te importe que te vean. Es contarle a tu compañero de curro que eres LGBT al igual que él te cuenta sus ligues del fin de semana, ¡porque a todos nos gusta hablar de esas cosas!. Es dejar ver lo que somos y lo diversos que somos, porque sólo así se entiende que somos tan “normales” (o raros) como los demás, y que lo que te follas no es un motivo de distinción entre personas.

      @Peibols
      Estando de acuerdo en el tema de la visibilidad, porque es necesario, porque hay mil productos/servicios de los que no disfrutaremos si no dejamos ver cuántos somos… ¿Qué es eso de “música gay”?. No, no me expliques el tipo de música.

      ¿Qué sentido tiene que haya un concepto de música gay? ¿Hay música para pelirrojos? ¿Para transexuales? ¿No nos hacemos nosotros mismos daño al homogeneizarnos bajo conceptos como “música gay”, “barrio gay”, “temática gay” o “literatura gay”?. La verdad es que salvo en el aspecto del porno (ahí sí, pero por razones obvias), a lo demás no le veo mucho sentido… Si yo puedo emocionarme hasta llorar con un amor hetero como “El Paciente Inglés”, no creo que nadie pueda permanecer indiferente ante “Prayers for Bobby” (dramón esta, eh?) o “The Bubble”.

      Ya me he quedado ancho… ;)
      Saludos a ambos.

      Responder

    • 11/03/2012 @ 13:51 eleny

      No estoy de acuerdo en lo de que no es necesario salir del armario. Porque la gente asume que eres heterosexual en la mayoría de los casos, entonces tú tienes que desmentir algo que los hetero no tienen que hacer. Y citando a Portia de Rossi diría que “hay una línea muy fina entre ser celoso de tu privacidad y estar avergonzado”.

      Pero estoy totalmente de acuerdo en que lo de los roles en el libro de “papa y mamá” es lo más absurdo de todo.

      Responder

  4. 07/03/2012 @ 08:22 reinaari

    Esto del libro es como cuando te vas a vivir con tu novia y buscas el típico llavero que se separa en dos, todos son con hombres y mujeres…

    Responder

  5. 07/03/2012 @ 21:32 notconfused

    “¿Que por qué tenemos que estar saliendo del armario y proclamando nuestra (homo, bi, trans)sexualidad a los cuatro vientos? ¿Qué necesidad hay? ¿Que a quién le importa lo que cada uno haga o deshaga en su cama?”
    RESPONDO:

    Soy bisexual y hace unos meses encontré un post aquí titulado, más o menos “homosexualidad que va y viene” o algo así, refiriéndose a una prota de una serie (los hombres de paco, creo), lesbiana, y que en un capítulo se acuesta, o establece relación, o lo que sea con un tío.
    La que se montó. Pues apliquemos el cuento. A quién le importa? y lo que más fastidia es encontrar esto en ambiente G, no en un catálogo de muebles.

    Normalizaremos cuando en webs como ésta no se cuestione siquiera esto.
    Y poco a poco, mi sobrino de 5 años sabe jugar a mamás y mamás, papás y papás, y mamás y papás. Y hasta tiene un compañero que solo tiene mamá.

    Responder

  6. 09/03/2012 @ 10:04 placton

    Se está hablando de VISIBILIDAD, por que lo que no se ve se cree que no existe. El hecho de que una pareja de chicos o de chicas vayan por la calle de la mano es un acto de visibilidad que mucha gente lee como un acto de provocación. Lo que pasa a ser “normal” una vez fue provocador, raro, controvertido…esa es la lucha silenciosa del día a día.

    Responder


Comparte con nosotros tus comentarios.

Your email address will not be published.

Blog en Wordpress Theme Old Paper adaptado por Ambiente G