Un poco de historia 5: "Sex" de Madonna

Sigue a

Sex_Madonna


Guste o no guste, Madonna es la Reina del Pop. Y en la Corte de la nobleza efímera, haber estado durante alrededor de 30 años coronada es mucho más que una mera cuestión de suerte.

El mayor mérito de Madonna Louise Ciccone ha sido el de haber sabido reinventarse cada vez. Año tras año, álbum tras álbum, lejos de dormirse en los laureles de emperatriz oxigenada, desterrando la mojigatería del Pop del neutro mercadeo para marcar estilo en casi todas los ocasiones haciendo suyos material de escándalo para construirse como icono imperecedero. En esa escalada por las paredes de conceptos intocables, y antes de que su conversión en feliz mamá dejara aparcados, quizás para siempre, ciertos excesos que parecían no conocer censura, Madonna armó una buena en 1992 con la publicación de “Sex”, un rompedor libro/arte con el sexo como único protagonista.

El controvertido libro, donde aparecían una cantidad importante de imágenes eróticas softcore que incluían lesbianismo, sexo entre hombres, dominación o sadomasoquismo, se publicó al mismo tiempo que Erotica, su quinto álbum, que giraba alrededor de la sexualidad y las relaciones de pareja en su plano más físico. Más allá del escándalo, el libro pasó a ser objeto de culto y pieza de arte en su acepción más comercial, gracias a la colaboración de notables fotógrafos y cameos especiales de actores y modelos que hicieron de Sex una espléndida reflexión visual sobre la más llana expresión del amor físico.

Publicado bajo los auspicios de la topoderosa Warner, la Ambición Rubia obtuvo el visto bueno de los directivos de Time Warner y Warner Bros., bajo la condición de que no hubiese humillación o burla de iconografía religiosa, imágenes de bestialismo o pornografía infantil.

Aún así, Warner tuvo que contar con diferentes publicadores e imprentas para lograr sacar adelante el valioso capricho de la Estrella. Y con un número relativamente limitado de copias, el libro fue editado en inglés, francés, italiano y japonés. Aunque posteriormente, ediciones piratas publicaron traducciones al español, thailandés y ruso.

Isabella Rosellini, Naomi Campbell, Udo Kier, los raperos Vanilla Ice y Big Daddy Kane o la fallecida estrella del porno masculino Joey Stefano se entregaron al proyecto rindiéndose a los objetivos y focos de Steven Maisel o Fabien Baron entre otros.

Siguiendo un estilo similar al de las aventuradas publicaciones de Andy Warhol, Sex rompía ciertos moldes, con una cubierta metálica que invitaba a entrar a una catarata de collages, fotos monócromas y a todo color, contactos de prueba, textos de imprenta y manuscritos y multitud de grafismos que proporcionaron al libro una extraordinaria vistosidad gráfica. El mimado diseño iba además acompañado por un CD single, “Erotic”, que apareció únicamente publicado con motivo de la edición del libro.

Antes de su publicación, Sex vino arrastrando una extraordinaria polvareda de escándalo. Diversas organizaciones quisieron boicotear el libro y numerosas librerías se negaron a ponerlo a la venta. Voces conservadoras dijeron que esta vez, Madonna, en su intento de escandalizar, había llegado demasiado lejos.

Sin embargo, cuando salió a la venta, el libro obtuvo un extraordinario éxito comercial, forzando a la gente de Warner a repetir la edición pese al elevado precio del producto que llegó a superar los 200 dólares.

Para los que no tuvisteis la suerte de ojear o comprar el libro en su día, abajo, de muestra, os regalo algunas de sus páginas. De propina además, uno de los mejores vídeos del álbum que le acompañó: Justify my Love.

Larga vida a su Majestad.

.

Ver galería completa » Sex (Madonna) (25 fotos)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios