Vg VanityGay lanza nueva web

Sigue a Ambienteg

Web de Vg VanityGay

Coincidiendo con el lanzamiento de la nueva página web de la revista Vg VanityGay, hemos hablado con su director, Julio Rosales, para que nos haga un balance de la trayectoria de la publicación, así como para que nos hable de sus próximos proyectos.

Julio Rosales (León, 1973) podría definirse como un creativo de los pies a la cabeza. Antes de descubrir su vocación más fuerte, el diseño gráfico, hizo sus pinitos en la música, la interpretación y el dibujo, para desembocar en su proyecto más ambicioso, Vg VanityGay. Una aventura a la que se lanzó junto con su socia y amiga Mónica Gómez (Madrid, 1976), también diseñadora gráfica.

Ella, directora de Thinkco Press (editorial propiedad de ambos que publica la revista). Él, director editorial y director de arte. Compañeros, socios y amigos. Un tandem perfecto para conseguir un producto de calidad al que aún le queda mucho por ofrecer. Después del salto, encontrareis la entrevista.

El Castigador: ¿Qué fue lo que hizo que os plantearais el sacar al mercado una nueva revista dirigida al público homosexual?

Julio Rosales: La verdad es que nuestro nacimiento surgió de una manera bastante inocente. Mi socia Mónica Gómez y yo teníamos un pequeño estudio de diseño gráfico y producíamos revistas para varios clientes. Con el tiempo nos surgió la necesidad de crear un producto enteramente nuestro, en el que nadie nos impusiera sus criterios. Ella venía del mundo de la cosmética femenina y los dos somos grandes consumidores de revistas, así que pensamos que hacer una revista centrada en cosmética y salud masculinas dirigida al publico gay podría ser una buen idea. No hubo estudios de mercado previos ni nada por el estilo. Editamos nuestro número cero coincidiendo con el Orgullo gay de 2005 a modo de experimento. No teníamos grandes expectativas, solo queríamos hacer lo que más nos gustaba, pero la respuesta fue arrolladora. En nuestra etapa gratuita nuestra tirada completa se agotaba en un par de días mes tras mes. El entusiasmo con el que se nos recibió nos hizo pensar que realmente habíamos dado en la diana. Había un hueco editorial que cubrir.

EC: Inicialmente, Vg VanityGay tenía un formato más pequeño y se repartía de forma gratuita en determinadas zonas de ambiente de España. En marzo hará un año que disteis el salto a los kioscos y ahora que ya podéis verlo con un poco de perspectiva, ¿cómo valorarías ese cambio?

JR: Después de casi un año en distribución de pago en kioscos, confirmamos lo que intuíamos: era necesaria una nueva revista gay con estas características. Había, y hay, demanda suficiente para que surjan incluso más. Salimos a kioscos sobre todo, para poder llegar a todos los rincones de España, ya que la distribución gratuita nos limitaba a ciudades con núcleos visibles de población gay.

Somos una pequeña editorial y luchamos contra muchos inconvenientes, pero el aumento de popularidad y del número de lectores, a pesar de no haber podido realizar grandes campañas de marketing, nos sigue sorprendiendo cada mes. Creo que lo que más nos funciona es el boca a boca y eso es una gran satisfacción.

No estamos en esto para intentar hacernos ricos, sino para ser felices trabajando en lo que nos gusta. Eso es lo primero que les hemos dicho a nuestros empleados a medida que se han ido incorporando, y aunque al principio les sonaba un poco raro, a día de hoy somos una familia que sobretodo, disfruta de lo que hace. Creo además que cuando algo se hace con cariño, ilusión y respeto por el lector, al final trasciende y la gente no sólo lo nota, sino que lo agradece.

EC: Además del formato, otro gran cambio de VG fueron sus portadas. Cuando era de distribución gratuita no faltaba nunca un famoso de buen ver en paños menores, algo que dejasteis de hacer. ¿A qué se debe esa falta de carne en portada? ¿No crees que ha podido perder algo de atractivo ante los lectores?

JR: Cuando éramos una revista gratuita, teníamos claro que nuestra portada tenía que tener el suficiente gancho como para que la gente se tomara la molestia cogerla y llevársela a su casa, y para eso, la “carne” siempre funciona. Después de un año y medio siguiendo esa línea, cuando nos planteamos que podíamos salir a kioscos y jugar en “primera división”, estuvimos mucho tiempo pensando en cual iba a ser nuestra nueva línea editorial. Ya que teníamos una oportunidad con la que ni nos atrevíamos a soñar al principio, decidimos optar por un tipo de portadas que correspondieran más con los verdaderos contenidos del interior de la revista sin miedo a los riesgos.

El desnudo por el desnudo está muy bien, pero ya no tenía sentido para nosotros. Además no queríamos salir a kioscos imitando la línea de otras revistas. Queremos ofrecer algo diferente y demostrar que el público homosexual tiene muchos intereses más allá de ver a chicos en cueros. Eso no quiere decir que no le dediquemos un espacio a el homoerotismo (todos los meses publicamos una galería de fotos de fantásticos fotógrafos internacionales dedicados a esta disciplina), simplemente no es nuestro principal reclamo. Creo que somos de las pocas, sino la única, revista gay en el mundo que ha apostado por esta línea, y fijate: ¡funciona!

EC: Recientemente habéis estrenado una nueva página web bastante completa en la que se incluyen blogs, ¿crees que el futuro de las publicaciones irá en esa línea?

JR: No puedo predecir cual será el transcurrir de algo tan vivo y tan inmediato como Internet. Sólo puedo hablar de lo que nuestra intuición nos dicta respecto a nuestro producto.

En un principio nuestra web era una mera representación de lo que era nuestra revista en papel. Pero nos dimos cuenta de que esto se le quedaba corto al internauta. ¿Qué interés añadido tenía una página que a fin de cuentas contaba lo mismo que nuestra versión impresa? Así que concebimos nuestra nueva web como algo relacionado con la revista pero al mismo tiempo muy diferente. Diferentes contenidos y además la posibilidad de interactuar. A nuestros lectores les gusta opinar y a nosotros escuchar, por eso hay blogs en la nueva web (incluso el mío propio está integrado en ella).

Además la web está diseñada para que pueda seguir creciendo con nuevas secciones en las que ya estamos trabajando. Muy pronto daremos una gran sorpresa. Se llama CityVg, y es un nuevo portal ligado a Vg VanityGay pero independiente. Se trata de demostrar nuevamente que los gays tenemos más intereses a la hora de relacionarnos entre nosotros el que meramente sexual (que no lo critico, conste; sólo mantengo que no es nuestro único interés). CityVg será un portal donde la gente podrá tener su propio blog, su cuenta de correo electrónico, subir no sólo sus fotos sino sus vídeos y clips de sonido, chatear… en resumen tener un espacio propio y completo. Además incorpora una novedad con la que estamos especialmente ilusionados: una auténtica ciudad en 3D por donde poder pasear de manera virtual y conocer gente de una manera diferente. Muy pronto lo podréis comprobar (nos estamos matando a trabajar para que esté lista lo antes posible).

EC: ¿Cuáles son los próximos proyectos, aspiraciones, metas, etc. de VG?

JR: En la trayectoria de Vg VanityGay todo han sido sorpresas agradables y expectativas superadas. Cuando más damos, más nos reclama el lector. Les escuchamos atentamente y solo el tiempo dirá como se van materializando sus deseos. Nuestra intención es aumentar el número de páginas, realizar profundos reportajes de investigación, promocionar actividades culturales, añadir más erotismo (¿por qué no?, siempre que esté justificado), e incluso editar nuestra revista en algunos países de Latinoamérica… hay tantas cosas… Pero no tenemos prisa y preferimos dar pequeños pasos sólidos que grandes zancadas en terrenos pantanosos. Queremos sobre todo asegurar nuestro posicionamiento en España antes de plantearnos metas enormes y seguir disfrutando del trabajo, eso sobre todo.

Julio, desde aquí os deseamos mucha suerte en vuestro trabajo y te agradecemos tu tiempo y el interés prestado.

Sitio oficial | VG Vanity Gay

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios