La gaygeneración de los 90

Acceptable in the 90s

Los que nacimos entre el 75 y el 85 tuvimos toda la década de los 90 para salir del armario o para vivir en él. Tanto dentro como fuera estuvimos oyendo una música que nos ha marcado de por vida. Y en la que muchos de nosotros seguimos atascadísimos. Hemos tenido una adolescencia, plagada de pajas, cuya banda sonora era lo que oíamos en los 40 o aquellos afortunados que cogían la RTL o incluso la MTV, cuando aún era un canal musical.

Quién puede olvidar lo que hacían sus hormonas cuando veía vídeos de MN8, de East17 o de los BSB. Allí empezabas a echar tus primera miradas lascivas a esos muchachos de torsos depilados, que en aquella época las barbas y los pechos peludos no eran tendencia aún. Aunque muy pocas veces una boyband llega a engancharnos por sus temas y sus coreografías. Lo hacen más por sus vídeos en mute.

Los gays que conozco que aún estamos en los 90, musicalmente hablando, éramos más de pizpiretas cantantas que llenaban nuestras pantallas de brillantes colores, tintes imposibles, taconazos y coreos para hacerte luego la reina de la tarima de Arena VIP (cuando sólo tenía una planta).

Con los grandes hitazos de la Hit Factory todavía sonando en vinilo, muchos homosexuales se vinieron arriba con las rubias de las cuatro decadas: Madonna y Kylie. Ambas dos, como los homosexuales noventeros, siguen ancladas en un tipo de música: el pop. El pop más bailable, el que llena las pistas, el que te hace andar por la vida, como el que anda por una pasarela. Con ellas hemos vivido amores de verano, hemos bebido amores en la pista de baile, hemos llorado rupturas y hemos bailado siendo más fuertes superando el dolor.

Pero en los 90, no todo eran divas venteañeras que ya han vivido sus primeros desamores. También bailamos al ritmo de adolescentes virginales que años más tarde serían las más libertinas de las listas. Britney y Christina nos vendieron la clásica moto de ‘que buena soy, tengo el himen intacto’. Como esos maricas que en los 90 se mantenían vírgenes hasta encontrar al hombre perfecto.

Con el paso del tiempo, esos maricas han acabado locos, gordos o calvos. O todo lo anterior. Como Britnew y Xtranny. Ambas dos divas siguen sobreviviendo gracias a nosotros, los trentañeros. Porque los gays más jovencitos siguen a divas más de su edad como Katy o Ke$ha.

La generación de homosexuales que nos preparó el camino fueron fieles seguidores de ABBA. Nosotros lo fuimos de Ace of Base y de Roxette. El duo sueco nos conquistaron desde los 80 y cogieron carrerilla en los 90. ¿Quién no ha deseado que su mariliendre se corte el pelo como Marie? Aún a riesgo de llevarla luego a un bar de lesbianas y que le entrasen todas.

Ace of Base nos enseñaron lo divertido que puede ser el pop antes de que Aqua nos mostraran lo sumamente divertido que puede ser el pop, después de que Army of Lovers nos mostrasen lo marica que puede llegar a ser el pop. Así nos va, que esperamos que Agnes tenga algo de carisma o que Le Kid conquisten el mundo o que finalmente, algún directivo de televisión patria emita el Melodifestivalen.

Mención especial, aquellos homosexuales que en los 90 descubrieron a la Gudmunsdottir y se quedaron casi tan locos como ella. Hoy en día estos homosexuales siguen buscando a una cantante que les sorpenda y les haga gastarse más de medio sueldo en ediciones, reediciones y requetediciones.

Pero si algo marco nuestra homosexualidad noventera fueron las plataformas de Geri (que su madre es de Huesca!), los chándals de Mel C. (debería ser diva del Odarko), la sonrisa zampabollos de Emma (agradeced vuestro tipo de oso a ella), la seriedad fotogénica de Victoria (gracias por descubrirle a tu marido que los futbolistas pueden anunciar ropa interior) y el piercing de Mel B. (todos deseamos tener una amiga negra). Las Spice Girls dejaron una huella imborrable a toda una generación de maricas que aprendimos que es importante estar bien rodeado de tus amigos, de lo importante que es el pop y que sin una coreografía bien ensayada no eres nadie.

Ni las All Saints ni las Sugababes ni las Girls Aloud ni las Saturdays ni las Lunae han alcanzado con la punta de los deditos lo que las Spice Girls se comieron con patatas. No marcarán a una generación, musicalmente hablando.

Dentro de 15 ó 20 años, habrá una generación de homosexuales que seguirán dando de comer a Lady Gaga a Hannah Montana a Lana del Rey o a Leona Lewis. Si es que consiguen sobrevivir a las grandes de los 90.


Tagged: , ,


Sobre

El oscense Peibols. Fan de Kylie Minogue, de Alan Moore, defensor del final de Lost y muy amigo de hacer RTs de penes en Twitter.


'La gaygeneración de los 90' tiene 20 comentarios

  1. 28/08/2012 @ 19:09 calamar

    Yo disfrute mucho de la época de los 90, pero la verdad es que me gustó más la música de finales de los 80, cuando apenas era un mocoso que escuchaba la música de sus hermanos mayores.

    Mi primer girlband favorito fue Bananarama. Y la primera coreografía que memoricé y bailé también fue de ellas :)

    Responder

  2. 28/08/2012 @ 19:12 Arako

    Yo era una fan incondicional de las “Spice”,sobre todo de Mel C.¡La de veces que mi sobrina y yo habremos visto el Wanna be!Pero como todo en la vida,acaba pasando…¡Ay,que tiempos!

    Responder

  3. 28/08/2012 @ 19:16 Bitchaco

    No he bailado más veces de pequeño el ‘Wannabe’ porque mis padres no me dejaban solo en casa el tiempo suficiente.

    Y eh, fan de Britnew y Xtranny hasta los treinta y más allá.

    Responder

  4. 28/08/2012 @ 19:18 6440

    Si sólo por ser gay te ha tenido que marcar un estereotipo musical es bastante triste. Menos mal que hay gays que se salen de lo que has puesto en el post.

    Responder

  5. 28/08/2012 @ 19:39 kenkrap

    ¿Por qué se fríen a puntos negativos los comentarios políticamente incorrectos o que son ligeramente críticos?

    Estoy de acuerdo con el comentario de Álvaro, hay muchísimas más referencias culturales relacionadas con lo gay que la Madonna de turno, además de un poco más substanciales y menos “planeadas”…

    Responder

    • 29/08/2012 @ 21:20 calamar

      Al igual que creo que tampoco hay nada de malo en que alguien siga las tendencias que vosotros marcáis como estereotipos, digo yo…

      Responder

      • 16/09/2012 @ 16:04 kenkrap

        No estoy diciendo que sea nada malo, sólo que existen muchas más alternativas y que las citadas me parecen típicas. Me parece muy bien que se escuche a Madonna o a las Spice, pero también hay que hacer un esfuerzo, desde mi punto de vista, para ir más allá…

        Responder

  6. 28/08/2012 @ 21:10 Arako

    A mí me gustaba muchísimo Modern Talking y todavía me trae buenos recuerdos cuando los escucho.

    Responder

  7. 28/08/2012 @ 22:18 diegocm

    Independientemente de que sean estos ejemplos u otros miles (PSB,Björk,Depeche Mode….),lo que no dejará nunca de sorprenderme es la conexión tan particular que tenemos los gays con la música,es casi una segunda naturaleza en nosotros.

    Responder

  8. 28/08/2012 @ 23:56 suicide_blonde

    No tienes ni idea de cuantos recuerdos me ha traido esto. Infintas gracias :)

    Fan de Britnew y Xtranny hasta la muerte!!!

    Responder

  9. 29/08/2012 @ 00:17 vampisol

    A mi en los 90 quien me marcó muchísimo fué Fey, toda una diva gay en México y parte de suramérica. Pero aquí en España prácticamente desconocida… Aunque algunos pocos como yo la seguimos desde el principio.
    Me dedicaba a bailar a escondidas su “Azucar amargo” en mi cuarto imitando la coreografía del video (http://www.youtube.com/watch?v=AyxpXVUy81o)
    Anda que no me la sabía de memoria…

    Responder

    • 29/08/2012 @ 05:01 ludovico

      México tiene una fábricas de divas de la música para gays a tirar al aire: Desde los 80 con Alejandra Guzmán y Gloria Trevi, pasando por la mencionada Fey, Thalía y Paulina Rubio.

      Ya hablando de manera internacional totalmente: Pues si, desde Madonna que ya venia marcando desde los 80 pasando por las Spice Girls y cerrando el broche de oro con la Britney Spears niña virginal prodigio, con sus pasos de baile que sé que es lo más cautivo a los gays, más que sus canciones pegajosas y sin mucha voz. Jajaja. Bella epoca los 90.

      Responder

  10. 29/08/2012 @ 00:46 edoardo

    Vivi mi infancia en los noventas y no recuerdo mucho, quiza porque preferia salir a jugar que ver cual era la cancion de moda.

    Responder

  11. 29/08/2012 @ 00:49 proudstar

    Yo no sé si por el mero hecho de ser gay te tiene que gustar o no la música pop y blablabla….

    Pero yo me he sentido muy identificado. Y esto es así…

    Gracias por acordarte de Ace Of Base!

    Responder

  12. 29/08/2012 @ 01:48 Sara

    Donde esté Mónica Naranjo…

    Responder

  13. 29/08/2012 @ 07:32 8851

    Yo era más de Aqua. En aquella época aún existía la música Dance.

    Responder

  14. 29/08/2012 @ 13:13 6773

    Yo me aprendí todas las coreografías de Loco Mia y adoraba a los Army Of Lovers jajaja

    Responder

  15. 29/08/2012 @ 16:04 agathon21

    No sabía que la homosexualidad estaba asociada al mal gusto musical. Tendré que hacerme hetero por si se me pega algo.

    Responder

  16. 30/08/2012 @ 09:00 javi1977

    No sé si fue por el boom de las plataformas de televisión (CSD; Vía Digital; redes de cable), que se actualizó la música que llegaba a España. Quiero decir, que por ejemplo, los40 tuvieron que ponerse las pilas, ya que MTV llegaba pisando fuerte con novedades que no se escucharían en los40 hasta pasados un mínimo de 6 meses.

    He de decir, que recuerdo mucho el pop que escuchamos y “vimos” en los años 1997; 1998 (sobretodo) y 1999, que considero que se lanzó mucho pop de calidad, si lo comparamos con el resto de la década. Los años anteriores estaban plagados de Oasis (esa imitación de los Beattles; con su submarino amarillo y todo); Blur y los depresivos Suede. Se ve que éstos eran los que más pasta dejaban en promoción en Prisa Radio (los40).

    Pero sí, de esos años, tenemos buenos discos como el de Natalie Imbruglia (precursora no tan depresiva de Lana del Rey); “Debut” de Björk; “Ray of light” de Madonna (no ha podido superar ese disco, del que casi todas las canciones sacaron un “single”). También tenemos una gran banda sonora, la de la película 54, que se lanzó a finales de 1998 en nuestro país.

    A partir del año 2000, salvo alguna honrosa excecpción, el pop, pasó de una cúspide a un valle, en el que ahí sigue.

    Seguramente, los treintones como yo, recordemos mucha buena música de esos tres años que mencioné, que del resto de la década de los 90. Y de la década de los 2000, la verdad es que no hay mucho donde elegir.

    Responder

  17. 30/08/2012 @ 21:07 5924

    A mi de joven en los 90’s me gustaban en ingles Dover, Metallica, Green Day, y en español Extremoduro, La polla records, los mox, Mago de oz, Los suaves, Marea, bueno, siempre me ha gustado la música rock, metal, punk etc… todo eso. Hoy en día me gustan mucho lendakaris muertos, y bueno, sigo escuchando a los grupos de antes, la buena musica es atemporal. Yo creo que existen los estereotipos del post, pero afortunadamente no a todos nos gusta lo mismo, digo afortunadamente por que en la variedad esta lo bueno no?, a mi esos grupos/ cantantes que se citan no me gusta ninguno, si es que los conozco por que a la mitad no. Aqui los Lendakaris:

    http://youtu.be/NYZGLu6LXwI

    Responder


Comparte con nosotros tus comentarios.

Your email address will not be published.

Blog en Wordpress Theme Old Paper adaptado por Ambiente G