La hora mágica de los Scissor Sisters

Sigue a

Scissor Sisters Magic Hour

Llevaba demasiado tiempo esperando este disco de los Scissor Sisters. Quizá por eso no me ha parecido tan bueno como seguramente es. Se me ha quedado a medio gas. No acabo de engancharme. Vale que ha coincidido con el ‘Timebomb’ de Kylie, pero no es excusa suficiente.

‘Magic Hour’ se presenta como un disco veraniego con las temáticas más o menos habituales en la discografía de los Scissor Sisters. Canciones de mover el culo por el Village, mediotiempos, algún baladón y algo de experimentación. Más o menos a lo que nos tienen acostumbrados.

Pero uno de los grandes fallos del disco, para mi gusto, es la cohesión. Tras el impecable trabajo de Stuart Price en ‘Night Work’, este disco cojea de eso. Price hace disco compactos, que casi casi han de escucharse seguidos, como pasaba en el ‘Confessions on a dancefloor’ de Madonna, el ‘Progress’ de Take That o el ‘Aphrodite’ de Kylie.

El álbum se inicia con ‘Baby Come Home’ , un tema impecable para abrir un disco como ‘Magic Hour’. Una historia de amor, en la que intentas que tu amante o tu amado se sienta como en casa. Drogas y erecciones, piano y melodía feliz. Clásico. Uno de mis temas favoritos desde ya es ‘Keep Your Shoes On’. Temazo total con aires ochenteros para mover el culo como haría Azealia. Canción para la clásica tía guarrilla que tontea y es la reina del enjambre.

Y tras el subidón toca corte radical para este ‘Inevitable’. A medio camino entre la producción de los 90 y el ‘Discovery’ de Daft Punk. Un elegante alarde de superar una ruptura. De estas canciones ideales para resacas melancólicas. ‘Only the Horses’ ha sido el single oficial de presentación. Sin llegar a la explosión subidón de otros temas de Harris, tiene ese sonido en el que necesitas levantar el brazo, con tu dedo apuntando al cielo en el estribillo.

Inspirada en el título de la película de Mel Gibson y Sigourney Weaver llega el momento baladón con ‘Year of Living Dangerously’. Un tema absolutamente precioso acerca de relaciones mal llevadas. Desde luego, yo lo hubiera guardado para el final del disco, no como intermedio entre dos temas con los que no encaja. Basar un tema en un mensaje de un contestador es algo que ya lo hicieron L-Kan hace muchos años. Por eso, quizás, ‘Let’s Have a Kiki’ no parece tan sumanente brutal como la ponen en tantas partes. Además es un tema muy experimental para ir en mitad del álbum. Divertido un rato y da para poner mil caras de travesti o de Ana Matronic. Mi amigo Airam asegura que hay un huntey de Kylie, yo no me atrevo a asegurarlo al 100%

‘Shady Love’ es el single que no llegó a ser single. Un tema que podría haber sido un bonus track y que sí que va muy bien con ‘Keep Your Shoes On’ y con ‘Let’s Have a Kiki’ pero que, creo, no pega nada con ‘San Luis Obispo’. Una canción más veraniega, más de una calurosa noche de verano.

‘Self Control’ recupera el sonido del ‘Show Me Love’ de Robin S, un toque ochentero que no acaba de encajar bien con el tema anterior ni con el siguiente. ‘Best in Me’ es como un tema muy de disco-diva que no esperas encontrarte en un disco de los Sccisor. Lo buena persona que la persona que te ama te hace sentir y como saca lo mejor de ti.

Normalmente, las últimas canciones de los discos de Scissor sisters, son las que más me gustan. Me pasó con ‘Return to Oz’ y con ‘Invisible Light’. En este caso es ‘The Secret Life of Letters’ la que me ha enamorado. No sé si es culpa de Price o del pianito, de las ganas de que llueva y ponerme a mirar por la ventana… El disco “finaliza” con ‘Somewhere’ que tiene una producción exquisita y en la que Jake toca registros más allá del falsete.

Como ya ocurrió en su primer disco, el álbum tiene un mensaje de Ana Matronic. En este caso el mensaje de contestador que hubiera ido después del que origina ‘Let’s Have a Kiki’.

Entre las bonus tracks está ‘Fuck Yeah’, un intento de Jake de rapear con una base que roza el rave y Ana de lo más total. El resto de extras son remixes, que en mi opinión no son precisamente el punto fuerte de la carrera de los Scissor Sisters. ‘Let’s Have a Kiki (DJ Nita Remix)’ es demasiado rayante. ‘Fuck Yeah (Seamus Haji Remix)’ tiene un pase y ‘Shady Love (Tommie Sunshine & Disco Fries Remix)’ hubiera ganado con un radio edit más conciso.

Un disco irregular, que ganará cuando lo reorganicemos a nuestro gusto en la lista de iTunes.

En iTunes | Magic Hour
En Ambiente G | Anuncio de ‘Magic Hour’ al más puro estilo de teletienda

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios