Alexander McQueen

Tijeras, zapatos y bovinas de hilo de todo el mundo lloran desde ayer sin cesar. Lloran y de forma totalmente justificada. El gran diseñador británico Alexander McQueen se marchaba para siempre.

Con sólo 40 años, fue hallado muerto por la mañana en su apartamento de Londres. El ‘The Daily Mail‘, en su página web, fue el primero en dar la noticia y asegura que McQueen se ahorcó (palabra y acción horrible donde las haya).

Se dice que no había superado la muerte de su mejor amiga y descubridora, Isabella Blow, que también se suicidó en mayo de 2007. Se dice que la muerte de su madre, hace sólo unos diez días, ha sido la puntilla. Comentarios aparte, no puedo imaginar lo mal que debe sentirse uno para tomar una decisión así.

McQueen jamás ocultó su homosexualidad. De hecho, en 2002 declaró a la Vogue británica:

Salí muy joven. Yo nunca estuvo en [el armario]. Estaba seguro de mí mismo y mi sexualidad y no tengo nada que esconder. Fui directamente desde el vientre de mi madre al desfile del orgullo gay.

En esas declaraciones hablaba también de su intención de tener un hijo. “Me lo merezco, porque tengo mucho amor para dar”, aseguraba.

Descanse en paz el hombre. Larga vida al mito.

Vía | Queerty | El País


Tags |