Nobel de Medicina para el descubridor del VIH

Sigue a Ambienteg

luc_montagnier


El reconocimiento ha sido algo tardío, como el propio premiado cuenta, pero ha sido, que es lo que importa. La Academia Sueca ha decidido conceder el Premio Nobel de Medicina de este año ex-aqueo a Luc Montagnier y a su ex-colaboradora Françoise Barré-Sinoussi, quienes a principios de los 80 dieron nombre y apellido, desde el Instituto Pasteur de París, al terrorífico verdugo.

Con ese motivo, y en una entrevista concedida al diario El País, Montagnier revela algunas claves importantes para saber en qué punto van las cosas en el otro lado, el de los tubos de ensayos y cultivos en probeta.

En realidad no aporta ninguna novedad notable, pero entre tanta noticia de vacunas inmediatas y experimentos fallidos que nos llegan a veces de fuentes semifiables, conforta saber que el ‘padrino’ de la criatura da buenas noticias, pero también puntualiza que los malos siguen y seguirán entre nosotros, al menos por un tiempo.

Por ejemplo, Montagnier dice lo que en el fondo era de esperar: que no hay vacuna a la vista. Al menos vacuna preventiva. Es decir, la que evita que se produzca el contagio. Sin embargo nos da la buena noticia de que en tres o cuatro años sí que podría haber, y en ciencia, los supuestos son supuestos y a veces las conclusiones son volátiles, una ‘vacuna terapéutica’, que evitaría a los enfermos tomar la combinación diaria de retrovirales de por vida. Su objetivo, erradicar la infección, aunque no el contagio. Es una gran noticia, sin duda, pese a que la enfermedad continuaría ahí.

También nos aclara por qué es tan importante la vida sana para infectados y sanos. Nos recuerda que personas que se contagian vienen a menudo minadas por una situación degradada que viene del abuso de alcohol o drogas o simplemente una alimentación deficiente, así como prácticas de riesgo que nos exponen a otro tipo de infecciones que hacen más vulnerable nuestro organismo.

A los infectados que se despreocupan desde entonces de tomar cualquier tipo de prevención frente a otros infectados, comenta también que meten la pata hasta el fondo, porque como ya sabíamos y él confirma, algunas personas infectadas con el virus durante un breve período, pueden desembarazarse de él enseguida, simplemente haciendo lo que nos han contado toda la vida, para lo que sea, Ojo: buena alimentación, un poco de ejercicio y evitando infecciones. Que el ‘Alegría, alegría, que son dos días’, expone a ponerse el disfraz permanente de idiota. El objetivo es intentar vivir cuatro, caray… y ya me he salido del guión.

Si queréis saber más sobre todo esto y otros interesantes puntos de vista del entrevistado, aquí tenéis la conversación completa.

Vía | El País

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario