Anda que... Jesús Mariñas, condenado por llamar gay a Javier Rigau

Síguenos

Jesús Mariñas

Ainsss ¿Qué sería de España sin el mundo rosa? ¿Qué sería de las tardes y de las noches sin los programas de cotilleo que hacen olvidar a los ciudadanos los sinsabores del día a día? Mejor, me ahorro la respuesta, que no estoy para filosofear demasiado.

El caso es que estos programillas y sus colaboradores no dejan de dar titulares, y aunque no los veas, es imposible no estar al corriente de lo que va sucediendo, ya que siempre alguien te termina contando aunque no quieras. Y además, la cosa puede colear incluso durante años después de haber finalizado el programa en cuestión.

Así ha pasado con el desaparecido ¿Dónde estás corazón?, de Antena 3 Televisión. En este programa, al periodista Jesús Mariñas se le ocurrió insinuar que Javier Rigau, que por lo visto es el ex novio de la actriz italiana Gina Lollobrigida, podía tener afición por los chicos. Y ahora, Jesús Mariñas ha sido condenado por llamar gay al tal Rigau.

Las insinuaciones se produjeron entre el 27 de octubre y el 3 de noviembre del ya lejano 2006 (surrealista, lo sé). Mariñas, en el plató de DEC, contaba que había coincidido con una presunta amante de Rigau, y que seguramente el ex de la Lollobrigida no había mantenido relaciones sexuales con ella, lanzando interrogantes al aire.

No contento, Jesús Mariñas empezó a subir el listón de sus declaraciones, contando que amigos de Rigau le llamaban el plumón, o que si un tal Pedro Marín había coincidido con él en una discoteca gay. En este sentido, el periodista comentó que

creo que Javier iba para ver cómo estaba el ambiente, para conocer… A lo mejor no hay sexo pero seguro que van compartir los rulos, ella los de sus pelucones y él con esos rizos tan bien puestos que lleva.

Y claro, como se dijo algo taaaan fuerte y taaaan ofensivo sobre su dignidad y sobre su persona, Javier Rigau decidió no aguantar la tremenda ofensa realizada por el periodista del corazón, y denunció a Jesús Mariñas en los tribunales.

Años después (viva la justicia rápida), el magistrado del Juzgado de Primera Instancia número 18 de Madrid ha condenado al periodista a pagar 20.000 euros más intereses por

haberse entrometido en el derecho al honor y a la intimidad de Rigau, haciendo valoraciones de su vida sexual e insinuando que era homosexual.

Una cifra que podía haber sido mayor, ya que Rigau pedía 90.000 euros. Además, la sentencia deberá ser leída en un programa que se emita en la misma franja horaria en la que se emitía DEC. Una pena que a estas alturas, la orientación sexual de cada uno todavía sirva para alimentar el circo mediático, y lo que es más grave, que ser gay todavía pueda ser motivo de ofensa.

Y una pena también que se tenga que llegar a la justicia, haciendo uso de un servicio público para una chorrada como ésta, que a nadie le importa… Pero así va el país. Pan y circo para todos. Y ahora que han sido eliminados tanto el Madrid como el Barcelona, no queda más circo que el mundo del cotilleo.

Vía I La Voz Libre

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios