Estocolmo: la estrella gay de Suecia

Sigue a

Estocolmo,: la estrella gay de Suecia


Estocolmo es la estrella de la movida gay en Escandinavia. Es de las naciones más tolerantes y gay-friendly que existen, donde debido a la ausencia de prejuicios y la visión liberal en el plano sexual ofrece gran cantidad de servicios al turismo gay. La vida nocturna es excelente, entre los que destacan algunos restaurantes, discotecas y locales con shows de Drags, pero también se puede aprovechar el día para hacer otras cosas interesantes.

El plan ideal es aprovechar los días entre semana para madrugar y ver la parte cultural de la ciudad y dejar para el fin de semana las salidas nocturnas. De esta forma, se puede visitar el Palacio de Drottningholm y contemplar la magnífica obra barroca del siglo XVII. En los meses de verano hay barcos de línea que realizan el trayecto entre el Ayuntamiento de la ciudad y el palacio, por lo que podréis disfrutar de un precioso paseo en barco y ver la ciudad desde un punto de vista distinto antes de llegar a Drottningholm. El Dominio Real de Drottningholm forma parte de la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Al mediodía se procede al cambio de guardia, una cita obligada para los que visitan Estocolmo. El cuerpo de guardia cabalga a través de la ciudad en dirección al palacio. El cambio de guardia en el Palacio Real es una tradición que se remonta a 1523. En la actualidad participan unidades y bandas de música militares de todo el país. Entre mayo y agosto, el cambio de guardia suele realizarse a las 12:15 (domingo y festivos a las 13:15).

También deberíamos hacer un hueco para los museos, como el Museo Marítimo Vasa, que alberga el único buque del siglo XVII intacto, llamado como el museo. También está Skansen, un museo al aire libre que contiene el único zoológico de la ciudad y que es el mayor y más apreciado lugar de visita de Estocolmo. Por último, merece la pena una visita al Museo Nacional de Bellas Artes donde podrás disfrutar de una de las mayores y mejores colecciones de arte.

La verdad que la ciudad tiene ritmos distintos dependiendo de la época del año, así, en invierno, la ciudad invita a resguardarse del frío, en el casco antiguo e ir a cenar a los magníficos restaurantes que hay por la zona. Destaca uno de ellos, el Tre Kungar en Kungsstensgatan, decorado con bellísimas figuras de torsos masculinos del famoso escultor Leif Jacobsson.

En verano, la ciudad “explota” y las calles se inundan espectáculos teatrales y musicales debido al Festival Cultural de Estocolmo. La ciudad en esta época tiene un tono completamente distinto al opaco y gris del invierno.

Y ahora si, por fin llega la parte que más esperabais… ¡la noche! Hay multitud de bares y discotecas de ambiente para todos los gustos. Los más frecuentados son el Connection, Combustion y Lino Club.
Los ositos también tienen su sitio… en el Vikings Bears y como no, tampoco falta el rollo leather en el SLM en el barrio de Södermalm. El SLM tiene diversos “dress code” como leather, cow-boy, rubber, militar, construcción y skinhead, así que ya sabéis poneros los complementos necesarios y a disfrutar…

Si el domingo a la noche, todavía tenéis más ganas de fiesta en ambiente más lujoso, no os podéis perder las Gay Sundays Nights que se organizan en un barco llamado Patricia.

¡Una advertencia! Los suecos son guapísimos rubios de metro noventa, pero no esperéis que inicien ninguna conversación… son extremadamente reservados. Un truco: hacerles saber que sois españoles y la suerte cambiará porque adoran España.

Vía | FlyerTalk | Zero

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios