Tango entre hombres, milonga gay

Síguenos

Tango

Yo no sabía que en Argentina había tanto afán por ser gay-friendly, como hemos visto hoy por aqui. Y me sorprende conocer de la inauguración hace 3 años del primer lugar donde los hombres pueden bailar tango con otros hombres en la capital argentina, a la vez que me alegra enormemente. No lo sabíais, pero el que escribe en un avezado bailarín.

El tango es una danza que precisamente se creó entre hombres, y por hombres que bailaban con otros hombres. Dicen que para practicar para cuando encontraran dónde bailar con una mujer.

Se conoce como milonga al sitio en el que se baila tango, aparte del baile también así llamado que es como un tango de ritmo aceleradísimo.

Los buenos profesores de bailes de salón hacen que todos los alumnos experimenten y practiquen con los dos roles, el que lleva y el que es llevado, activo y pasivo, hombre y mujer en términos típicos de pareja de baile, el que habla y el que escucha, en terminología de uno de mis maestros de tango que entendía la danza como un monólogo.

Por lo que a mi respecta, ni me escandaliza ni me asusta ver bailar a dos hombres, aparte de que disfruto gratamente abrazar o que me abrace un señor bigotudo, desde mi condición de gay. Más que eso, me parece muy hermoso.

Ve el video en el sitio original.

En el video sobre estas lineas dos hermanos argentinos, bailarines de tango, bailan juntos e intercambian un rol y otro constantemente, haciendo de su actuación algo sublime y también cómico.

Edgardo Gargano, profesor en la citada milonga para gays, declara que “este lugar está abierto a cualquiera; sólo se aclara que aquí hay gays. Yo, de hecho, soy heterosexual. Al principio me preguntaba qué haría si me abordaba un tipo. Pero ningún alumno intentó levantarme. Hacen algún chiste, pero son muy respetuosos: saben quién es quién. Con el tiempo, me permití sentir cosas. También hay un sentir bailando con hombres; a veces mayor que con una mina. En mí, no es excitación sexual: también podés bailar con una mujer sin que te guste”.

Este año 2007 verá la luz el primer festival de Tango Queer en Buenos Aires.

El tema es tratado un poco de soslayo y como aderezo por parte del periódico Clarín en su edición digital, que rescata el tema de las ciudades que acogen con los brazos abiertos el dinero que les dejan los turistas gays.

Muy traído y manido, más cuando para describir al turista gay lo hace con afirmaciones tales como “ningún turista gay elige un nuevo destino de vacaciones sin antes contrastar su perfil con dos fuentes muy confiables para la comunidad gay internacional: la guía Spartacus, una especie de Biblia actualizada sobre turismo gay, y el chat Gaydar, que conecta al turista con guías (esta palabra muy entrecomillada en el artículo original) gays locales que le aseguran su conexión con la movida gay friendly”.

Vía | Clarín y Palermo online

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios