El fútbol americano más gay

Sigue a

football


En su estudio sobre la homosexualidad entre los deportistas, el sociólogo Eric Anderson, ha determinado que más de un tercio de los ex-jugadores de rugby que participaron en el estudio habían mantenido algun tipo de relación sexual con personas de su mismo sexo.

Entre los 47 jugadores de fútbol americano entrevistados, 19 confesaron haber sido participes de escarceos con otros hombres que incluían besos, masturbación mutua y sexo oral.

Anderson, de la Universidad de Bath, en Gran Bretaña, destaca que lo que el estudio demuestra es la cada vez más abierta mentalidad respecto a la homosexualidad.

El estudio, que fue dado a conocer a través de “Science daily”, se titula “Ser masculino no depende de con quién duermas… la masculinidad de atletas heterosexuales y la antigua regla sobre homosexualidad”, y será publicado en enero.

Anderson cree que los programas de televisión que tratan la homosexualidad, así como Internet, sirven para “salir del armario” a muchos hombres y también permiten que haya acercamientos entre heterosexuales y homosexuales a todos los niveles.

Lo sorprendente de este estudio es precisamente eso, que nos sorprenda, como si la masculinidad inherente a cualquier tipo de deporte de contacto físico fuera incompatible con la homosexualidad.

Es decir, que los maricas somos una especie de engendro que a falta de hormonas viriles se nos trastorna el animo y decidimos vestir de rosa chicle.

Estereotipos más que manidos que deberíamos desterrar. Que yo sepa tengo la misma testosterona que mi vecino el hojalatero, que combine mejor la ropa y me guste Kylie Minogue no tiene nada que ver con mis niveles hormonales.

Vamos,que si fuera por falta de “huevina” no habría ni un marica calvo joder, y ni todos los estilistas son maricas, ni todos los deportistas son heteros.

Y para muestra la estadística, que puede ser discutible como ciencia; pero tiende a acertar en términos generales. Y si los expertos dictan que entre un 4 y un 10% de la población es gay, por pura lógica aristotélica, si extrapolamos estos porcentajes a cualquier colectivo que englobe a una cierta cantidad de ciudadanos, pongamos por caso los jugadores de fútbol patrios, nos da que cada fin de semana, sin contar árbitros ni suplentes, sobre el césped juegan 220 millonarios en calzoncillos corriendo detrás de un balón, lo que hace un total de entre 8,8 y 22 maricones. Y eso solo en primera división. Y no, no voy a hablar de los toreros.

P.D: ¿Habrá participado Michalak en el estudio? Ojala!

Vía | Sentido G

En Ambiente G | Rugby

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios